RSE

Ser empleado saludable… ¿una obligación?

Ser empleado saludable... ¿una obligación?
Escrito por Janneth Del Real

Ser una empresa saludable… ¿implica que sus empleados lo sean también?, ¡te contamos!

Tener un buen clima laboral dentro de las organizaciones, es atraer por consecuencia empleados felices y por ende, un mejor crecimiento económico.

Sin embargo, el clima laboral no lo es todo. El estado físico y anímico de los trabajadores a muchas empresas no les puede importar, pero existen a las que sí, tanto que hasta dentro de sus oficinas se pueden encontrar espacios destinados para hacer ejercicio, consultorios nutricionales, comedores saludables y hasta beneficios o descuentos con gimnasios alrededor de los corporativos.

Esto es porque cada vez más empresas están preocupadas por el estado físico de sus trabajadores ya que esto puede afectar o aumentar su rendimiento.

Ser empleado saludable... ¿una obligación?


Cada vez más empresas están preocupadas por el estado físico de sus trabajadores ya que esto puede afectar o aumentar su rendimiento.

Twittea esta frase.


Estudios como el Global workforce study, publicado por la consultora Towers Watson, fomentar la práctica del deporte, incentivar una alimentación sana y mejorar el clima laboral, incrementa la productividad del trabajador.

Por ende, también se disminuye el absentismo laboral y descienden las bajas por enfermedad.

“El uso periódico de una subvención para ser socio de un gimnasio está relacionado con un aumento más lento de los costes totales de la atención médica a largo plazo”.

Existen opiniones encontradas sobre la mejora o no, del desarrollo y productividad de un empleado saludable. Por ejemplo, para Rafael Giménez Arnau, presidente del Foro Español de Abogados Laboratoristas (Forelab) socio de Garrigues, escéptico con la posibilidad de que la actividad deportiva pueda exigirse por la empresa, como ocurre en Suecia, un país que permite que sus empresas impongan una hora de deporte a la semana.

“El marco laboral español no permite establecer la práctica del deporte como una obligación, ya que supondría la modificación del objetivo del contrato; aunque sí puede promover o incentivar como retribución en especie como alguna ayuda para el gimnasio”.

Por otro lado, en la opinión de Alicia Moro, miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional de Abogados Laboratoristas, no se le podría exigir a los trabajadores realizar ejercicio físico o deporte, o comer comida sana o no beber alcohol sin trasnochar, salvo por los requisitos del puesto de trabajo.

Ser empleado saludable… ¿una obligación?

Ser empleado saludable... ¿una obligación?

Hay algunas personas como Moro que piensan que existe la posibilidad de incluir esta iniciativa en el código de conducta de una empresa.

Algunas empresas podrían recibir de manera positiva la promoción del deporte ya que se trata de un valor corporativo que podría ayudar a las firmas a ser más visibles en temas vinculados con la Responsabilidad Social Corporativa,

Lo que quiere decir que al fomentar la práctica del deporte entre los empleados, la participación en eventos deportivos, la instalación de un gimnasio en la oficina o hasta impartir pláticas sobre la importancia del deporte, son algunas de las medidas para cumplir con el objetivo de ser una empresa saludable.

Actualmente, son las empresas grandes las que están haciendo el esfuerzo por hacer posible algunas iniciativas y proyectos de trabajo, sin embargo hace falta que varias, tanto pequeñas, medianas y grandes empresas comiencen a preocuparse por sus colaboradores e implementen alguna ayuda o apoyo para sus trabajadores.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario