Los servicios de dinero móvil ayudan a guardar y transferir fondos

Sabemos que no puedes soltar el celular por ningún motivo. Bueno, al menos que duermas o no tengas pila. Te entendemos, pues gracias a los smartphones, ahora podemos hacer casi todo; como transferir dinero de una cuenta a otra, pagar servicios, adquirir objetos, ganar dinero, entre otras cosas.

La tecnología digital ha permitido que se puedan realizar miles de movimientos y de esta forma incorporar a más personas al sistema financiero. Hace unos días, el Banco Mundial dijo que el uso de los celulares puede mejorar la vida de la gente y combatir la pobreza.


El Banco Mundial dijo que el uso de los celulares puede mejorar la vida de la gente y combatir la pobreza.

Twittea esta frase.


De acuerdo con la agencia de información AFP, el último Global Findex dice que desde 2011 se compilan entrevistas a 150 mil adultos en 144 países, y por primera vez recabó información sobre el acceso a teléfonos móviles, revelando un “aumento significativo” de su uso para realizar operaciones financieras.

Entre 2014 y 2017, la proporción de cuentas bancarias que se enviaban o se recibían a través de medios digitales subió de 67% a 76% en todo el mundo, y de 57% a 70% en los países de desarrollo.

Smartphones, aliados para combatir la pobreza

Smartphones, aliados para combatir la pobreza

En el reporte también se destacó que dos tercios de los mil 700 millones de adultos no bancarizados poseen celular y 480 millones tienen acceso a internet.

De acuerdo con el presidente del Banco Mundial, Kim Yong Kim, “los datos sobre la propiedad de celulares y el acceso a internet muestran que existen oportunidades sin precedente de usar la tecnología para lograr la inclusión financiera universal”.

Es común encontrar en la actualidad que las personas efectúen pagos, generen ahorro, consigan préstamos y planifiquen gastos.

Según el informe, los servicios de dinero móvil –que permiten guardar y transferir fondos a través de un teléfono celular- pueden contribuir a mejorar el potencial de generación de ingresos de las personas y, así reducir la pobreza.

Ahora, los pagos digitales son más seguros, porque los trabajadores no tienen que cargar el dinero en efectivo, se evitan fugas por corrupción, sin embargo según la economista del Banco Mundial Klapper, es necesario un sistema de pagos bien desarrollado, una regulación adecuada y salvaguardas energéticas para el consumidor.

Actualmente, según Global Findex, el 55% de los adultos tiene celular y acceso a internet en América Latina y el Caribe, 15 puntos más que el promedio del mundo en desarrollo.

Desde 2014, la proporción de adultos que realiza o recibe pagos digitales aumentó ocho puntos o más en economías como Bolivia, Brasil Colombia o Perú. Además, en Argentina, Brasil y Costa Rica, alrededor del 20% de los adultos bancarizados usa el celular o internet para operar a través de una cuenta.

Inclusión financiera

Smartphones, aliados para combatir la pobreza

De acuerdo con el Banco Mundial, los Estados podrían reducir el número de adultos no bancarizados hasta en 100 millones a nivel global, de los cuales 95 millones están en economías en desarrollo.

La ONU llamó a reducir la inequidad de género. “Globalmente, el 65% de las mujeres tienen una cuenta, comparado con el 72% de los hombres, una brecha de siete puntos porcentuales que permanece invariable en 2011”.

La bancarización podría traer excelentes beneficios para las mujeres, que tienen más probabilidades de ahorrar e invertir en salud y educación, respecto a los hombres, esto según la economista del Banco Mundial, Leora Klapper.

“Creo apasionadamente que los servicios financieros formales son clave para erradicar la pobreza global y especialmente para mejorar el empoderamiento económico de las mujeres”.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.