RSE

Sociedades de decepción mutua

Por Mauricio González Lara

La semana pasada abordamos lo difícil que es construir una narrativa convincente de superación nacional –un “mexican dream”- cuando el grueso de los mexicanos duda que el desempeño laboral sea un mecanismo efectivo de movilidad social. Van algunos números. De acuerdo con el sondeo “Motivaciones del mexicano en el trabajo” -elaborado por Randstad México, compañía especializada en Recursos Humanos-, la mayoría de los mexicanos piensa que el nepotismo, el amiguismo o cualquier otro sinónimo que se refiera a privilegios otorgados a familiares o conocidos, es un lastre para el país.

La investigación de Randstad, realizada entre 2,500 personas y difundida en agosto de 2012, establece que 4 de cada 10 mexicanos sienten que su crecimiento ha sido frenado por el nepotismo. El 63% de los entrevistados opinó que las empresas deberían contar con políticas específicas para erradicar el favoritismo, principalmente para evitar la contratación de familiares o el establecimiento de relaciones amorosas dentro de las compañías. Sólo un 24% de las personas manifestó haber trabajado en alguna empresa que contaba con políticas para enfrentar el nepotismo.

En el discurso, casi todos nuestros capitanes empresariales comparten la opinión de que vivimos en una era del conocimiento que privilegia el talento, por lo que predican en reuniones y congresos que una organización prospera mientras más talento se desarrolle en su interior; en la práctica, empero, los directores tienden a premiar más la lealtad y el vínculo afectivo. Si se cumple con lo básico, deducen, la compañía no requiere de personal inteligente que la haga sobresalir. La razón es evidente: el síndrome del “empresario rico, empresa pobre” sigue vigente. No existe una cultura arraigada de gestión que conciba a la empresa como un ente cuyo crecimiento depende de la productividad y las buenas prácticas; no se ve a la compañía como una institución, sino como un botín, como un vehículo para generar ingresos personales y estatus.

Una organización que en verdad desea ser socialmente responsable debe adoptar políticas puntuales de evaluación de resultados en las que sus integrantes puedan ver con transparencia donde están parados, qué conocimientos y habilidades requieren para desarrollarse, cuáles son sus probables trayectorias de crecimiento, así como los obstáculos –legítimos o no- que enfrentarán en el camino. No se trata de darle una oportunidad a todos, sino de recompensar a los que cuentan con el talento y la energía para aportarle valor a la empresa y el mercado. Esta transparencia no sólo es deseable por sus objetivos éticos, por su congruencia con un proyecto de genuina generación de riqueza para la sociedad, sino que también resulta imprescindible en términos rentables: fomenta la productividad y la competitividad para que la organización pueda perdurar como tal en el largo plazo, y no ser una mera herencia que pase de una generación a otra como activos decadentes destinados al remate. No es una cuestión de ser “buenos”; se trata de ser fieles a una sencilla congruencia económica: sin empresas exitosas, no puede haber país exitoso.

Una empresa trasciende cuando construye “sociedades de admiración mutua”; sin directrices que privilegien a los más calificados, y no a los familiares y los cuates, tal admiración es imposible. En México, más que construir admiración, terminamos muchas veces con “sociedades de decepción mutua”. Si no es por ética, hagámoslo por pragmatismo, pero urge repensar las cosas. En serio.

*Este artículo fue publicado originalmente en el diario 24 horas


Mauricio González Lara

Mauricio González Lara es un comunicólogo especializado en negocios, management y cultura digital. Mauricio publicó a mediados de 2008 su primer libro, Responsabilidad Social Empresarial, el cual se aboca a estudiar este fenómeno en México y el mundo. Asimismo, escribe el blog Altaempresa.com es comentarista de la sección de Dinero de Prodigy MSN y colaborador de la revista Deep. Mauricio ha entrevistado en exclusiva a Jack Welch, Rudolph Giuliani, Oliver Stone, Jim Collins, Ricardo Salinas Pliego, Francis Ford Coppola, Tom Peters, Colin Powell, entre muchos otros directivos de empresas y líderes políticos y sociales. Actualmente es socio consultor de la agencia de comunicación Matheos.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]