3er Sector

Protegen ‘superhéroes’ civiles a EU

No pueden volar como Súperman, o saltar de edificio en edificio como el Hombre Araña. Tampoco tienen un laboratorio de alta tecnología en una cueva llena de murciélagos y un auto que hace de todo, como Batman. Aun así ellos se consideran “superhéroes reales”.

Cada vez más personas recorren las calles de Nueva York y otras ciudades de Estados Unidos disfrazados de superhéroes, ya sea para combatir al crimen o realizar tareas comunitarias, como llevarle ropa y comida a indigentes o juguetes a los niños a hospitales.

Utilizan nombres como Phoenix Jones, Dark Guardian, Phantom Zero o Life, tienen trabajos, como cualquier otra persona, y cuentan con su propia organización, Superhéroes Anónimos, a través de la cual promocionan su trabajo y organizan reuniones.

“Es un movimiento grande, y está creciendo”, afirma Life, durante una plática con REFORMA, en la que afirma que hay cerca de 300 en todo el país.

Su verdadero nombre es Chaim Lazaros, tiene 26 años, es ex estudiante de la Universidad de Columbia y uno de los fundadores de esa organización.

Life entrega ropa a indigentes de Nueva York, vestido con una camisa blanca, corbata, sombrero y chaleco negros, como Kato, el asistente del Avispón Verde.

“Es como un policía con su uniforme, un hombre de negocios con su traje o un cura con la sotana. Cuando me visto con mi atuendo me siento más grande que yo mismo”, apunta.

Pero esa no es la única razón por la cual hace tareas comunitarias disfrazado, y no con su ropa normal.

“Cuando voy de superhéroe, el trabajo es de mí hacia ellos, uno a uno, y ellos lo entienden inmediatamente. Y puedo ayudar a la gente en mis propios términos”, completa.

Life cree que su traje lo diferencia del Gobierno y de las organizaciones sin fines de lucro que hacen lo mismo que él. Y que él y sus colegas llenan un espacio que nadie más completa.

“Yo puedo redistribuir muy bien, y además no hay suficientes albergues en la ciudad para todos los indigentes”, afirma.

Es una fría noche de domingo. Life y uno de sus colegas, El Samaritano, cargan bolsas llenas de frazadas y mochilas con barras de cereales, chocolate y vitaminas, y recorren las calles de Morningside Heights, cerca de Harlem, en busca de indigentes.

Una de las personas a las que ayuda, en una de las puertas de la Catedral Saint John the Divine, es Mario, un mexicano de 23 años nacido en Guerrero, quien llegó a la ciudad hace más de un año, y deambula entre las calles y los albergues, mientras intenta conseguir trabajo.

Al igual que otros indigentes, Mario aguarda a que llegue la camioneta de la Coalición para Indigentes a repartir alimentos.

“Hay una gran cantidad de inmigrantes entre las personas que ayudamos”, comenta Life.

Los superhéroes reales no cargan armas, aunque algunos usan chalecos antibalas y portan armas no letales, como aerosol de pimienta. Otros saben artes marciales.

Aquí, uno de los riesgos que enfrentan es combatir a los vendedores de drogas en las plazas de la ciudad.

“Intentamos hacer su tarea más complicada, estando en las plazas donde venden, o iluminando el lugar con lámparas o las luces de un coche. Una vez arrojé varias bombas de olor en una plaza del Bronx”, comenta, entre risas, El Samaritano, descendiente de puertorriqueños y padre de cinco hijos, quien pide no revelar su identidad.

El Samaritano, un hombre alto, que patrulla vestido de militar, chamarra negra, una máscara que le cubre casi todo el rostro y un sombrero de tela negro, vio un video de los súper héroes reales y quedó tan impresionado que decidió unirse a la causa.

“La mayoría del tiempo combatimos el peor crimen de todos, la apatía”, declaró Life a la prensa hace unos años.

Desde que comenzó con su doble vida, Life ha dado más de 100 entrevistas, según calculó.

Otros súper héroes de Nueva York, como Dark Guardian, también han dado varios reportajes. En Seattle, Phoenix Jones es casi una celebridad. Su página de Facebook tiene 7211 fans.

“Perdón que no he mantenido este canal actualizado. Sólo para que sepan, ¡estoy vivo y listo para combatir algún crimen!”, escribió hace unos días.

Un tenso vínculo con la autoridad

Los superhéroes reales, en su doble papel de filántropos de los más necesitados y vigilantes nocturnos, han logrado mantener un vínculo armonioso con las autoridades, pero en ocasiones también han tenido algunos roces y críticas mutuas.

En Seattle, Phoenix Jones, uno de los superhéroes reales, fue atacado por un grupo de maleantes, en un asalto que le dejó la nariz rota y sembró preocupación en la Policía local.

“Ellos se insertan en situaciones volátiles, y terminan siendo víctimas”, dijo el detective Mark Jamieson, de la Policía de Seattle.

Por su parte, El Samaritano, quien vive en el Bronx aseguró que la Policía le ha pedido en ocasiones no vigilar el peligroso barrio, pero asegura que no dejará de hacerlo.

Fuente: Reforma.com, Internacional.
Reportera: Rafel Mathus.
Publicada: 27 de febrero de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]