Género

¿Realmente sirven las cuotas de género?

Cuotas de género
Escrito por Janneth Del Real

Hay algunas mujeres que están dispuestas a aceptar las leyes que obligan que haya paridad en los trabajos

Datos del foro Económico Mundial dicen que en la actualidad ningún país ha logrado la igualdad entre hombres y mujeres y que además para poder alcanzarla faltarían 170 años debido a la desigualdad salarial y la baja participación de las mujeres en el campo laboral.

Sin embargo, la inclusión es una paradoja ya que en países como Gran Bretaña, hay iniciativas donde los inversores deciden votar en contra de directorios conformados por hombres.

Es por ello que Bloomberg realizó un análisis por género de los retornos del capital empleado y rendimiento de los precios de las acciones en un periodo de 12 años hasta el 2016 y se descubrió que si una empresa incrementa al número de mujeres en los puestos directivos, esto le beneficiaría directamente a su economía interior.

Índice de Equidad de Género

De acuerdo con Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo dijo que “si Latinoamérica alcanzara la paridad en la participación en la fuerza laboral, el PIB podría incrementarse en 16%”.

Según Julie Katzman, vicepresidenta ejecutiva del BID, únicamente el 7% de todos los puestos de gerencia están ocupados por mujeres y su acceso a los trabajos mejor pagados varía entre el 10 y el 40 por ciento.


Únicamente el 7% de todos los puestos de gerencia están ocupados por mujeres y su acceso a los trabajos mejor pagados varía entre el 10 y el 40 por ciento.

Twittea esta frase.


En esa misma línea se reveló que el Producto Interno Bruto de América Latina crecería 2.5 billones si la brecha de género de participación laboral cerrara completamente.

¿Realmente sirven las cuotas de género?

El Banco Mundial reveló que las mujeres son un elemento fundamental en cualquier ámbito de las empresas y que además el 85% de las decisiones de compra en el mundo la toman las mujeres.

Recordemos que las cuotas de género se crearon para que dentro de una empresa se tenga un equilibrio entre los que laboran en la organización y éstas se implantan de manera temporal para poder lograrlo.

Sin embargo, algunas no alcanzar a ser temporales y se convierten en iniciativas que duran para toda la vida y ello causa conflicto en algunas personas.

Respecto a ello, hay diversas opiniones como la de la cantante Vega quien ha destacado en su país natal, España y quien también dice que hay una reacción exagerada respecto a las cuotas de género.

“Algunas de sus compañeras en el mundo de la cultura están dispuestas a aceptar las leyes que obligan a que haya paridad en los trabajos para conseguir más presencia de mujeres. Para la artista si “en España existieran las cuotas, habría un precedente peligroso para las mujeres ya que una cuota no es igualdad. Es una medida cortoplacista y la igualdad no sería algo natural, sino algo impuesto”.

Hace dos años, en el Foro Harvard Business Review México, Carmen Alanís Figueroa, juez de la Corte Electoral dijo que “las mujeres debemos cambiar estructuras para tener oportunidades. Una vez que estamos en condiciones iguales se adquiere confianza y cuando ya estamos ahí, sería todo por nuestros méritos. Yo odio las cuotas permanentes, debería ser transitorias, pero gracias a ello podríamos tener paridad”.

Por su parte Blanca Treviño, CEO de Softtek, dijo que las cuotas de género son una solución con la que no está de acuerdo y que incluso son ofensivas.

Como si la única manera en que pudiéramos lograr un puesto es gracias a una cuota.

“Estoy de acuerdo en que necesitamos un consejo diverso, pero respecto a las experiencias, en algo que ayude al consejo a manejar la responsabilidad que tiene”.

Si eres parte de un 1% (de mujeres ejecutivas) no eres parte de una cuota, sino que estás ahí por tu capacidad y porque tuviste la determinación de decir que quieres estar ahí y vas a hacer lo necesario. Si hay una, es porque ha tenido la posibilidad.

Para Irene Espinosa, tesorera de la Federación, es necesario impulsar políticas de flexibilidad, para que las mujeres sientan que pueden con la vida familiar y laboral.

Espinosa advierte que la necesidad de que también desde el gobierno se impulse la presencia de mujeres en puestos directivos, más allá de las cuotas, como rebajar la carga impositivas de las empresas que tienen más ejecutivas.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario