Ciudadanía en Construcción Construyendo comunidades sostenibles Noticias Persona, Empresa y Sociedad RSE

Prevención del suicidio en las empresas, una práctica urgente

Seis formas de luchar contra la depresión en tu empleo
Escrito por ExpokNews

Otra pandemia silenciosa pero en aumento. Cómo pueden ayudar las empresas a frenarla

La ONU advierte la importancia de la atención y prevención del suicidio en las empresas previo a su conmemoración “Día Mundial de Prevención del Suicidio” el pasado 10 de septiembre. La pandemia aceleró los factores de riesgo asociados a las acciones suicidas; la perdida del trabajo, trastornos de salud mental, estrés laboral son algunas causas.

A nivel mundial, una de cada 100 muertes es por suicidio, lo que la sitúa entre las principales causas de muerte en todo el mundo y la cuarta causa principal de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, después de los accidentes de tráfico, la tuberculosis y la violencia interpersonal.

¿Es el suicido un problema de salud que afecta a todos? Sí. Si se considera que las personas pasan más de la mitad de su vida en los trabajos y como un problema económico, por los años de vida activa que puede sesgar al afectar a un colectivo en activo laboralmente.

De acuerdo con la OPS ( Organización Panamericana de la Salud) existen signos de alerta para la prevención del suicidio; educación y concienciación en los sectores de la sociedad y otros que los fomentan: venta de productos y programas violentos. Pero… ¿en los espacios laborales cómo abordar el tema?

Comencemos por comprender que el suicidio no es un hecho aislado que sucede repentinamente. Gran parte de los suicidios son precedidos con signos de advertencia verbal o conductual; síntomas como la tristeza constante y extrema, ira, desesperanza. La atención oportuna a estos sentimientos podría coadyubar a atender y prevenir el suicido.

Ahora bien, ¿qué pueden o están haciendo las empresas para abordar el problema?
La participación y responsabilidad de las empresas es fundamental para detener el problema; algunas organizaciones han optado por invertir en campañas de sensibilización y educación emocional.

Un ejemplo de prevención del suicidio en las empresas es la atención telefónica que otorga “Línea de Ayuda Origen” de la Fundación Origen; a parte de brindar atención psicológica y orientación legal y médica a nivel nacional, dan seguimiento especializado a cada caso alineados a un modelo de atención para la intervención ante una crisis.

Entre los principales propósitos del servicio de la Linea Ayuda Origen:
  • Crear conciencia sobre las causas y tipos de violencia
  • Disminuir la violencia en el ámbito familiar, educativo, laboral y social
  • Fortalecer la autoestima de las personas
  • Facilitar la toma de decisiones asertivas
  • Aprovechar los servicios que brindan instituciones privadas y públicas
Si bien es complejo medir la relación entre el suicidio y el estrés laboral pues resulta un fenómeno complejo y en el que intervienen diversos factores. Podemos mencionar algunos que pueden estar incidiendo en el suicidio sobre todo en personas más vulnerables: estrés laboral, acoso y hostigamiento, desempleo.

3 factores relevantes de la prevención del suicidio en las empresas

  1. Estrés laboral; según la definición del IMSS se produce por la creciente carga laboral y puede ocasionar saturación física y mental del trabajador generando consecuencias no solo en su salud también de su entorno. Genera un desequilibrio entre lo personal y laboral.

Consecuencias a largo plazo:

  • Reducción de la productividad
  • Problemas de salud física y mental
  • Problemas familiares
  • Riesgo de alcoholismo y otras adicciones
  • Trastornos de depresión y ansiedad

En este apartado, la alteración entre vida personal y laboral es una constante para las conductas suicidas y de ahí la importancia que se ejecuten programas laborales que configuren entornos saludables de trabajo y de prevención del suicidio en las empresas.

Y en México cómo se está viviendo:

85% por ciento de las organizaciones son tóxicas, es decir, no cuentan con las condiciones adecuadas para el desempeño de sus trabajadores, no cuidan a su talento humano y promueven diferentes trastornos como el estrés, padecimiento relacionado con la adicción al trabajo, el síndrome burnout, acoso laboral y “presentismo”

Erika Villavicencio Ayub y Gladys Martínez Santiago, académicas de las facultades de Psicología (FP) y Medicina (FM) de la UNAM,

Y estos registros se han acrecentado a nivel mundial con la actual crisis pandémica. El principal activo de la empresas son los colaboradores, invertir en la prevención no sólo es sinónimo de responsabilidad social sino también sumar a la sostenibilidad.

  1. Acoso e intimidación en el trabajo (violencia laboral); si bien el acoso lo entendemos como las acciones encaminadas a intimidar, excluir, agredir, controlar: son actitudes recurrentes al interior de las empresas y merman la productividad de los colaboradores que la padecen, además de las secuelas invisibles que perduran por mucho tiempo. La OTS (Organización Internacional del Trabajo) define el acoso laboral cómo:

La acción verbal o psicológica de índole sistemática, repetida o per-sistente por la que, en el lugar de trabajo o en conexión con el trabajo, una persona o un grupo de personas hiere a una víctima, la humilla, ofende o amedrenta

En una encuesta sobre las condiciones de trabajo en Europa (EWCS 2012) 4% de los trabajadores revelaron haber padecido hostigamientos y acoso en su lugar de trabajo. La frecuencia de presentar este tipo de situaciones parece ser un detonador de pensamientos y comportamientos suicidas.

Un ejemplo para atender y atender la prevención del suicidio en las empresas en México ha sido la creación de Protocolos internos para la atención a las violencias laborales.

Estos protocolos de atención básicamente estándarizan las formas y acciones precisas a realizar en caso de qué se identifiquen ciertas acciones de riesgo laboral; y se podría aplicar también para la prevención del suicidio en las empresas. De hecho la ONU presenta una tipo guía “LIVE LIFE” para la prevención del suicidio en los países. Identificar y trabajar en crear entornos saludables dentro del trabajo podría generar resultados frente al problema del suicidio.
  1. El impacto del desempleo y la actual crisis económica; de acuerdo con acuerdo con las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2019 de la OMS, 97.339 personas murieron por suicidio en 2019 y se estima que los intentos de suicidio pueden haber sido 20 veces esa cifra. En México Instituto Jalisciense de Salud Mental registró que su línea de atención “Crisis 075” más de 40 mil llamadas de abril a diciembre de 2020 siendo la ansiedad y depresión las principales consultas.

Morfín López, académica del Departamento de Psicología, Educación y Salud (DPES) del ITESO señala el desempleo y otras afectaciones de tipo económico como uno de los factores que pueden estar detonando el problema del suicidio en el contexto de la COVID-19.

NOM 035 y cómo puede ayudar a la prevención del suicidio en las empresas

Es una norma oficial mexicana (NOM) que tiene su origen en la importancia de reconocer qué factores psicosociales del trabajo podrían estar causando estrés, depresión, u otros trastornos en los colaboradores y que las empresas procuren entornos saludables de trabajo.

Dentro de las acciones para la prevención del suicidio en las empresas; esta norma solicita que se realicen evaluaciones y exámenes médicos a los empleados para analizar a qué factores de riesgo pisicosocial se están enfrentando y se tomen medidas al respecto.

Si bien está norma no contribuye en su totalidad a la prevención del suicidio, es un gran comienzo para las empresas que trabajen en identificar cómo la están pasando sus colaboradores y qué medidas pueden tomar para actuar a tiempo.

Creando lugares de trabajo saludables

¿Cómo trabajar en la prevención del suicidio en las empresas? generar climas laborales empáticos, diversos, de comunicación fluida y clara. Construirlos con el equipo de RH, asesores en salud laboral; además de los elementos que ya mencionamos anteriormente.

Aquí te compartimos cuatro estrategias frecuentes para la prevención del suicidio en las empresas:

  • Proporcionar y mantener un medio laboral seguro y saludable; es decir trabajar en la importancia de promover la salud mental y desestigmatizar los problemas de salud mental. Así como integrar políticas y programas contra la intimidación laboral, invertir en servicios de salud y atención para los colaboradores.
  • Ampliación de los servicios de salud mental; las organizaciones necesitan reconocer que los problemas de salud mental son más frecuentes de lo que se mencionan. Por ello es importante el impulso de programas para la prevención del suicidio.
  • Asesoría y apoyo de especialistas. “Compañeros” es una organización comunitaria que trabaja en la reducción del suicidio, además de contar con programas para prevención del suicidio en las empresas.
  • Restringir el acceso a medios letales; hace referencia al manejo cuidadoso de objetos o sustancias que pudieran ser empleados por un probable colaborador con signos suicidas.

Además de la importancia de aprender a atender las señales de advertencia. Las empresas tienen una gran responsabilidad en ser participes para implementar medidas de apoyo contra las crisis emocionales. Para nadie ha sido fácil la situación que vive el mundo. Estas acciones fomentan la integración y empatía en los espacios de trabajo además de hacer un frente común contra el suicidio.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario