Imagínate un coche eléctrico que no tienes que recargar. Este experimento nos ha acercado a ello ¡Conócelo!

Un coche eléctrico es un automóvil que es impulsado por uno o más motores que utilizan energía eléctrica almacenada en baterías recargables. Los primeros coches eléctricos prácticos se produjeron en la década de 1880. Los coches eléctricos eran populares a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, hasta que los avances en los motores de combustión interna y la producción en masa de vehículos de gasolina más baratos condujeron a una disminución en el uso de vehículos eléctricos.

Todo lo que pasa con la fabricación de vehículos eléctricos en los últimos años se debe a:

  • Los avances en las baterías.
  • La gestión de energía.
  • Las preocupaciones sobre el aumento de los precios de la gasolina.
  • La necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los coches eléctricos son:

  • Más silenciosos que los automóviles convencionales de combustión interna.
  • Más limpios. No emiten contaminantes del tubo de escape.

Estas son las diferencias entre un coche eléctrico y de gasolina

Diferencias entre coche electrico y coche de gasolina

 

ElNissan Leaf, el eléctrico más vendido en todo el mundo fue lanzado en diciembre de 2010; contaba con más de 250.000 unidades vendidas en todo el mundo hasta diciembre de 2016.

Nissan Leaf

El Model S de Tesla, lanzado en junio de 2012, ocupa el segundo lugar con ventas globales de más de 158.000 coches hasta diciembre de 2016. El Modelo S ha sido el coche eléctrico más vendido del mundo por dos años consecutivos, 2015 y 2016.

Model S de Tesla

A pesar de que pronto serán asequibles y podrán mantener el aire más limpio, los coches eléctricos todavía tienen una limitación importante: el hecho de que funcionan con baterías que si no se recargan cada cierto tiempo, mueren. El Model 3 de Tesla puede pasar 200 millas con una carga, y el nuevo Bolt de Chevy, 238 millas.

El gran problema es que la recarga puede tardar mucho tiempo. Para conducir larga distancia, muchos coches cuentan a la carga rápida que puede dar alrededor del 80% de carga en media hora usando los cargadores rápidos públicos. Si bien el costo de las baterías está disminuyendo rápido, sigue siendo relativamente alto, y debido a esto, la mayoría de estos autos tienen una gama más limitada y un costo más alto que los vehículos convencionales.

La industria automotriz mundial tiene un valor de 2 billones de dólares, pero los automóviles eléctricos e híbridos representan actualmente menos de 1 por ciento de esa cifra. Sin embargo, los expertos están pronosticando una explosión en la adopción de automóviles eléctricos en los próximos años.

El auto de energía ilimitada, más cerca que nunca

De acuerdo con unos investigadores de la Universidad de Stanford el futuro puede estar más cerca de lo pensado. Los investigadores están un paso más cerca de darle al mundo coches eléctricos que puedan recargarse mientras se manejan. El equipo ha descubierto una forma de suministrar energía inalámbrica a un objeto en movimiento, lo que significa que la electricidad se esté transfiriendo a un objeto que no se halle siempre fijo y en una misma posición (hasta hoy no era posible). Imagínate que no tengas que parar para recargar en un viaje por carretera.

The eternal roadtrip?

A post shared by World Economic Forum (@worldeconomicforum) on

La verdad es que aún no es un proyecto terminado, los investigadores de la Universidad de Stanford solo dieron un paso hacia la solución de este problema. En un paper publicado la semana pasada en Nature, el equipo describió una nueva técnica que transmite de forma inalámbrica la electricidad a un objeto en movimiento. La carretera es el cargador, capaz de transmitir de forma inalámbrica la energía a un vehículo mientras está en movimiento.

El equipo, encabezado por Shanhui Fan, demostró que podría proporcionar energía inalámbrica continua a una bombilla LED mientras la alejaban de la fuente de energía, hasta una distancia de aproximadamente un metro.

Fan explica que la mayoría de los sistemas de carga inalámbrica existentes requieren que el objeto que se está cargando permanezca en una posición específica. Si tomas dos bobinas similares de alambre y excitas una con una fuente de ondas de radio, la otra se acoplará con ella y las dos actuarán como un solo circuito, con la primera transfiriendo energía a la segunda.

Esto es lo que Fan dijo para Wired: «Para la carga estacionaria esto no es un problema, porque uno conoce la distancia y siempre se puede ajustar el circuito a la condición óptima. Pero si estás pensando en la carga dinámica, cuando la distancia varía constantemente, entonces necesitas afinar continuamente el circuito con el fin de mantener la eficiencia».

Fan y sus colegas desarrollaron una nueva técnica, basándose en las ideas de la mecánica cuántica. Su sistema se adapta automáticamente a las condiciones óptimas para la transferencia de energía a medida que las bobinas se acercan y alejan. Para poder hacer eso, usan lo que se llama un «circuito simétrico simultáneo», que es en esencia usar amplificadores para que no importe la distancia.

Geoffroy Lerosey, científico investigador del Instituto Langevin de París, escribió un comentario para el paper de Nature, comparando el experimento con una guitarra eléctrica situada a cierta distancia de un orador con micrófono. Él dice que se creará un sonido enorme de la guitarra debido a que el orador tiene un amplificador.

Lerosey dice que esta es una forma realmente novedosa de pensar en la transferencia de energía inalámbrica, y la describe como muy ingeniosa.

Por ahora, los investigadores solo han probado el sistema con una bombilla LED que requiere mucho menos energía que un coche. Los niveles más altos de potencia podrían plantear problemas de funcionalidad, y el sistema tendría que ser capaz de adaptarse lo suficientemente rápido para acomodar velocidades rápidas. Pero si se pueden superar las limitaciones, la idea es que una serie de bobinas en la carretera podría transferir energía a una bobina en un vehículo que pase sobre ellos.

Fan dice que hay un montón de aplicaciones de menor potencia que podrían beneficiarse de esta técnica, incluso cargar de forma inalámbrica dispositivos médicos transplantables, por ejemplo.

¿Qué te parece esta técnica? ¿Crees que en un futuro no tan lejano será posible no tener que cargar los coches eléctricos de la manera que se hace en el momento? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska