Ambiental Noticias RSI

¿A qué le temen los tiburones? ¡Y más en la pandemia!

¿A qué le temen los tiburones? ¡Y más en la pandemia!

Muchas de las partículas de plástico encontradas en los tiburones eran fragmentos de celulosa sintética, material que contienen los cubrebocas.

Hay billones de microplásticos en el océano, se balancean en la superficie, flotan a través de la columna de agua y se acumulan en racimos en el lecho marino. Con el plástico tan omnipresente, es inevitable que los organismos marinos, como los tiburones, los ingieran.

Un nuevo estudio en Scientific Reports investigó la ingestión de microplásticos en cuatro especies de tiburones demersales encontradas en el Océano Atlántico Norte, que fueron capturadas incidentalmente por una pesquería local en Penzance (Reino Unido).

Un equipo de seis investigadores de la Universidad de Exeter y la Universidad de Leeds examinó los estómagos y el aparato digestivo de 46 tiburones y descubrió que el 67% contenía microplásticos.

En los tiburones muestreados se encontró un total de 379 microplásticos —partículas o fibras plásticas de menos de 5 milímetros, o una quinta parte de una pulgada—.

Muchas de las fibras plásticas eran de celulosa sintética, material que se encuentra en las prendas de vestir de poliéster y en los productos de higiene, como las mascarillas faciales, que se han hecho cada vez más frecuentes durante la pandemia de COVID-19.

Creo que definitivamente hay algunos motivos de preocupación. Aunque muchas de las partículas ingeridas por estos tiburones serán excretadas eventualmente, potencialmente permanecen dentro del cuerpo el tiempo suficiente para que los contaminantes inorgánicos y químicos (unidos a las partículas), entren en los cuerpos de estos tiburones.

Kristian Parton, autor principal del estudio e investigador del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter.

Parton dijo que le sorprendió que los tiburones que viven frente a la costa de Penzance en Cornwall, en el extremo suroeste de Gran Bretaña, contengan tantas partículas de plástico.

En realidad no esperaba encontrar tantas partículas como las que encontramos en estos tiburones. Se cree que las aguas alrededor de Cornualles son unas de las más hermosas del Reino Unido, así que no pensé que habría mucha contaminación.

La coautora de Parton, Tamara Galloway, tiene un punto de vista similar.

No esperábamos encontrar microfibras de textiles en tantas de nuestras especies nativas de tiburones. Nuestro estudio destaca lo importante que es pensar antes de tirar las cosas.

Galloway, bióloga marina y profesora de ecotoxicología en la Universidad de Exeter

Los tiburones se encuentran en la parte superior de la cadena alimenticia marina y juegan un papel vital en los ecosistemas oceánicos. Sin embargo, están completamente expuestos a los contaminantes y otras actividades de impacto humano.

Will McCallum, jefe de océanos, Greenpeace UK.

Los tiburones demersales pueden encontrarse a profundidades de 5 a 900 metros, aunque suelen vivir y alimentarse en la zona demersal del océano, que está cerca del fondo marino. Las cuatro especies de tiburones demersales utilizadas en este estudio fueron el tiburón gato de manchas pequeñas (Scyliorhinus canicula), el galgo liso estrellado (Mustelus asterias), la mielga (Squalus acanthias) y el gallo toro (Scyliorhinus stellaris).

Parece que hay dos rutas para que estas partículas terminen en los tiburones.

La primera a través de su fuente de alimento como los crustáceos. Su presa ya puede contener estas fibras, y en consecuencia se pasa al tiburón a través de la bioacumulación a lo largo de la cadena alimenticia.

La segunda vía es la ingestión directa del sedimento. A medida que estos tiburones se alimentan, a menudo succionan el sedimento hacia su boca, parte de éste es expulsado inmediatamente, aunque otra parte es ingerida, por lo que las fibras y partículas que pueden haberse hundido en el lecho marino pueden ser ingeridas directamente del sedimento circundante a medida que estos tiburones se alimentan.

Kristian Parton, autor principal del estudio e investigador del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter.

Algunos tiburones solo contenían unas pocas partículas de plástico, pero otros contenían docenas. Cuanto más grande era el tiburón, más plástico había en él, según los hallazgos. El mayor número de microplásticos se encontró en un alitán, que tenía 154 fibras de polipropileno dentro de su estómago e intestinos.

Es probable que este tiburón se haya tragado un trozo más grande de cuerda/red de pesca y que éste se haya descompuesto durante los procesos digestivos dentro del tiburón, y también se haya roto en trozos más pequeños durante nuestro análisis.

Kristian Parton, autor principal del estudio e investigador del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter.

Mientras que este estudio solo examinó el estómago y el aparato digestivo de los tiburones demersales, Parton dice que es posible que haya plástico en otras partes del cuerpo de los tiburones, como el hígado y el tejido muscular. Sin embargo, se necesitaría más investigación para probar esto.

Por el momento, también hay una comprensión limitada de cómo la ingestión de microplásticos afectaría a la salud de un tiburón, aunque se sabe que influyen negativamente en el comportamiento alimentario, el desarrollo, la reproducción y la duración de la vida del zooplancton y los crustáceos.

Si podemos demostrar que estas fibras contienen contaminantes inorgánicos adheridos a ellas, entonces eso podría tener consecuencias reales para estas especies de tiburones a nivel celular, impactando en varios sistemas corporales internos.

Kristian Parton, autor principal del estudio e investigador del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter.

Este nuevo estudio demuestra cuán penetrante y destructiva puede ser la contaminación plástica en el medio ambiente marino, según Will McCallum, jefe de océanos de Greenpeace UK.

Nuestra adicción a los plásticos combinada con la falta de mecanismos para proteger nuestros océanos está sofocando la vida marina.

Los tiburones se encuentran en la cima de la cadena alimenticia marina y juegan un papel vital en los ecosistemas oceánicos. Sin embargo, están completamente expuestos a los contaminantes y otras actividades de impacto humano. Tenemos que dejar de producir tanto plástico y crear una red de santuarios oceánicos para dar espacio a la vida silvestre para que se recupere. El océano no es nuestro basurero, la vida marina merece algo mejor que el plástico.

McCallum, jefe de océanos de Greenpeace UK.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]