Ambiental

La sostenibilidad gana protagonismo en las escuelas de negocios

sostenibilidad-ilustracionLas empresas trabajan con programas de MBA para ayudar en la capacitación de empleados potenciales, pero las oportunidades en el campo son escasas

Durante años, las empresas han sugerido cambios en los cursos básicos de las escuelas de negocios. Recientemente, sin embargo, las firmas han tratado de dejar su huella en otro tema: responsabilidad social y sostenibilidad.

Algunas empresas están siendo más activas en la capacitación de futuros empleados, con el uso de proyectos reales en lugar del estudio de casos que rápidamente se vuelven anticuados.

Los estudiantes “realmente necesitan ir y ahondar en las operaciones tras bambalinas. Si no [les] damos esa oportunidad, ya arrancan con una desventaja”, señala Dave Stangis, vicepresidente de responsabilidad social corporativa y sostenibilidad de Campbell Soup Co.

Esta nueva iniciativa es parte de una campaña más amplia entre las empresas estadounidenses para integrar preocupaciones sociales más allá de las donaciones y los trabajos de voluntariado una vez al año. El esfuerzo ha sido recibido con gratitud y escepticismo por parte de las escuelas de negocios, que señalan que pese al énfasis en la integración de estos temas en los programas de estudio, a la hora de contratar personal las cosas han cambiado poco. Pocos gerentes, afirman, les preguntan a los estudiantes sobre su capacitación en responsabilidad corporativa o indican que es una prioridad.

Aun así, las empresas sostienen que trabajar con las escuelas de negocios es importante para asegurar que una nueva generación de ejecutivos vea la responsabilidad corporativa como un impulsor de las ganancias, y no sólo algo para sentirse bien.

“Mi objetivo en este [rol] es hacer madurar los planes de estudios”, explica Stangis, quien opina que muchos MBA, incluso los que estudian el tema, necesitan entender mejor cómo implementar iniciativas relacionadas con la responsabilidad social corporativa para que puedan tener un impacto real. “No creo que estemos produciendo el tipo de estudiantes que necesitamos en este campo”, indica.

Stangis, quien dirige campañas sobre el impacto de Campbell sobre la obesidad infantil y establece sistemas de medición alrededor de la agricultura sostenible, pasa unos días a la semana con profesores y estudiantes de escuelas de negocios como Wharton, de la Universidad de Pensilvania; la de la Universidad de Columbia; y LeBow, de la Universidad de Drexel. Stangis trabaja con estudiantes de Wharton para desarrollar un estudio sobre la agricultura sostenible, el empaque y el nivel de compromiso de los empleados con base en un informe interno de Campbell.

“Lo que quiero es que descubran lo que es realmente innovador”, dice Stangis. El trabajo de los estudiantes es comprender “lo que las mejores compañías están haciendo en este espacio”.

Por ahora, las empresas más involucradas en la responsabilidad social corporativa son aquellas que ya han visto un aumento en sus ganancias y en el reconocimiento de su marca, explica Liz Maw, directora ejecutiva de Net Impact, una organización sin fines de lucro con una vasta presencia en escuelas de negocios alrededor del mundo.

Patrocinio empresarial
El grupo está creciendo. Las empresas trabajan con el grupo como una forma de satisfacer sus propias necesidades, dice Maw. Este año, Net Impact tiene 40 empresas patrocinadoras, comparado con 19 en 2006, lo que representa el aumento del interés en el campo, agrega.

Los patrocinadores corporativos pagan cuotas, que empiezan en US$10.000 al año, y obtienen un contacto directo con estudiantes de negocios interesados en trabajos y proyectos de responsabilidad social.

La creciente importancia de la responsabilidad corporativa dentro de las escuelas de negocios también se siente de otras maneras.

Después de una relación de una década con la Escuela de Negocios Ross de la Universidad de Michigan, Neil Hawkins, vicepresidente de sostenibilidad y salud y seguridad medioambiental de Dow Chemical Co., fue invitado a que diera una charla sobre cambio climático en una clase de estrategia que es obligatoria para todos los estudiantes de tiempo completo. En el pasado, sus conferencias estaban relegadas a los cursos electivos relacionados con la sostenibilidad.

“Estos son [estudiantes de] MBA de diferentes tipos y colores y van a trabajar en muchos sectores diferentes”, y tienen un sincero interés en el área, afirma Hawkins.

El ejecutivo cuenta que ahora pasa más tiempo en los campus de las escuelas de negocios, incluido Michigan y la Escuela de Negocios Haas, de la Universidad de California en Berkeley. Generalmente, comparte detalles sobre las iniciativas de sostenibilidad internas de Dow. Hawkins provee mediciones clave de los métodos de sostenibilidad de Dow y les pide a los estudiantes que analicen cómo implementar las metas de su informe “Sostenibilidad 2015” de Dow, medidas que la empresa espera introducir en cinco años.

Para los estudiantes de tiempo completo, este tipo de información en tiempo real les ayuda a ir más allá de los conceptos teóricos en lo que aún es un campo emergente. Eso es positivo, afirma Maw, porque enseñar responsabilidad social corporativa sigue siendo relativamente nuevo y los estudiantes se benefician de compañías que actúan como una especie de laboratorio.

Para algunas empresas, dar charlas sobre las iniciativas internas no se traduce en contratar estudiantes de MBA socialmente responsables. Suzanne Fallender, directora de responsabilidad social corporativa y comunicación de Intel Corp., explica que habla con regularidad en escuelas de negocios sobre muchas de las iniciativas de sostenibilidad de la compañía, pero que las destrezas no son necesarias para ser contratados para un trabajo que requiera una maestría en administración de empresas.

“Creo que estamos lejos de ver esto [como parte de] los requisitos de contratación”, sostiene, a pesar de que les da una ventaja a los postulantes.

Ese sentimiento, dicen profesores y administradores de escuelas, indica una incongruencia de parte de las empresas: hay entusiasmo en las aulas por impartir conceptos de responsabilidad corporativa y sostenibilidad, pero los gerentes de contratación que asisten a las sesiones de reclutamiento en los campus dicen que es algo que en raras ocasiones les preguntan a los candidatos.

El interés ha aumentado en los últimos años entre los estudiantes del Instituto Erb para el Emprendimiento Sostenible Global de la Universidad de Michigan, asevera Rick Bunch, su director ejecutivo. La Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente del instituto ofrece un programa de MBA/ Máster en Ciencias y tiene iniciativas de educación relacionadas con la sostenibilidad.

Su equipo y los estudiantes, sin embargo, han tenido que hacer la mayor parte del trabajo para buscar empleos de tiempo completo en los que las capacidades de los graduados sean valoradas, recalca.

“La mayoría de nuestros estudiantes no trata de buscar empleos específicos de responsabilidad social, sino que trata de ir a divisiones de negocios” donde puedan comunicar estas destrezas, dice Bunch.

En Campbell, Stangis trabaja para integrar esas habilidades en las destrezas requeridas en nuevos empleados, pero señala que aún no es un requisito en el reclutamiento.

Dow Chemical no exige la capacitación a todos los MBA contratados. Pero Hawkins recalca que la empresa ofrece empleos para graduados de escuelas de negocios donde es obligatoria una experiencia en sostenibilidad.

Reforma, Negocios, pág. 8
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

sostenibilidad

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario