Colaboraciones

Un problema de responsabilidad social

Este es un problema ficticio que demuestra a uno mismo qué tan bien implantado tiene uno de los temas centrales de la Responsabilidad Social. Trate de resolverlo sin leer la respuesta, misma que se cita más abajo.

Antonio, el padre de Roberto, un niño de 8 años, sale manejando desde su casa en la Capital, rumbo a Mar del Plata y Roberto va con él.


En el camino se produce un terrible accidente. Un camión embiste de frente al coche de Antonio. El impacto mata instantáneamente a Antonio, pero Roberto sigue con vida.

Una ambulancia de Dolores llega de inmediato, advertida por los testigos, y el niño es trasladado al Hospital Zonal. Los médicos de guardia deciden que no pueden resolver el problema de Roberto y advierten sobre el riesgo de trasladar al niño y deciden dejarlo internado en Dolores.



Se comunican con el Hospital de Niños de la Capital y conversan con una eminencia en el tema a quien informan lo ocurrido. Concuerdan que lo mejor es dejarlo a Roberto en Dolores y
la eminencia viaja a Dolores.

Los médicos del lugar le presentan el caso y esperan ansiosos su opinión.

Uno de ellos dice: ¿Esta usted en condiciones de tratar al nene?

Y obtiene la siguiente respuesta:

-¡Cómo no voy a tratarlo si es mi hijo!

Hasta aquí, la historia.

Piense una solución, de manera que tenga sentido. No hay trampas, ni nada oculto. Dos puntos que le pueden ayudar a resolver el problema:


a) Antonio no es el padrastro.
b) Antonio no es un cura.


Sugiero que lea otra vez el problema. Es muy, muy sencillo.

La solución más abajo.EVITE leerla hasta solucionarlo

La solución

Lo notable es lo SENCILLO de la respuesta. Peor aún: no bien la lea, se va a dar la cabeza
contra la pared diciendo ¿Cómo no se me ocurrió?


La EMINENCIA de la cual se habla, es la MADRE.
Nunca se hizo mención al sexo de la
eminencia.


Tenemos tan internalizado que las eminencias son hombres que no podemos pensarla mujer.
Ninguno de nosotros dudaría en aceptar la posibilidad de ser una eminencia a una mujer.
Sin embargo, en este caso, falla. Muchas mujeres no resuelven el problema y
al conocer la solución se sienten atrapadas por su conducta machista que condenan.


Un ejercicio para explorar qué tan bien implantada estea en nuestro cerebro la famosa “equidad de género” que solemos defender.

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • La colaboración es excelente y definitivamente refleja hasta que punto estamos conscientes de la equidad de género. !Felicidades¡

  • soy mujer y soy consultora de Recursos Humanos y !efectivamente!, no resolví el problema adecuadamente. Voy a dar una plática sobre la Responsabilidad Social a un grupo de Empresarios de PyMes y voy a usar su ejemplo, como introducción. Gracias.

  • Muy buen ejercicio.

    Lo voy a utilizar en la elaboración de mi tesis, hablare de Responsabilidad Social.

    Gracias.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]