RSE

Sostenibilidad, la tendencia de 2010

La organización británica Clownfish publicó un informe donde examina las veinte principales tendencias en sustentabilidad para 2010.

La firma londinense estudia cómo la nueva economía verde está aportando para contrarrestar la crisis financiera mundial, cómo la industria deberá reducir su consumo de agua mayormente en la agricultura, qué relación tiene el teletrabajo con el ambiente del transporte en las ciudades y el porque la reducción de emisiones de gases del efecto invernadero ha dejado de ser un gasto y se ha transformado en un mercado de ganancias.

Clownfish anticipa los cambios en la industria de la moda y el avance de esquemas regulatorios para la eficiencia energética.

En el informe dice que 34 por ciento de los estadounidenses está más propensos a comprar artículos que vayan a favor del medio ambiente, mientras que 44 por ciento afirma que no han cambiado su forma de vivir, así los efectos económicos externos hayan golpeado las finanzas de sus familias.

Ese número positivo hace pensar que el mundo está cambiando la manera de ver el desarrollo sustentable de una norma particular para convertirlo en una estabilidad global.

Los negocios se están realizando con una alta capacidad tecnológica que reduce a sus mínimos los costos en las operaciones que van en contra del medio ambiente.

Más de 50 por ciento de la población mundial depende directa o indirectamente del carbón. El Reino Unido ha sido la única nación que se ha enfatizado en la reducción de la producción de este mineral, esto ha hecho que muchos consumidores trasladen estas acciones en hechos, es probable que los consumidores globales conduzcan el mercado de la continuidad exigiendo productos con poco carbono.

Más compañías a nivel mundial están compensando las emisiones de carbono. Se espera que este mercado crezca 20 por ciento en volumen para 2009.

Analistas pronostican que se negociarán 5.9 gigatones de carbono en 2009, en comparación con los 4.9 gigatones en 2008. Un tema que preocupa en el estudio es el uso del agua, que ha entrado en el lenguaje corporativo.

Cerca de 2.6 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable. Esto ha impulsado a que la Unión Europea cambie la legislación para tener buen agua y de alta calidad.

El presidente de EE.UU., Barack Obama planea lanzar más de 2.600 proyectos de agua para controlar los graves problemas que afectan su país, entre ellos una ley que restringe el uso del agua en exceso por parte de los restaurantes.

Los expertos señalan que cada estadounidense usa 320 litros de agua por día, pero solo incluye la utilización en actividades como tomar, en la ducha, en el lavamanos, regando el jardín o en la lavandería.

El promedio medio en el Reino Unido usa directamente 150 litros de agua por día.

Pero detrás de ese uso directo hay una aplicación indirecta de cerca 3.400 litros por día, de esos 31 por ciento lo gasta la industria alimenticia y 65 por ciento en lavar las comida y el otro cuatro por ciento corresponde al uso doméstico.

Un estudio externo señala que los sensores de ocupación son más recomendables para ahorrar energía en las oficinas.

Si 55 por ciento de los nuevos proyectos de edificios que implementaron este sistema reducirán hasta 30 por ciento el consumo de energía. Clownfish espera que más compañías adopten técnicas de ahorro este año.

Los impuestos europeos sobre las emisiones de carbono para los nuevos automóviles están llegando a ser más determinantes.

Las constructoras verán como para el próximo año y los siguientes, los gravámenes a la emisión de dióxido de carbono serán más altos.

De acuerdo a la Organización Internacional de Comercio Legal (FLO en sus siglas en inglés), las ventas legales se han incrementado en todo el mundo.
Suecia ha tenido un enorme salto en este aspecto, el comercio legal sumó en 2008 un aumento de 75 por ciento frente al mismo período anterior, la Unión Europea tuvo un avance de 43 por ciento y Estados Unidos con 10 por ciento.

Los basureros mundiales se están llenando rápidamente. En Londres, los botaderos para desperdicios no peligrosos estarán saturados para finales de 2010.
Esto provocó que el Reino Unido, cobrara desde abril una tarifa de 40 euros por tonelada.

Va en línea con las decisiones que ha tomado la Unión Europea que espera alcanzar una reducción en basuras de 75 por ciento entre 2005 y 2010, y para 2013 espera alcanzar 50 por ciento. Para 2020 el proyecto es llegar a 35 por ciento.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario