Fundaciones Empresariales

Tribunal podría emitir fallo respecto al patrimonio de la Fundación Mary Street Jenkin

La resolución en tribunales de este caso es importante para el sector filantrópico mexicano.

Donaciones vía Shutterstock

Donaciones vía Shutterstock

Por: Emilio Guerra Díaz

El supuesto mal manejo de los fondos de la Fundación Mary Street Jenkins continúa sin esclarecerse a cabalidad. Es un tema que lleva años en litigio en base a denuncias de desvío del patrimonio y utilización de donativos para fines ajenos a los establecidos en el mandato del fundador William O. Jenkins. El asunto, como se sabe, tiene tintes de problemas entre familiares quienes integran el órgano de gobierno de la organización.

Sin embargo, en los últimos días la discusión se ha avivado y como suele suceder en estos casos, también los rumores, especulaciones o falta de conocimiento sobre la legislación a la que están sujetas las organizaciones de este tipo, permiten incrementar las suspicacias. Lo cierto es que aún no se ha resuelto la situación patrimonial y jurídica que obra en tribunales. Pero existe la posibilidad de que el tribunal que lleva una de las demanda emita una resolución antes del día 16 del presente mes.

La semana pasada varios periódicos dedicaron alguna nota sobre la Fundación Mary Street Jenkins como El Heraldo de Puebla (dic. 10), Milenio (dic. 8), Cambio de Puebla, El Sol de Puebla y Reforma.

Uno de los señalamientos que están en litigio gira en torno a que algunos familiares en su calidad de patronos dispusieron del fondo patrimonial para hacer donaciones sin respetar el mandato del fundador, lo que ha puesto en riesgo de quiebra o cierre a la citada fundación, ya que al parecer el órgano de gobierno sólo estaba autorizado a hacer donativos del dinero generado como intereses, fruto del manejo de dicho patrimonio en inversiones, y no del capital. Según la información que se ha hecho pública, se ha gastado el 98% del patrimonio.

El lector identificará seguramente que a lo largo de su historia la Fundación Mary Street Jenkins ha destinado fondos para la Universidad de Las Américas y a innumerables obras sociales en materia de educación. Recientemente también un proyecto arquitectónico como es el Museo Internacional Barroco, que según algunos medios de comunicación, será la sede para la rendición del próximo informe de gobierno de Rafael Moreno Valle en enero de 2015, sin que necesariamente ya esté funcionando como recinto cultural (Cambio de Puebla).

En el tratamiento periodístico del asunto se ha llegado a insinuar que el gobierno estatal modificó en mayo pasado la Ley de Asistencia Privada para proteger los supuestos malos manejos y hacer “un pacto” que dejase impune el mal manejo de los fondos. Un medio indica con gran imprecisión que la Junta de Asistencia Privada de Puebla había estado en un letargo y que fue reactivada con la reforma legal de hace unos meses.

No, la JAP ha sido un protagonista importante en las reuniones de la CONAJAP, un movimiento que reúne a las juntas y organismos similares para crear sinergias y fortalecer al sector asistencial en los estados donde se tiene presencia de este tipo de organismos.

Heraldo de Puebla indica en una nota publicada en su portal electrónico: “Moreno Valle tiene la atribución de nombrar al Presidente de la Junta, lo que le permite una serie de beneficios y a quienes resulten sus aliados. Así, se crea una enorme fuente de recursos que no son auditables a las IAPS”.

Qué ganas de hacer daño. Lo cierto es que una ley local no puede tener mayor atribución que una federal y el periodista que redactó esa nota olvida que todas las organizaciones filantrópicas que son donatarias autorizadas están reguladas por los supuestos que permite la Ley Federal del Impuesto Sobre la Renta y están sujetas a prácticas informativas a la autoridad hacendaria.

Las leyes estatales que regulan la beneficencia o asistencia privada no les da ninguna facultad superior a ese marco regulatorio, por lo que no existe la posibilidad de que las instituciones de asistencia privada tengan una “prerrogativa especial” para manejar dinero que “no es auditable”. Todo fondo, ingreso o egreso, está sujeto a auditoría.

También se hace necesario señalar otra imprecisión de la nota de Reforma: “Usan a Jenkins: pierde su patrimonio” (dic. 8), donde Laura Carrillo quien firma la nota, aborda para la misma fundación dos marcos legales como si fueran uno solo, la legislación norteamericana y la nuestra. Por otra parte, Carrillo escribe que “en marzo de 2015, el SAT sacó a la (Fundación Mary Street) Jenkins del padrón de donatarias autorizadas, estatus que le permitía no pagar impuestos”.

Cualquiera que lea esa nota pensará que el sector filantrópico en México no paga impuestos. Falso de toda falsedad. A Carrillo le faltó acotar con claridad dos disposiciones que son diferentes, por un lado a) las obligaciones y responsabilidades que tiene cualquier organización filantrópica pues en su trabajo cotidiano está sujeto al pago de impuestos como lo tiene cualquier persona moral en el país, y otro asunto es, b) los beneficios que tiene el donante respecto a su donativo. Él puede donar hasta el 7% de los ingresos del año fiscal anterior. Nadie deduce el 100% de un donativo. Como lo escribe Laura Carrillo sugeriría que el sector sirve para evasión o evicción de impuestos.

La resolución en tribunales del asunto de la Fundación Mary Street Jenkins es de gran importancia para todo el sector filantrópico mexicano. Habrá que ser prudentes y pacientes para conocer que determina el juez. Lo demás son especulaciones.

Desde el Consejo Directivo

El presidente del Directorio señaló que hace unos días la actriz Gloria Mayo, quien fundó en Estados Unidos una organización filantrópica, platicó con Janet Arceo en su programa de Radio Fórmula. Se trata de una organización con un ingenioso nombre, por cierto, muy adecuado al sector. La fundación de Gloria Mayo se llama Mexican, que si se lee en inglés y se juega con las sílabas de “Mex I Can”, que bien podría traducirse “Como mexicano, yo puedo”.

La secretaria del Consejo señaló que las organizaciones filantrópicas y altruistas para difundir su quehacer pueden apoyarse en Aforismo Tres que es un programa de radio por internet que se transmite todos los martes a las 13:00 horas. El programa que se trasmite en vivo tiene el objetivo de dar a conocer los diversos temas sociales de las Organizaciones Civiles de México. Aforismo Tres está convocando a OSC que participen presentando sus casos y puedan compartir sus experiencias con potenciales donantes. Para ello se requiere escribir a aforismotres@sicdos.org.mx y manifestar que desean participar en el programa.

El tesorero señaló que este año el regalo de Navidad que otorgará la organización será el libro “La Generosidad en México. Fuentes, causes y destinos”, de Jacqueline Butcher García Colín por ser una obra de gran utilidad para conocer a profundidad los detalles sobre prácticas de donaciones en el país. Esta obra fue presentada recientemente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara donde tuvo una grata acogida. Expresó que quién quiera comprar ejemplares adicionales para regalarlos en la temporada de fin de año puede contactar a jacqueline.butcher@ciesc.org.mx y también se puede comprar en Editorial Porrúa.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact