RSE

Trabajadores contentos y productivos

La mejor forma de tener trabajadores motivados es tratándolos como personas, no como recursos. Escucharlos, reconocerlos, y entregar posibilidades de crecimiento al interior de las compañías.

a productividad de las empresas no solo pasa por la tecnología y la innovación que se implemente en los procesos. Las personas son fundamentales en las empresas y para que puedan rendir y ser productivos y contribuir al crecimiento de la compañía, deben estar insertos en ambientes amigables, distendidos, donde se sientan valorados, cómodos, felices.

Para poder lograrlos existen muchas formulas. Acá revisaremos algunas para que hacer de la empresa un buen lugar para trabajar, con empleados productivos y buenos números anuales.

El humor en el trabajo

Cuando se habla del humor en el trabajo, muchos se imaginan que los empleados andarán contando chistes y haciendo bromas todo el día. En realidad, cuando se hace referencia al humor en el lugar de trabajo se refiere a tener un ambiente distendido, donde el empleado pueda desenvolverse cómodamente y aumentar su productividad en la medida en que se siente bien donde está y con quienes lo rodean.

Esa es precisamente la primera diferencia que hace Jaime de Casacuberta, experto en Programación Neurolinguística. “En Chile se asocia el humor con la chacota, que es enemiga del compromiso. Así, las empresas destierran el humor de la organización porque baja los niveles de compromiso y así no se funciona. Pero tener humor en el trabajo es otra cosa”, explica el consultor.

“La palabra humor significa Dios sobre la muerte, es decir, es la actitud de superar frustraciones. La persona que tiene humor en su vida es capaz de superar los obstáculos, de lograr la distención, de tener una mejor calidad de vida”, agrega De Casacuberta.

Maite Lecumberri, sicóloga laboral de la Universidad Andrés Bello, dice que el humor “influye en la calidad de vida y la satisfacción, también en el ambiente y la productividad laboral”. El consultor en PNL, agrega que si en la oficina se respira un ambiente más distendido, el compromiso de los trabajadores aumenta. “Si se asume la vida con humor hay más compromiso con las tareas diarias y a largo plazo. Además, la mente se relaja, se pone más creativa y puede llegar más rápido a las soluciones que andaba buscando. Por lo tanto, tenemos trabajadores mucho más productivos”, dice Jaime de Casacuberta.

Una forma de generar estos ambientes, es la realización de eventos, jornadas motivacionales, donde se puede compartir en otros escenarios con los trabajadores. “Las capacitaciones son también una forma de generar nuevas relaciones y ambientes más relajados”, dice Lecumberri.

“La invitación, sobre todos a los gerentes y líderes, es que no sean tan formales, que en sus discursos hablen directamente y de corazón, que den la opción de participación, que creen ambientes de distención”, agrega De Casacuberta.

Viviendo Slow

Este movimiento, que nació a fines de los años 80 en Roma, reúne principalmente a personas que quieren equilibrar sus vidas, disfrutar de su trabajo y no sufrir en él. “Vivir desde el querer y no desde el tener. Es una filosofía que tiene que ver fundamentalmente con la toma de conciencia de nuestra vorágine actual e invita a hacer pequeños cambios que permitan a las personas a deleitarse con el tiempo que les empieza a sobrar·, dice Jorge Méndez, coordinador del movimiento Slow en Chile.

Méndez cuenta que son varias las empresas multinacionales, como Volvo, Scania o Ericsson las que están implementando prácticas basadas en el movimiento. “En Chile muchas ya están estudiando como hacerlo. En Alemania, algunas de las empresas que se adhirieron, redujeron su horario de trabajo a 28 horas semanales y aumentaron su productividad en un 20%”.

¿Cómo hacerlo?, muy simple. Por ejemplo comenzando las reuniones a la hora y terminándolas a la hora que se dijo, que estas no duren más allá de una hora y media, apagar el celular y dejar de enviar mensajes en esas mismas reuniones para ser efectivos y eficientes, no establecer ninguna reunión después de las 16 horas, menos el día viernes.

También se puede fijar horarios diferenciados en el trabajo, llegar algunos días a las 8, otros a las 9, o a las 10. Eso también permite descongestionar en parte las comunas. En el caso de ser jefe, permitir que los empleados tengan la libertad de no contestar sus emails ni llamadas de los superiores el día sábado y domingo. No hacer reuniones para hacer reuniones. “Las empresas que han tenido buen ranking en el Great Place to Work de Chile, que mide la calidad en el ámbito laboral, han generado varios de los cambios mencionados. Producen mejor y fortalecen el estado anímico de la organización. Personas felices generan muy buenas ideas”, dice Jorge Méndez.

Pero, es esto factible en Chile, ¿dónde todos corremos para tratar de tener un poco más de tiempo? Precisamente por eso, el líder del movimiento slow en el país dice que sí. “Sólo basta que exista en los empresarios locales verdadera voluntad de generar un lugar mucho mejor para trabajar. Con eso frenan en parte la rotación, retienen al buen talento y generan una imagen de marca muy fuerte”.

Jorge rescata la experiencia de Bra, en Italia, la primera ciudad slow. En su plaza el reloj está retrasado en 30 minutos, las tiendas cierran los jueves y domingos. Los autos tienen vetado el acceso al centro. “Con eso evitan el estrés de las personas y permiten el desplazamiento de caminantes y ciclistas fomentando también el deporte”. Además de Bra, solo en Italia existen 30 ciudades slow, en Inglaterra 3, en España 8. “Muchas otras se lo están proponiendo, ya que además se ha incrementado el turismo en estas ciudades. La tendencia es volver a poner el motor dentro de la borda, hace ya años que se nos salió”, agrega.

Un excelente lugar para trabajar

Great Place to Work es una consultora que asesora a empresas grandes y medianas para que tengan empresas más amigables y productivas. Una vez al año publican un ranking con las 35 grandes empresas y 15 medianas que obtienen el puntaje más alto tras una profunda evaluación.

¿Qué tienen en común estas empresas? Aida Vásquez, directora de Consultoría de Great Place To Work, señala que son compañías que han hecho cambios en la forma de cómo llevar los negocios. “Están centrados en las personas, éstas son el eje de la organización, se han dado cuenta que es lo único que las puede diferenciar de la competencia”.

Agrega que las empresas que obtienen mejor calificación y que son publicadas en el ranking, tienen empleados que se sienten comprometidos, son organizaciones donde se promueve la integración de las familias. “Las personas se sienten valoradas, reconocidas, cuidadas. Las empresas recogen de ellos compromiso, creatividad, productividad, innovación. Sin que se los pidan las personas se entregan a la organización. Son empresas que han dicho ‘no me hacen las máquinas, sino la gente que trabaja en ella’”.
Vásquez agrega que está comprobado que en cuanto mejor ambientes laborales se logran, mayor es la producción y las ventas.

En cuanto a qué ítem tener en cuenta para lograr buenos ambientes laborales, desde Place To Work señalan que la comunicación es el eje central de toda empresa, “por ahí corren todas las políticas que se quieran implementar y de cómo los trabajadores se adaptan a ellas”, dice la directora de Consultoría.

Además, aconseja “pensar a las personas como personas, estar siempre abiertos a decir, escuchar y reconocer, que no tiene que ver con entregar algo a cambio, sino tan solo con decirlo. También implementar políticas de desarrollo al interior de la organización, ya sea en forma de ascensos o la posibilidad de aprender nuevas labores en otras áreas.

Un buen ejemplo

En la pasada Copa América algunas empresas dieron facilidades a sus trabajadores para que se retiraran antes o armaron espacios para poder ver los partidos en conjunto. Otros tuvieron más suerte, ya que según Natalia Zúñiga, Marketing & Communications Specialist de Randstad Chile, hay empresas internacionales que sortearon y regalaron entradas y a los que no ganaron les dieron facilidades de pago para ir al encuentro. “La gente ve súper positivo que los dejen irse a la casa o verlo en el trabajo porque sienten que la empresa los apoya. Estos hechos forman parte de la política de retención laboral y compromiso en un entorno donde cada vez hay más movilidad”, dice.

“Nosotros somos de la idea de pasarlo bien en el trabajo y nuestros trabajadores se van a las cinco de la tarde. No sé si alguien podría esperar que hubiese productividad dentro del par de horas en el que todos están pensando en fútbol”, dijo en ese entonces Hugo Rebolledo, gerente de la división de Servicio de Software de la empresa Pragma (quinto lugar en “Great Place to Work” para Pyme).

“La gente trabaja más contenta y se genera una alta productividad si se toman estas políticas”, agrega.

Oliver Dorfer, gerente comercial de Edenred, asegura que “son hitos que uno tiene que tomar en cuenta, no puedes hacerte el leso y hacer que la gente trabaje porque finalmente el fútbol es un deporte nacional, donde hasta las mujeres participan activamente cuando se hacen actividades en la empresa”, asegura.

“Se toman estas medidas porque se dan cuenta de que, en la medida de que sus trabajadores estén motivados, se mejora la calidad de vida del empleado, se da un mejor lugar de trabajo”, dice Marjorie Jiménez, académica de Administración de Empresas de la Universidad Andrés Bello.

Fuente: Diariopyme.com
Por: María José Hernández.
Publicada: 29 de agosto de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario