Género

Mujeres mueren más en accidentes de tránsito… ¿sexismo en diseño automotriz?

Escrito por ExpokNews

Es verdad que las mujeres son más propensas a sufrir daños graves en accidentes automovilísticos pero no precisamente por su género sino por el sexismo en el diseño automotriz; mientras los hombres son más propensos a causar choques, las mujeres tienen mayor probabilidad de morir en ellos.

En julio de 2019,  Hana fue atropellada de frente por un camión de pasajeros que intentaba pasar en una zona prohibida. Toda la familia resultó gravemente herida, pero sobre todo las pasajeras, cuyas espinas estaban fracturadas y desgarrados los intestinos. Al otro lado del mundo y cinco meses después del día, un conductor distraído saltó de carril y se estrelló contra el auto de María Kuhn. En ese accidente también, las otras mujeres en el automóvil y María sufrieron una rotura de intestino y huesos rotos, mientras que los hombres se marcharon casi ilesos.

Cuando Hana se encontraron un año después del incidente, unidas por la búsqueda de respuestas; 400.000 mujeres habían resultado gravemente heridas por vehículos motorizados; la hermandad de las víctimas de accidentes automovilísticos llega más lejos de lo que pensamos. Madres e hijas están unidas no por historias y risas, sino por traumatismos cerebrales, cicatrices permanentes y momentos de horror sellados en la memoria.

Sexismo en diseño automotriz

En 2019, 10,420 mujeres murieron a causa de accidentes automovilísticos y más de 1 millón sufrieron lesiones. Mientras que los hombres son más propensos a causar choques, las mujeres tienen más probabilidades de morir en ellos.

Nada de esto es sorprendente para los fabricantes de automóviles o la agencia gubernamental responsable de los estándares de seguridad de los automóviles, los cuales conocen estas estadísticas desde hace décadas. La negligencia del gobierno, reconocida desde hace mucho tiempo, tiene la responsabilidad, mientras que las mujeres y sus familias cargan con las consecuencias.


Cada automóvil que recibe una calificación de seguridad de la Asociación Nacional de Transporte de Seguridad en las Carreteras (NHSTA), la agencia de calificación de seguridad de la nación, se somete a cuatro pruebas . Con la intención de imitar el impacto de choques frontales, de vuelco, laterales y de postes laterales, estas pruebas representan el estándar con el que los fabricantes de automóviles diseñan sus autos. Aunque las mujeres tienen un 72% más de probabilidades de sufrir lesiones y un 17% más de probabilidades de morir en un accidente automovilístico que los hombres, la prueba de choque frontal que exige la agencia solo se realiza con un conductor masculino. No existe una prueba obligatoria que simule a una conductora.

Para las pruebas con mujeres en el asiento del pasajero, el maniquí utilizado para representar a las mujeres es simplemente un hombre reducido: 4’11 ”, 108 libras, y carece de cualquier tipo de morfología interna que distinga entre sexos. El sexismo en diseño automotriz no considera las densidades óseas variables, las estructuras musculares y las fisiologías abdominales y torácicas que diferencian a las mujeres de un maniquí masculino. Por ejemplo, la musculatura del cuello de una mujer promedio contiene mucha menos fuerza en la columna y masa muscular que la de un hombre, lo que hace que las mujeres sean un 22,1% más propensas a sufrir una lesión en la cabeza que los hombres.

Los estándares actuales de sexismo en diseño automotriz están diseñados para evitar que las cabezas de los hombres se estrellen contra el tablero y hacerlo de manera bastante efectiva, reduciendo el 70% de los latigazos en los hombres. Para las mujeres, sin embargo, los cinturones de seguridad y las bolsas de aire que protegen a los hombres pueden causar lesiones adicionales. Ambos tenemos cicatrices permanentes de los cinturones de seguridad que nos criaron para creer que salvarían nuestras vidas, pero que también casi terminan con ellas.

Gobierno y la industria automotriz protege a los hombres, pero mata o daña gravemente al otro 50% de la población

Los reguladores del diseño automotriz saben desde hace más de 40 años que las estructuras internas de las mujeres las ponen en mayor riesgo que los hombres.

En 1980, basándose en la recomendación de un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan, la NHSTA se preparó para crear una familia de muñecos que habría incluido una verdadera representación femenina. Cuando la administración Reagan llegó al poder en 1981, el presupuesto de la agencia se redujo drásticamente junto con muchos otros recortes al gobierno federal; el muñeco femenino exacto fue una víctima de esos recortes. ¿Sexismo en el diseño automotriz?

Los datos de la industria muestran que parte de la razón por la que las mujeres corren un mayor riesgo que los hombres es que las mujeres tienden a conducir vehículos más pequeños y livianos, mientras que los hombres gravitan hacia autos y camiones más grandes.

La industria sabe que los camiones pesados ​​de pasajeros ponen a las mujeres en un riesgo tremendo; un estudio de la Universidad de Oxford de 1988 encontró de que el “principal determinante de la muerte es el peso del vehículo en cuestión”. Los vehículos pesados ​​también son una amenaza mayor para los peatones que los automóviles pequeños, y es más probable que los peatones sean mujeres o personas de color. Pero la industria de los vehículos de motor, libre de las regulaciones gubernamentales, sigue creciendo y coches más letales, que ponen en riesgo la vida de más mujeres por el disfrute de los hombres y su propio beneficio.

El Sexismo en el diseño automotriz es solo un ejemplo de cómo a menudo se borra a las mujeres de las decisiones críticas de diseño. En el libro Mujeres invisibles de Carolina Criado Pérez, nos dice como innumerables productos, desde teléfonos inteligentes hasta estufas, se desarrollan sin tener en cuenta a las mujeres.

¿Es una omisión más? o es una exclusión intencionada. Las personas que se sientan alrededor de la mesa en la mayoría de las conversaciones sobre transporte, ingeniería y automoción son hombres. Esta omisión intencionada o ignorada afecta la vida de las mujeres y la sociedad en una escala similar: violenta,  minimiza y, en lo que respecta a los automóviles, está matando a las mujeres.

No todo está perdido

La Ley INVEST in America Ac de la Cámara de Representantes solicita una implementación ficticia de los maniquís actualizada y más equitativa de lo probada en cada asiento. Llevar el Programa de Evaluación de Automóviles Nuevos a este siglo es un objetivo que puede impulsar visibilizar las necesidades y requerimientos de las mujeres. Con la implementación de esta ley algunos países han logrado avanzar en un diseño automotriz inclusivo y con equidad de género.

Los NCAP de Europa, Japón y China se inspiraron originalmente en los de Estados Unidos. Sin embargo, no se han visto perjudicados por una negligencia persistente, optando por utilizar maniquíes más sensibles en lugar de ofrecer cinco estrellas infladas a todo el mundo. Aunque el orgullo nacional, la innovación y el deseo de ser una sociedad más equitativa pueden ser motivo suficiente todavía, la incapacidad de los automóviles fabricados en Estados Unidos para cumplir con las normas de seguridad internacionales puede, en última instancia, hace que no se puedan vender en el mercado extranjero.

A diferencia de la legislación de infraestructura de la Cámara, la versión recientemente aprobada por el Senado carece del lenguaje específico necesario para garantizar que la NHSTA priorice la seguridad para todos. Pero la NHSTA y el Departamento de Transporte no deberían necesitar un impulso del Congreso para proteger a la mitad de la población.


Es importante la participación activa de mujeres en la industria automotriz, pues solo de esa forma se asegura una visión y representación de las necesidades específicas de género. El sexismo en el diseño automotriz ha cobrado ya bastantes vidas y muchos más daños físicos irreversibles. ¿Dónde quedó su responsabilidad social?.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario