Academia RSI

¿Probarías galletas con sabor smog?

Un proyecto ofreció la oportunidad de probar galletas de merengue hechas con sabor smog.

Foto vía Smog Tasting

Foto vía Smog Tasting

La mayoría de las ciudades se enorgullecen de sus propuestas y tradición gastronómicas, pero nunca se oye a alguien alardear de la riqueza, la variedad, o el sabor del smog de su ciudad y, sin embargo, cada sitio tiene el propio -sutil y particular-; resultado de lo mucho o poco que le importa a sus habitantes el medio ambiente.

Por ello, con el fin de crear conciencia sobre los problemas de contaminación a nivel mundial, un proyecto del Centro de Gastronomía Genómica, el blog Geografía Comestible, y el Instituto Cultural Finlandés, obtuvo los sabores y olores distintivos de ciudades de todo el mundo, utilizando como base (para probarlos) una gran cantidad de postres.

Con un carrito en el Festival de las Ideas en mayo pasado, el proyecto ofreció a los asistentes la oportunidad de probar galletas de merengue hechas con sabor smog y con nombres tan extravagantes como “London-Style Pea-Souper Smog”, “Atlanta-Style Biogenic Photochemical Smog”, y “Los Angeles in the 1950s Smog”.

Si la idea te suena asquerosa y peligrosa como para probarla, entonces tuvo éxito, pues el objetivo es que las personas se den cuenta de que no se detienen y reflexionan sobre lo que respiran en un día normal o al salir a correr por la ciudad, pero sí lo hacen antes de probar un alimento que contiene lo mismo que han absorbido por los pulmones.

Foto vía Smog Tasting

Foto vía Smog Tasting

Y es que de acuerdo con un reportaje publicado por el diario The Guardian, alrededor de 7 millones de personas en todo el mundo mueren debido a causas relacionadas con la contaminación.

Así que quienes elaboraron dichos postres recrearon una mezcla especial de elementos nocivos usando precursores químicos calentados bajo luces ultravioletas. Los postres con smog fueron horneados en merengue, un dulce que al ser espuma de huevo puede contener hasta 90% de aire (o smog, en este caso).

Según palabras de uno de los creadores, realmente se puede sentir la diferencia entre el smog de las diferentes ciudades que, en todos los casos, resulta ser un sabor repugnante.

Nuestra esperanza es que los merengues sirvan como una experiencia visceral del asco y miedo que provoca una conversación sobre la contaminación del aire en las ciudades, así como sus efectos en la salud y el medio ambiente”, declararon los creadores.

Fuente: Dinero en Imagen

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario