Noticias

Responsabilidad Social de Primer Mundo

Por CaRloS Muñoz

Seguramente alguno de mis lectores ha tenido la oportunidad de viajar a tierras canadienses. De ser así, no me dejarán mentir. Hace poco más de un año tuve el gusto de visitar algunas ciudades como Montreal y Québec, entre otras, y quedé gratamente sorprendido con la mentalidad, conste que no cultura, que predomina en esas latitudes.
Sé que en Estados Unidos y países europeos también poseen una mentalidad igual o muy parecida a la sociedad en Canadá, pero en esta ocasión sólo haré referencia a lo vivido durante mi estancia.

Resulta que desde que llegas al aeropuerto, las instalaciones, la amabilidad de los funcionarios del mismo, la revisión exigente, aunque no por ello irresponsable o irrespetuosa de las autoridades de migración, y hasta el taxista que me transportó al hotel, me brindaron un servicio auténticamente de primer nivel, te hacen sentir como
invitado de honor a su ciudad.

Calles impresionantemente limpas (lo único que tapizaba las banquetas eran hojas de maple), no ví perros callejeros (pero sí algunos zorrillos), no escuché un sólo claxon, tampoco ladridos de los perros de los vecinos del edificio al cual llegué a hospedarme, nunca un escándalo al interior del mismo. Asimismo, observé un conato de incendio al que, en un abrir y cerrar de ojos (1 minuto como máximo), llegaron los bomberos e hicieron una labor preventiva más que reactiva, verdaderamente de impresionar.

En un momento dado, un despistado conductor dio una vuelta equivocada con su autobus y de inmediato fue interceptado por una mujer policía abordo de una flamante patrulla, quien trató con ilimitado respeto a dicho conductor. Y qué decir de las maestras paseando niños pequeños en sus cochecitos antes de llevarlos al kinder, uf, vaya cuidados y seguridad que les brindan.

¿Pero a qué viene al caso que les platique de este viaje?, muy simple.

Observé, observé y observé la conducta de la gente, su manera de pensar, de ver la vida cotidiana, de respetar al prójimo sin importar su raza, religión, color, nacionalidad, etc. Ni hablar, quedé con el “ojo cuadrado”.

Todo se resume a que visité un país en el que el activo más importante son sus residentes, su gente, y no confundo Responsabilidad Social con civismo o civilidad, pero ustedes díganme si un país así, el cual preve los problemas que por naturaleza los seres humanos tendemos a generar con nuestra conducta, no es socialmente responsable. Alguien me comentó que son muy exagerados, pero en mi opinión, simplemente hacen un excelente trabajo para precisamente ser el país que es.

Es ahí donde radica la diferencia de mentalidades, entre los que vivimos en el tercer mundo y los del primer mundo. Para ellos vivir en armonía, en paz, en calma, cuidar el medio ambiente, sin ver feo al que está a un lado, brindar el servicio que se merecen los turistas y ciudadanos y el respeto ajeno, es lo habitual.

Ya lo he señalado en anteriores oportunidades, mientras en México, tanto autoridades, sociedad y empresas no asumamos una mentalidad diferente, no aspiraremos a ser un país socialmente responsable y mucho menos del primer mundo. La Responsabilidad Social nos hace seres libres, nos hace mejores ciudadanos, mejores vecinos, mejores
familiares y mejores inquilinos de este planeta.

¿Llegará el día en que México sea un país de primer mundo en lo que a Responsabilidad Social se refiere?. Yo estoy seguro que sí. ¿Ustedes que opinan?


Carlos Muñoz

Comunicólogo egresado de la Universidad Anáhuac, cuenta con estudios de posgrado de Especialidad en Mercadotecnia en su Alma Máter y actualmente cursa la Maestría en Responsabilidad Social también en la Anáhuac.

Es Director de Comunicación de la Asociación Mexicana de Comunicadores (AMCO) y anteriormente se desempeñó como Gerente de Relaciones Públicas en el Hipódromo de las Américas.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]