Ambiental Noticias Organizaciones internacionales RSE

¿Puede la sustentabilidad salvar al capitalismo?

Puede la sustentabilidad salvar al capitalismo

El sistema actual solo funciona para una parte pequeña de la humanidad, y el planeta así como vastas poblaciones están sufriendo por ello.

Ha habido un flujo constante de visiones y propuestas destinadas a reformar, repensar, reimaginar, reinventar, redefinir y reiniciar el sistema operativo que impulsa las economías capitalistas. Durante la mayor parte de esos años, esas visiones y propuestas quedaron relegadas a un grupo relativamente pequeño de académicos y activistas que trabajaban en un mundo aparte. Pocos eran tomados en serio fuera de esos círculos.

Pero ahora es un momento diferente: la conversación está creciendo, y no sólo entre esos mismos iniciados. Se ha ampliado para incluir a grupos empresariales globales, inversores, empresarios e incluso a algunos directores generales de grandes empresas, que creen que muchos de los problemas a los que se enfrenta el mundo —y especialmente el planeta— pueden estar directamente relacionados con los excesos del capitalismo, y que puede ser el momento de un replanteamiento.

Sin duda, pocos de estos individuos y organizaciones abogan por un giro brusco hacia el socialismo, el comunismo o cualquier otra alternativa. De hecho, muchos afirman ser capitalistas acérrimos. Y hay una clara apreciación del papel que el capitalismo ha desempeñado en el avance de la producción de alimentos, la atención sanitaria, el transporte, la productividad industrial y otros aspectos de la calidad de vida de nuestro mundo del siglo XXI.

Puede la sustentabilidad salvar al capitalismo

También se comprende cada vez más que estos avances no se han distribuido de forma equitativa: que vastas franjas de la economía mundial carecen de alimentos adecuados, atención sanitaria, vivienda, trabajo, educación y otras necesidades humanas básicas. Y que mientras muchos de los peldaños más bajos de la escala económica están subiendo lentamente, los que están en los peldaños más altos están subiendo mucho, mucho más rápido. Aparecen las alternativas:

  • El capitalismo de las partes interesadas.
  • El capitalismo inclusivo.
  • El capitalismo regenerativo.
  • El capitalismo responsable.

Cada una de ellas tiene un enfoque ligeramente diferente, pero un objetivo similar:

Garantizar que las economías y las empresas capitalistas levanten todos los barcos y tengan en cuenta los intereses de una amplia gama de partes interesadas y de intereses, incluido el medio ambiente.

¿Por qué ahora? Probablemente no sea necesario recitar la actual letanía de retos mundiales: basta con echar un vistazo a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, quizá el inventario más completo de lo que hay que cambiar o mejorar.

El año pasado dejó al descubierto una serie de problemas y desigualdades mundiales y locales, muchos de los cuales estaban ocultos a la vista: el más reciente, la distribución desigual de las vacunas para combatir la pandemia mundial, que favorece abrumadoramente a los países y poblaciones más ricos, y que es “cada día más grotesca“, según el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

¿Puede la sustentabilidad salvar al capitalismo?

Ha quedado claro que el sistema actual sólo funciona para una parte relativamente pequeña de la humanidad, y que el planeta y vastas poblaciones están sufriendo por ello.

Proporciones bíblicas: Salvar al capitalismo

En medio de todo esto, la agenda de la sostenibilidad ha seguido ganando fuerza, incluyendo el reconocimiento por parte de jefes de Estado, jefes de empresas, líderes religiosos y otros sobre la urgencia de abordar la crisis climática, la crisis de la biodiversidad, la crisis del hambre y la crisis de la salud, entre otras.

Hoy en día, la noción de proporcionar una renta básica universal, acabar con la pobreza, proteger los derechos humanos, garantizar el agua potable y el saneamiento y mitigar el cambio climático ya no se consideran fantasías de bien. Se consideran imperativos morales y económicos para vivir con dignidad en un planeta que se acerca inexorablemente a los 10,000 millones de habitantes.

Como se ha dicho en GreenBiz, las ideas no faltan. Tanto el Foro Económico Mundial (FEM) como The Conference Board han intervenido con sus tratados Manifiesto de Davos y Propósito de una Corporación. BSR ha defendido la creación de un contrato social para el siglo XXI. El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) se centra en la reinvención del capitalismo.

El nuevo Consejo para el Capitalismo Inclusivo con el Vaticano

Quizás lo más intrigante de todo sea el nuevo Consejo para el Capitalismo Inclusivo con el Vaticano, que se describe a sí mismo como “un movimiento de líderes empresariales y del sector público del mundo que trabajan para construir un sistema económico más inclusivo, sostenible y de confianza“.

El grupo, entre cuyos miembros mundiales se encuentran decenas de directores generales y presidentes de consejos de administración de empresas, se puso en marcha en diciembre, pero sus raíces emanan de la publicación de Laudato si’, la encíclica del papa Francisco de 2015 sobre el cambio climático. El emisario del Papa en el consejo es el cardenal Peter Turkson, que dirige el Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral en el Vaticano.

Según el comunicado de prensa de presentación del consejo, su aparición “significa la urgencia de unir los imperativos morales y de mercado para reformar el capitalismo y convertirlo en una fuerza poderosa para el bien de la humanidad“.

El consejo, que se asocia con el FEM y el WBCSD, entre otros, pretende ser el “convocador de la conversación”, como me describió uno de sus líderes, y tiene la intención de animar a los consejeros delegados a asumir compromisos públicos sobre la sostenibilidad y el propósito social. Los ejecutivos empresariales comparten la misión de “aprovechar el sector privado para crear un sistema económico más inclusivo, sostenible y fiable”, según el sitio web del consejo.

Queda por ver si la influyente voz del Papa puede ayudar a transformar el modelo capitalista actual, o simplemente anima a las empresas a seguir asumiendo compromisos que ya están en su zona de confort.

¿Y qué tipo de reacción encontrará el concilio? ¿Se encontrará el Vaticano en un enfrentamiento de proporciones bíblicas con algunas de las mayores empresas e inversores del mundo? Será fascinante ver cómo evoluciona todo esto.

Lo que es significativo es que todos estos esfuerzos por domar los peores impulsos del capitalismo parten de los principios básicos de la sostenibilidad, es decir, de la sostenibilidad total, no sólo de la medioambiental:

Que las economías, y las empresas e instituciones que las impulsan, deben garantizar que sus beneficios se extiendan amplia y profundamente por la sociedad, y que promuevan el bienestar y la prosperidad de todos los sistemas y especies vivas, humanas y no.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario