RSE

Salpica Walmart a Graco y Arroyo

Correos internos de Walmart detallan pagos irregulares a funcionarios mexicanos para obtener los permisos

Sergio Raúl Arroyo, director general del INAH, recibió dinero como “regalo” de Walmart en tanto que Graco Ramírez, actual Gobernador de Morelos, fue enlace para hacer pagos irregulares al Gobierno del Distrito Federal, denunciaron ayer dos congresistas estadounidenses.

En una carta enviada al CEO de Walmart, Michael T. Duke, los congresistas Elijah E. Cummings y Henry A. Waxman presentan correos internos de la propia cadena comercial en los que se detallan supuestos sobornos a funcionarios mexicanos para obtener los permisos necesarios para la instalación de tiendas y bodegas.

“El documento señala además: ‘Del mismo modo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) requirió una donación oficial de 500 mil pesos y también un regalo personal irregular de 400 mil pesos para el director del INAH'”, asienta la carta en su sexto párrafo.

Arroyo, en entrevista, rechazó la imputación.”Absolutamente nada… ni yo ni ningún funcionario del INAH recibieron ningún dinero irregular de la empresa”.

Respecto a Graco Ramírez, los congresistas aseguran que fue enlace con el Gobierno capitalino para que funcionarios recibieran dos millones de pesos en ocho pagos.

Anoche el Gobernador de Morelos negó desde su cuenta de tuiter @gracoramirez haber sido el enlace en dichos pagos irregulares al GDF.

“El tema señalado por un funcionario menor de walmart es una absoluta calumnia. Nunca me he reunido y concertado pagos. Yo no era congresista”, tuiteó.

Niega sobornos Arroyo

¿Recibió sobornos de Walmart? “Absolutamente nada – respondió por teléfono Sergio Raúl Arroyo, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)–, y es un tanto ofensiva la duda para mi persona, no tengo absolutamente nada que ver con esto, no tengo ningún sentimiento de culpa, ni yo ni ningún funcionario del INAH recibieron ningún dinero irregular de la empresa”.

Por fin, esta ha sido la primera respuesta que el funcionario ha dado sobre la información que The New York Times comenzó a publicar en diciembre pasado sobre los presuntos sobornos de Walmart al INAH entre 2003 y 2004 para conseguir levantar una de sus tiendas cerca de la Zona Arqueológica de Teotihuacán.

Ayer los legisladores de Estados Unidos que llevan el caso difundieron una carta dirigida al presidente ejecutivo de Walmart, Michael Duke, en la que se indica que el INAH pidió una donación oficial de 500 mil pesos así como un regalo “irregular” de 400 mil pesos (aunque también se menciona que fueron 150 mil) para el entonces director del INAH, que en ese tiempo también era Sergio Raúl Arroyo.

Arroyo dirigió al Instituto entre 2000 y 2005 y fue nombrado de nuevo para este sexenio. En su explicación que dio ayer giró sobre tres asuntos: No hay pruebas, dijo. No es cierto y, añadió, todo esto se trata de una campaña ideológica en contra de lo que significa Walmart a nivel mundial.

“Este caso tiene que ver con intereses ajenos a la protección del patrimonio y está utilizando lo que el INAH representa y lo que simboliza Teotihuacán para pervertir la realidad y generar una nota que confronte, que genere un daño y probablemente una serie de notas también adversas al propio consorcio. Alrededor de esto se han generado polémicas que tienen más un orden ideológico o de otro tipo de intereses, incluso políticos, comerciales”.

Aseguró que desde el 18 de diciembre, cuando se difundieron los presuntos sobornos, comenzaron a reunir la información para mandarla a la Secretaría de la Función Pública y la PGR. La presión causada contra su persona y también la carta dada a conocer por legisladores lo obligaron a dar su versión.

En dicho documento, los congresistas Elijah E. Cummings y Henry A. Waxman mencionan correos electrónicos de noviembre de 2005, de parte de la abogada del consorcio y dirigidos al presidente de Walmart, en los que se informa que tuvieron que pagar hasta 1.2 millones de pesos al Consejo Municipal de Teotihuacán para obtener los permisos de construcción, así como lo que habría solicitado el INAH. Walmart también ha informado que investiga internamente la presunta corrupción.

“Nosotros no estuvimos involucrados en ningún acto irregular”, dijo Raúl Arroyo.

“Con mi nombre, hasta el día de hoy, no he tenido ninguna acusación y si fuera alguna acusación en que tuviera mi nombre yo procedería de manera legal”, afirmó.

Según el funcionario las autorizaciones de construcción las dio el municipio, mientras que el INAH sólo cuidó las investigaciones de salvamento arqueológico.

Reconoció que sabía de las propuestas de donación de Walmart para restaurar un puente y una parroquia, lo cual fue rechazado.

¿Se separaría del cargo mientras se investiga, renunciaría en el caso de que se mostraran las pruebas? “No tengo ninguna culpa y desistiría de suponerse algo que yo no hice”, respondió.

“Metería las manos al fuego por la personas del INAH que trabajaron en el proceso de Teotihuacán”, apostilló.

Fuente: Reforma

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]