Noticias RSE

Odio y terrorismo en el metaverso: ¿una enorme posibilidad?

Odio y terrorismo en el metaverso: ¿una enorme posibilidad?
Escrito por ExpokNews

Terrorismo en el metaverso: Los extremistas violentos podrían encontrar ahí una herramienta útil de reclutamiento y organización.

¡El terrorismo en el metaverso podría ser un hecho! Según el medio The Conversation, la llegada de esta innovación tecnológica trae consigo nuevas oportunidades y riesgos.

El metaverso es una versión de realidad virtual inmersiva en la que las personas interactúan con objetos y representaciones digitales de sí mismas y de otras, además de moverse más o menos libremente de un entorno virtual a otro.

También puede implicar la realidad aumentada, con una mezcla de escenarios: tanto reproduciendo individuos y cosas del mundo físico en el digital, como a la inversa, introduciendo lo virtual en las percepciones sobre los espacios concretos.

Posibilidades: Terrorismo en el metaverso

Al ponernos los cascos de realidad virtual o las gafas de realidad aumentada, será posible socializar, rendir culto y trabajar en entornos donde las fronteras entre los ambientes digital y físico, son permeables. En el metaverso, se podrá encontrar un significado y tener experiencias en consonancia con la dinámica offline.

En lo anterior radica el problema, cuando la gente aprende a amar algo, ya sea tecnológico o palpable, o una combinación de ambos, el hecho de arrebatárselo le causaría dolor y sufrimiento emocional.

Para decirlo con más precisión, las cosas que apreciamos se convierten en vulnerabilidades que suelen ser explotadas por quienes buscan causar daño. En este sentido, las personas con intenciones maliciosas ya están notando que el metaverso es una herramienta viable en su arsenal.

terrorismo en el metaverso estrategia

Por ello, en el Centro Nacional de Innovación, Tecnología y Educación Antiterrorista de Omaha, Nebraska ven esto como un lado oscuro del metaverso. Aunque todavía está en construcción, su evolución promete nuevas formas para que los extremistas ejerzan su influencia a través del miedo, la amenaza y la coacción.

Teniendo en cuenta una investigación sobre la creatividad e innovación malévola, realizada por la institución, existe la probabilidad de que el terrorismo en el metaverso se convierta en un nuevo dominio para esta actividad. Ante ello, Mark Zuckerberg dice no oponerse como tal al proyecto, porque es un avance humano, pero cree que abrirá nuevas vulnerabilidades y formas para explotarlas.

3 formas las que el metaverso podría ayudar al terrorismo

Aunque no son las únicas, a continuación se exponen tres formas en las que el metaverso complicará los esfuerzos para combatir el terrorismo y el extremismo violento:

1. Reclutamiento

En primer lugar, la captación y el compromiso en línea son características del extremismo moderno, y el metaverso amenaza con ampliar esta capacidad al facilitar el encuentro entre personas.

Hoy, alguien interesado en escuchar lo que tiene que decir el fundador de Oath Keepers, Stewart Rhodes, puede leer un artículo sobre su ideología antigubernamental o ver un vídeo en el que habla sobre la inminente ley marcial.

terrorismo y metaverso reclutamiento

El día de mañana, gracias a la combinación de Inteligencia Artificial (IA) y realidad aumentada en el metaverso, Rhodes o su avatar podrán sentarse en un banco de un parque virtual con cualquier número de seguidores potenciales y seducirlos con visiones futuristas.

Del mismo modo, un Bin Laden resucitado podría reunirse con posibles adeptos en un jardín de rosas o en una sala de conferencias digitales. El emergente metaverso ofrece a los líderes extremistas una nueva oportunidad para forjar y mantener comunidades ideológicas y sociales, así como formas poderosas y difíciles de interrumpir para ampliar sus filas y esferas de influencia.

2. Coordinación

En segundo lugar, el metaverso ofrece una variedad de mecanismos para coordinar, planificar y ejecutar actos de destrucción a través de una membresía difusa. ¿Un asalto al Capitolio? Con el suficiente reconocimiento y recopilación de información, se podrían crear entornos virtuales con modelos de cualquier edificio real, lo que les permitiría guiar a sus cómplices por rutas que conduzcan a los puntos clave.

Se facilitaría el aprendizaje de caminos viables y eficientes, coordinar rutas alternativas y establecer múltiples planes de contingencia. Si se efectúa un ataque en el mundo físico, los objetos de realidad aumentada, como las flechas virtuales, ayudarían a guiar a los extremistas violentos e identificar puntos centrales.

coordiancion actividades ilictas

Los integrantes de estas organizaciones delictivas podrían conspirar desde el salón de su casa, el sótano o el patio trasero, establecer conexiones sociales y confianza entre compañeros, todo ello mientras aparecen ante los demás como el avatar digital que elijan. Cuando se den órdenes, es probable que estos grupos estén más preparados que quienes no desarrollaron su instrucción en el metaverso.

3. Nuevos objetivos

Por último, con los nuevos espacios de realidad virtual y mixta surgen nuevos blancos. Al igual que los edificios, los eventos y las personas pueden serlo en la realidad, también podrían ser atacados en el mundo virtual.

Por ejemplo, un servicio conmemorativo del 11 de septiembre, alojado en el dominio virtual, sería un lugar tentador para recrear la caída de las Torres Gemelas o una boda digital podría ser perturbada por algún grupo que desapruebe la religión o el género de la pareja. Estos actos tendrían un costo psicológico y provocarían daños perceptibles.

nuevos objetivos

Una salida fácil consistiría en descartar las amedrentaciones digitales, alegando que no son reales y que, por tanto, no tienen consecuencias. Mientras Nike se prepara para vender zapatos virtuales, es fundamental reconocer que el dinero que se gastará en el metaverso es real, que implica trabajo real y con este la posibilidad de perder medios de vida.

Prepararse para la nueva realidad (virtual)

Destruir un negocio de realidad aumentada o virtual significará una pérdida genuina. Al igual que los lugares físicos, los espacios virtuales pueden diseñarse y elaborarse con cuidado, por lo que serán igual de importantes para la gente. A medida que la tecnología se hace más pequeña y se integra en la vida cotidiana, la capacidad de desconectarse e ignorar el daño podría ser más difícil.

Odio y terrorismo en el metaverso: ¿una enorme posibilidad?

¿Cómo afrontar entonces estas amenazas y vulnerabilidades emergentes? Es razonable que las empresas sugieran que no se permitirán el odio o la violencia o que se identificarán a los individuos que incurran en el extremismo y se les prohibirá la entrada a sus espacios virtuales.

Apoyamos tales compromisos, pero somos escépticos de que sean creíbles, especialmente a la luz de las revelaciones sobre el peligroso comportamiento de Meta en sus plataformas de Facebook, Instagram y WhatsApp. El odio y la división son rentables. Si las corporaciones no pueden ser los únicos guardianes fiables del metaverso, ¿quién puede hacerlo y cómo?

Aunque la llegada plena de esta nueva interacción está todavía a unos años, las amenazas que plantea requieren hoy la atención de varias personas y organizaciones, incluidos los investigadores académicos, los que desarrollan el metaverso y los encargados de proteger a la sociedad.

Las problemáticas exigen que se piense en el futuro de Meta con tanta o más creatividad de la que puedan tener los personajes malintencionados, debido a esto todos debemos estar preparados para esta nueva realidad.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario