RSE

¿Qué es la economía solidaria?

Conoce qué es la economía solidaria y cómo Toks la aplica a la RSE

La economía solidaria es una forma de economía alterna que más allá de centrarse en el capital financiero se enfoca en la valorización del ser humano por medio de la cooperación, autogestión y el trabajo.

Lo que pretende esta tendencia es resaltar la importancia de la fuerza de trabajo sobre la lógica de acumulación del capital, promoviendo un desarrollo duradero y sostenible, que integre las necesidades sociales y ambientales, actuales y futuras.

La economía de solidaridad busca incorporar a la actividad económica con los valores universales que idealmente deben integrar a toda sociedad: equidad, justicia, fraternidad económica, solidaridad social y democracia.

Batopilas1

Las empresas, como parte de sus prácticas de responsabilidad social con la comunidad, pueden tener iniciativas que fomenten esta forma de economía que hoy en día impulsa sociedades más justas. A continuación te compartimos un caso de éxito.

En medio de la Sierra Madre Occidental se encuentra la barranca de Batopilas, lugar que alberga los hogares de las comunidades rarámuri más tradicionales. Esta región es la segunda más pobre del país, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, y se requieren proyectos que le permitan a los habitantes asegurar su alimentación y forma de economía actual, la cual es el trueque.

La cadena restaurantera Toks, desarrolló un proyecto con esta comunidad basado en la economía solidaria, que pretende el desarrollo de capacidades y habilidades en los habitantes, la conservación de sus tradiciones y su seguridad alimentaria.

Captura de pantalla 2015-10-26 a las 4.34.26 p.m.

La iniciativa se llama Rarámuri: pies que corren y que llegan lejos con tu ayuda; un proyecto comunitario en la sierra Tarahumara de Batopilas, Chihuahua realizado por Restaurantes Toks en colaboración del Centro de Desarrollo Alternativo Indígena (CEDAIN) y la Fundación del Empresario Chihuahuense (FECHACH).

A través de una aportación en alcancía, caja o la compra de pulseras artesanales hechas por la misma comunidad, los clientes y público en general pueden apoyar a la causa y mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región.

Con el dinero recaudado se invertirá en capacitación y construcción de huertos de traspatio dedicados al cultivo de hortalizas para el autoconsumo, y el excedente se puede utilizar para el trueque con comunidades productoras de otros insumos como lácteos, carne, cereal, etc.

Este proyecto representa un enorme avance para el desarrollo y preservación de la comunidad. La campaña terminará a finales de noviembre; al día de hoy se han vendido 31 mil 872 pulseras en todos los restaurantes Toks de la República, pretendiendo con esto beneficiar a más de 700 indígenas tarahumaras de la comunidad.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario