A pesar de haber reducido el número de anuncios aún hay cientos que no se apegan a la ley y siguen en función.

El documento del 4° Informe de Gobierno de la CDMX menciona que la cifra de anuncios publicitarios en la Ciudad de México se redujo de 4 mil 431 a 4 mil 160, la disminución se debió al trabajo de la Comisión de Inventarios del Consejo de Publicidad Exterior pues establecieron un padrón de publicidad legal, y mediante el Programa de Reordenamiento de Publicidad Exterior, se autorizó el retiro de cientos de anuncios. Jorge Carlos Negrete Vázquez, Presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano, externó su apoyo a estas medias pues considera son necesarias para mejorar el entorno de la urbe, y pide se sigan realizando estas actividades para garantizar el bienestar de los ciudadanos.

Dentro de este programa de reordenamiento también se realizó una revisión y regulación en los cuatro principales corredores publicitarios de la Ciudad de México: Circuito Interior (393 revisados, 358 regulares, 21 irregulares y 7 retirados), Calzada Ignacio Zaragoza (52 revisados, 25 regulares y 18 irregulares), Viaducto Miguel Alemán (186 revisados, 168 regulares y 18 irregulares) y Anillo Periférico (en éste último solo no hay cifras del número de anuncios revisados), en estos cuatro puntos de la ciudad se expidieron 35 licencias y autorizaciones de anuncios.
En tanto, en un informe expedido por el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) a finales de febrero reveló que desde enero del 2015 hasta la fecha, la suma de multas aplicada a inmuebles, publicistas y empresas que colocan anuncios en sitios no autorizados y sin permiso acumula 480 millones de pesos, por lo que podemos indicar que esta cifra ascendió 175 millones en siete meses, ya que en julio del año pasado este organismo señaló que las multas por publicidad exterior irregular ascendía a 305 millones de pesos.

Por su parte, el gobierno en función en cumplimiento de garantizar la protección, conservación, recuperación y enriquecimiento del paisaje urbano a finales del 2015, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) publicó los patrones de anuncios publicitarios a través de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México donde informa que existen tres mil 629 anuncios regulares autorizados a 53 empresas, mientras que el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) en un comunicado dio a conocer que se han clausurado mil 965 anuncios publicitarios irregulares y se ha retirado dos mil 738 en diversas avenidas de la capital, lo que acumula un total de 4 mil 703 elementos propagandísticos suspendidos en un lapso de poco más dos años.

Los anuncios clausurados corresponden 180 a adosados (lonas que colocan en los edificios); 347 autosoportados (instalados sobre una estructura tubular); 500 de azotea (estructura colocada en las azoteas de inmuebles); y 938 vallas que se instalan afuera de inmuebles, o terrenos a nivel de piso), lo que suma un total de mil 965. En tanto que los retirados se cuantifican de la siguiente manera: adosados 907; autosoportados 105; azotea 205; vallas mil 490; y gallardetes 31, lo que acumula 2 mil 738 en total, así lo dio a conocer el Invea a finales de febrero.

“Las cifras emitidas por las autoridades de la Ciudad de México en cuanto a la regulación de la publicidad exterior de la entidad no coinciden a lo que realmente se percibe en las calles, avenidas y vialidades de la metrópoli porque están inundadas de irregularidades en cuanto a publicidad. En la actualidad, no existen cifras concretas de la totalidad de anuncios publicitarios que hay en México y mucho menos en la capital por la falta de una Ley Federal de Publicidad Exterior que los controle y los regule, pero no sólo nos enfrentamos a faltantes de normas, sino también a una sobre-regulación de la misma, que lejos de poner orden, causan confusión e incluso puntos de desacuerdo entre las instancias y no dan solución al problema.

Aunque existe una Ley de Publicidad Exterior en la Ciudad de México para normar los anuncios para el bienestar tanto del espacio público como de la sociedad pareciera insuficiente por la corrupción que existe, por el incumplimiento de las sanciones emitidas en dicho estatuto y por la sobre-regulación al tener seis instituciones a cargo de la reglamentación de la publicidad, que son: el Invea, SEDUVI, la Oficialía Mayor, Consejo de Publicidad Exterior, la Autoridad del Espacio Público y finalmente las Delegaciones,” comentó Jorge Carlos Negrete Vázquez, Presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano.

“Por ello, seguimos teniendo anuncios publicitarios caídos por cuestiones climáticas porque no están en norma y por lo tanto no tiene las medidas de seguridad pertinentes; durante el 2016 cayeron casi 200 anuncios publicitarios en todo el país, esto es consecuencia del desorden que existe por parte de las autoridades encargadas de expedir permisos para anuncios publicitarios y ver por el bienestar del mobiliario y paisaje urbano”, expuso Negrete Vázquez.

“En su intento por regular y reducir el número de anuncios publicitarios, autoridades de la Ciudad de México crearon en 2011, el programa de Reordenamiento de Publicidad Exterior para disminuir la contaminación visual y los riesgos que ocasiona este problema no solo en los estético, sino también en la salud tanto emocional como física de la población, pues la saturación de anuncios hace que se aprecie un espacio público desorganizado, caótico, confuso, que provoca estrés, ansiedad o depresión en las personas por tanta información que se recibe en el cerebro en un tiempo muy reducido.

En el caso de los automovilistas, la distracción puede ocasionar accidentes, o incluso por la saturación de imágenes puede llegar a imposibilitar la percepción de señales de alerta que conduzcan a violar las disposiciones, el riesgo aumenta en vialidades donde está permitido velocidades más elevadas y la circulación es mayor. Pero mientras no haya una ley federal, exista la sobre-regulación de publicidad exterior en algunas entidades del país y la corrupción por parte de las autoridades seguirá siendo un problema cada vez más grave que incluso podría seguir cobrando vidas y ensuciando la imagen del espacio público, paisaje y mobiliario urbano”, concluyó el Presidente de la FRRPU.

Por lo que hacemos un llamado a la ciudadanía para que denuncie la publicidad exterior ilegal o todo aquello que se tipifique como delito que atente contra la protección, conservación y regulación del paisaje urbano de la Ciudad de México a través de: @tumexicolimpio y www.tumexicolimpio.org

Comunicado de Prensa.

Acerca del autor

ExpokNews