Debes leer... Noticias

¿Qué ha cambiado a un año de la Declaración sobre el Propósito de la Business Roundtable?

Una asociación de directores ejecutivos se propuso objetivos a cumplir para este 2020 ¿los han alcanzado en medio de todos los acontecimientos actuales?

“El propósito primero”, fue el mantra que la Business Roundtable (la Mesa Redonda de los Negocios) proclamó en 2019… rompiendo con 22 años de historia que habían respaldado su lema inicial “los accionistas primero”.

Hoy, con esa nueva visión, el grupo cumple un año de buscar reducir la distancia entre los intereses de los accionistas y los stakeholders, sin embargo, jamás imaginó encontrarse con tantas adversidades este 2020. ¿Qué sucedió con los objetivos propuestos? Hoy rinde cuentas.

¿Qué es la Business Roundtable?

La Business Roundtable es una asociación de directores ejecutivos de las principales empresas de Estados Unidos que trabajan para promover una economía estadounidense próspera y una mayor oportunidad para todos los estadounidenses a través de políticas públicas sólidas.

De acuerdo con GreenBiz esta representa exclusivamente a los directores ejecutivos (CEO) de las empresas líderes de Estados Unidos, aquellas con más de $ 7 billones en ingresos anuales.

Como principales empleadores, los directores ejecutivos de Business Roundtable se toman en serio la responsabilidad de crear empleos de calidad con buenos salarios. Estos líderes se unen a las comunidades, trabajadores y legisladores para construir un futuro mejor para la nación y su gente.

Durante más de 45 años, los miembros de la Business Roundtable han aplicado la experiencia de los directores ejecutivos a los principales problemas que enfrenta la nación.

A través de la investigación y la promoción, la asociación aboga por políticas para:

  • Estimular la creación de empleo.
  • Mejorar la competitividad de Estados Unidos.
  • Fortalecer la economía.

Por tal razón, hace un año, jefes de compañías como:

  • Amazon.
  • Apple.
  • General Motors.
  • Ford.
  • Coca-Cola.
  • Walmart.
  • Bayer.
  • Siemens.
  • Exxon.
  • SAP.
  • Goldman Sachs.
  • Blackrock.

Firmaron un comunicado donde se enfatiza la necesidad de que la empresa privada replantee su rol en la sociedad, a lo que llamaron Declaración sobre el Propósito de una Corporación.

¿Qué es la Declaración sobre el Propósito de una Corporación?

El 19 de agosto de 2019, 181 directores ejecutivos de las corporaciones más grandes de Estados Unidos decidieron revocar una declaración de política de 22 años que definía el objetivo principal de una corporación como maximizar el rendimiento de los accionistas.

En su lugar, adoptaron una nueva Declaración sobre el Propósito de una Corporación, afirmando que las empresas deben servir no solo a sus accionistas, sino también brindar valor a sus clientes, invertir en los empleados, tratar de manera justa con los proveedores y apoyar a las comunidades en que operan.

Las empresas signatarias se comprometieron a:

  • Compensar a los empleados de manera justa, incluso mediante capacitación y educación, al tiempo que se fomenta la diversidad y la inclusión.
  • Tratar de manera justa y ética a los proveedores.
  • Apoyar “las comunidades en las que trabajamos” respetando a las personas, protegiendo el medio ambiente y “adoptando prácticas sostenibles en todos nuestros negocios”.
  • Generar valor a largo plazo para los accionistas, “quienes aportan el capital que permite a las empresas invertir, crecer e innovar”.

La Declaración actualizada reflejaba mejor la forma en que los directores ejecutivos se esfuerzan todos los días por crear valor para todas sus partes interesadas y desafió a las empresas a hacer más, pero… ¿qué ha cambiado a un año de la Declaración sobre el Propósito de la Business Roundtable?

¿Qué ha cambiado a un año de la Declaración sobre el Propósito de la Business Roundtable?

Cuando la Mesa Redonda de Negocios actualizó su Declaración sobre el Propósito de una Corporación, sus miembros seguramente no anticiparon una pandemia global, una recesión de proporciones históricas y un movimiento por la justicia racial que se generalizó.

Ahora que la declaración del grupo empresarial ha sido sometida a pruebas de estrés mucho más allá de las expectativas de cualquiera, es un buen momento para observar la diferencia que ha marcado en sus primeros 12 meses.

La respuesta corta: siguen haciendo negocios como siempre. Eso sería una evaluación franca y amplia del estado de su responsabilidad empresarial.

Si bien muchas empresas han intensificado de alguna manera intenciones de abordar la urgencia del momento, pocas lo han hecho de manera que puedan ayudar a promover los tipos de cambios estructurales a largo plazo necesarios para garantizar que la elevada declaración de la organización tenga un impacto duradero. Y algunos han neutralizado sus compromisos declarados con acciones que dañan a los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente.

Cabe destacar que sus compromisos no son exactamente declaraciones radicales, dado que solo reflejan parte de la agenda de sostenibilidad corporativa que se ha estado gestando durante décadas. En estos días, representan las expectativas básicas de la sociedad de las empresas y sus líderes.

Aún así, la declaración señaló un alejamiento significativo de la ortodoxia de los accionistas a toda costa del último medio siglo, expresada por el economista Milton Friedman.

La aportación de Milton Friedman

Hace cincuenta años, en un artículo del The New York Times Friedman argumentó: que la responsabilidad social de las empresas era “aumentar las ganancias”. Y que cualquier cosa que los empresarios pudieran hacer de otra manera sería parte de “la visión socialista de que los mecanismos políticos, no los mecanismos de mercado, son la forma adecuada de determinar la asignación de recursos escasos a usos alternativos”.

Como señaló Joel Makower en un ensayo de 2006 con motivo del fallecimiento de Friedman:

Sabemos mejor ahora. Por ejemplo, entendemos que ignorar los problemas ambientales y sociales puede ser malo para los negocios. Las empresas que contaminan sus comunidades locales corren el riesgo de envenenar a sus clientes. Ignorar el estado del sistema escolar local corre el riesgo de agotar el grupo de trabajadores calificados. Abusar de los trabajadores conlleva un aumento de los costes de rotación y formación, sin mencionar una mayor dificultad para atraer a los candidatos más cualificados.

Joel Makower, cofundador, presidente y editor ejecutivo de GreenBiz Group Inc.

La declaración de la Mesa Redonda puede haber sido una desviación de la ortodoxia de Friedman, pero no tan profunda como algunos parecen pensar. Por ejemplo, reconoció que “el sistema de libre mercado es el mejor medio para generar buenos empleos, una economía sólida y sostenible, innovación, un medio ambiente saludable y oportunidades económicas para todos”. En otras palabras: las empresas saben mejor cómo proteger a las personas y asignar recursos.

Cuando se anunció la declaración de la Mesa Redonda de Negocios, muchas de las críticas inmediatas no provenían de quienes no estaban de acuerdo con sus objetivos, sino de quienes estaban preocupados por cómo los compromisos se traducirían en acciones, cómo se mediría el progreso y cómo las empresas serían responsables. Con razón:

Las empresas sostenibles aún carecen de definiciones, métricas y responsabilidad universales.

Claro, hay métricas ESG, calificaciones de sostenibilidad y clasificaciones corporativas en abundancia. Y la búsqueda de estos puede ayudar a que las empresas avancen más rápido. Pero no todas las compañías se esfuerzan por lograr puntuaciones y clasificaciones altas, probablemente porque nadie, interna o externamente, exige que lo hagan.

Y a las empresas les puede ir bien en estas clasificaciones incluso si, por ejemplo, extraen petróleo o contratan trabajadores con salarios mínimos sin beneficios, entre otras cosas que probablemente algunos no consideren “socialmente responsables”.

“Los accionistas primero”

Entonces… ¿qué ha cambiado a un año de la Declaración sobre el Propósito de la Business Roundtable?

Joel Makower afirma que le costó mucho encontrar acciones corporativas significativas que pudieran vincularse directamente con la nueva doctrina de la Mesa Redonda de Negocios.

Empero, eso no significa que las empresas no estén actuando. Las iniciativas corporativas han continuado en gran medida sin obstáculos por la recesión y la pandemia. Y el asesinato de George Floyd y todo lo que siguió ha impulsado a las compañías a abordar una variedad de problemas raciales y de justicia social de larga data. Pero casi todas esas cosas probablemente hubieran sucedido sin la declaración de Business Roundtable.

La declaración solo codificó lo que ya están haciendo cientos de grandes empresas.

Además, según las leyes del estado de Delaware, donde el 60% de las compañías Fortune 500 (y muchas más pequeñas, incluido GreenBiz Group) están registradas, los directores corporativos aún tienen el deber fiduciario de actuar en el mejor interés de los accionistas. La declaración no altera esta realidad. Eso significa que las empresas todavía están obligadas legalmente a poner a los accionistas en primer lugar.

Y en la medida en que los directorios corporativos y los ejecutivos se hayan mantenido al margen de temas tan importantes como la privación del derecho al voto, la reforma de la justicia penal y el cambio climático en lugar de abogar por políticas para abordar estos problemas críticos, bueno, eso no necesariamente se alinea con los esfuerzos declarados de la Business Roundtable para “garantizar una prosperidad más inclusiva”.

¿Peor es nada?

Al final, la declaración de la Business Roundtable fue probablemente mucho menor de lo que parecía. Las empresas ya estaban en el camino de abordar muchos de los problemas sociales y ambientales urgentes de la sociedad, aunque de forma incremental.

En la medida en que la declaración dio cobertura política a los directores ejecutivos que se habían mostrado reticentes a intervenir, también proporcionó una hoja de parra que permitió a los directores ejecutivos hacer negocios como de costumbre, bueno, probablemente fue peor que no hacer nada en absoluto.

Han habido grandes esfuerzos durante años entre académicos, ONG, empresarios y ejecutivos de empresas destinados a reinventar el capitalismo y las corporaciones. Esas conversaciones son extremadamente valiosas, cada año lo son más y merecen un reconocimiento, compromiso mucho mayor.

El poder de efectuar cambios estructurales no reside necesariamente en las salas de juntas, Wall Street o los pasillos del poder político. Somos nosotros, las personas, en nuestros roles como las mismas partes interesadas que la declaración de la Mesa Redonda de Negocios pretende apaciguar —clientes, empleados, proveedores, comunidades y accionistas— quienes estamos en mejores condiciones para impulsar a las empresas a cambiar, junto con el apoyo a los influyentes políticos que entienden que los sistemas de recompensa por hacer las cosas mal deben arreglarse.

La Mesa Redonda de Negocios y sus miembros sin duda lo entienden. Pero es poco probable que su declaración de 2019 nos lleve en esa dirección. Al menos no sin cada uno de nosotros.

Si deseas conocer el informe completo que han realizado puedes consultarlo aquí.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario