Noticias

Visiones de Esperanza: Dr. David Ho

ME SIENTO PRIVILEGIADO POR TRABAJAR EN RELACIÓN AL SIDA. En 1981, siendo un médico joven, tuve la fortuna de atestiguar el comienzo de la parte visible de la epidemia del SIDA. En el curso de un año, hombres jóvenes, uno tras otro, aparecían en el hospital con una multitud de infecciones oportunistas, llevados hacia la muerte en cuestión de días o semanas. Era evidente que su sistema inmunológico estaba dañado. ¿Pero qué lo había dañado? Sus historiales médicos sugerían fuertemente la posibilidad de un agente transmitido sexualmente como la causa de la inmunodeficiencia. Peor aún, en ninguna parte de la literatura médica había una descripción de algún síndrome similar. ¡Obviamente, esta era una nueva enfermedad!

De este modo, el SIDA apareció de manera insidiosa y misteriosa para los médicos y científicos, por igual.

Nadie habría podido predecir que diecinueve años después enfrentaríamos una epidemia mundial de infección del VIH, la cual es básicamente la plaga del milenio. Hoy en día, el VIH se sigue expandiendo a una tasa alarmante de dieciséis mil casos nuevos por día y se esperan muchos cientos de millones de infecciones para el fin de la década. Para un científico biomédico, ¿qué puede representar una mejor oportunidad que el conducir la investigación acerca de un microbio letal que amenaza la salud y la estabilidad del mundo entero?

El modo como respondamos a la crisis del SIDA es, también, la medida de nuestro interés por los demás. Aunque se desarrolle una vacuna contra el SIDA, nuestra única esperanza real de evitar un desastre médico nunca antes visto necesitará de un esfuerzo extraordinario de voluntad política entre nuestros líderes para llevarla a la gente que más la necesita. Mi mayor esperanza es que podamos salir victoriosos de este desafío.

Obtenido del Libro: Arquitectos de la Paz
Publicado por: Michael Collopy, durante este año

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]