Entendiendo la Responsabilidad Social RSE RSI

Esta es la mejor herramienta contra el cyberbullying

tips para prevenir el cyberbullying

¿Cómo evitar que tus hijos sean víctimas del ciberacoso? Hay una respuesta muy sencilla.

¿A quién no le encanta estar conectado? Facebook, YouTube, Snapchat, Twitter, Instagram, Tinder… la lista sigue y sigue. La instantaneidad y la facilidad comunicativa que nos ofrecen internet y las redes sociales tienen muchas ventajas positivas y nos hacen pasar y recordar momentos divertidos… al menos la mayor parte del tiempo.

Poder compartir videos y otros contenidos en redes sociales puede servir para generar lealtad, sensibilizar a nuestros amigos y seguidores sobre buenas causas o dar atención a nuestros grupos de interés, sin embargo una buena parte de los usuarios publican material que se dedica a fomentar la agresión y la humillación, mejor conocido como cyberbullying o ciberacoso.

Aunque todos estamos expuestos a este tipo de hostigamiento, los niños y adolescentes son los más vulnerables frente a este problema. La necesidad de encajar a un grupo social, de ser aceptado por sus compañeros de escuela y la falta de madurez emocional los convierte en las víctimas perfectas. El ciberacoso puede abarcar desde comentarios ofensivos o burlones, insultos, fotos denigrantes hasta mostrar videos en los que la persona sea víctima de agresiones verbales o físicas, o invadir su privacidad al obtener información personal y difundirla con el fin de que el acoso se extienda.

Uno de los casos más difundidos fue el de Amanda Todd, una chica que a los 12 años fue convencida de mostrar sus pechos en la webcam y, a partir de allí, fue hostigada tanto en su escuela como por gente desconocida en redes sociales. Amanda cambió de colegio varias veces, incluso se mudaba de ciudad, pero la agresión continuaba. Terminó con su vida cuando tenía tan solo 15 años.

Amanda no ha sido la única víctima. Allem Halkic, Rebecca Ann Sedwick, Romina Perrone, Ryan Halligan y Phoebe Prince son algunos de los nombres de los afectados y cuatro de ellos, lamentablemente, tomaron la misma decisión que Amanda.

En México también es un tema crítico que debe resolverse y, para entender mejor esta problemática, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) puso en marcha en 2015 el Módulo sobre Ciberacoso (MOCIBA) para “tener una primera aproximación al fenómeno y su impacto en la población afectada”.

De acuerdo a los resultados, el 24.5% de los niños y jóvenes que tienen de 12 años en adelante han vivido el ciberacoso, del cual el 52.1% son hombres y el 47.9% son mujeres. Los tres tipos de hostigamiento más comunes fueron recibir llamadas, contenido multimedia o ser contactado con identidades falsas. Sin embargo, lo más preocupante de esto es que únicamente el 4% decide denunciar estos ataques, mientras que la mayoría opta por bloquear a la persona o ignorar la situación.

grafica datos de ciberacoso en mexico

Claro, no todos son víctimas. Una gran parte de la población juvenil se dedica a fomentar la agresión en contra de sus compañeros o se une a las burlas sin dimensionar las consecuencias. Sin embargo, el ciberacoso también los perjudica indirectamente puesto que sus acciones son un foco de atención respecto al desarrollo de su carácter y, en los casos más graves, pueden enfrentar conflictos legales.

Como madre o padre, ¿qué puedes hacer para evitar que tus hijos se conviertan en víctimas o victimarios del ciberacoso? Kim Garst, CEO de Boom! Social Media Marketing, da un solo consejo:

…habla con ellos.

tips para prevenir el cyberbullying

“Es sencillo, pero no digo que sea fácil”, escribió Garst en su página web en la que, además de recomendar a los padres de familia que se comuniquen con sus hijos, reveló algunos datos alarmantes:

  • Solo el 7% de los padres se preocupan por el cyberbullying.
  • Más de la mitad de los adolescentes han sido acosados en línea, y aproximadamente el mismo número de jóvenes han agredido a otros.
  • Las víctimas de bullying son más propensas a considerar el suicidio como la única solución al problema.

Hablar con tus hijos sobre lo que sucede en su escuela, cómo es su relación con sus compañeros y amigos, e incluso preguntar acerca de su autoestima son pláticas que se deben tener siempre, no solamente cuando notas algún comportamiento extraño. Si desde que eran pequeños acostumbraste a comunicarte abiertamente con ellos, tendrán más confianza en contarte sus problemas o confusiones cuando entren a la adolescencia, una edad en la que comienzan a reservarse ciertos pensamientos.

No confundas “hablar con ellos” con “darles una homilía”. Escúchalos atentamente, no restes importancia a sus emociones y toma con seriedad sus problemas. Tal vez como adulto te parezcan insignificantes algunos conflictos, pero para ellos esas preocupaciones son eventos que pueden tener un fuerte impacto en su carácter y madurez. Como aconseja Garst, hazles saber que estás de su lado y que los apoyarás siempre que lo necesiten, especialmente cuando se trate de una situación en la que su bienestar esté en peligro.

Igualmente, recuérdales la importancia de usar con responsabilidad el internet y las redes sociales y, si lo consideras necesario, avísales que revisarás el contenido que publiquen o los sitios que visiten. Algunos prefieren no tomar esta medida por considerarla muy drástica o ser una invasión de la privacidad, no obstante, si eliges hacerlo platícalo con ellos y diles que tu única intención es enseñarles que en la red todo es público. De este modo, pueden aprender a ser más cuidadosos con la información que dan en sus cuentas sociales.

No uses esta medida como una excusa para llamarles la atención por cualquier cosa que no te parezca; se trata de cuidarlos, no de atacarlos. Encontrar una manera de que tu actividad en internet permanezca oculta no es difícil, así que si ellos no encontraron inconveniente en que vieras su historial, no pierdas su confianza y respeta sus gustos o decisiones.

Si descubres que tu hijo es víctima del ciberacoso, no dudes en hablar del tema con él o ella de inmediato. Si es tu hijo o hija quien se acerca a contarte que ha sufrido de bullying, no le digas que se arme de carácter y lo confronte solo. “Cree en tu hijo y toma en serio la gravedad de la amenaza”, afirma Gartz. Junta evidencia del acoso y pide a la escuela o a la autoridad correspondiente que te apoye en esta situación y, de ser absolutamente necesario, pide asistencia legal.

Acerca del autor

Alejandra Ramírez

Licenciada en Escritura Creativa y Literatura, egresada de la UCSJ. Ha trabajado para el medio editorial y la Secretaría de Cultura, y también ha colaborado como redactora de contenido en revistas digitales de entretenimiento.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact