RSE

¿Por qué necesitas empleados rebeldes?

Por que necesitas empleados rebeldes

¡Detente! Ese colaborador rebelde podría ser tu elemento más valioso.

Marjane Satrapi dijo: “No me considero un rebelde; solo digo lo que pienso”.

Muchos dirían «Los empleados son solamente para aparecer en el trabajo en las mañanas, se queden callados y hagan su trabajo. Lo último que necesitamos son empleados rebeldes», pero no es cierto. Las empresas necesitan empleados rebeldes, y mucho.

Cuando uno piensa en rebeldes, piensa en personas que no tienen miedo de expresar sus opiniones independientemente de la situación, pero la rebeldía lleva al compromiso de los empleados, la productividad, creatividad e innovación – lo que todas las empresas quieren.

¿Qué es un «empleado rebelde»?

El Diccionario Random House define a un rebelde como «una persona que se resiste a cualquier autoridad, control o tradición».

A primera vista, los rebeldes parecen nada más que problemas. Sin embargo, pueden ser valiosos para las empresas. Los rebeldes pueden hacer que las cosas sucedan, provocan cambios, e incluso pueden transformar organizaciones enteras.

Los empleados rebeldes no se alzan contra los jefes; se rebelan en contra de lo que bloquea el camino para hacer un buen trabajo. Ellos tienden a no tenerle miedo al riesgo ni al trabajo duro. Los rebeldes son los que ponen manos a la obra, independientemente de su título, edad o experiencia.

Por ejemplo, no temen arriesgarse por sus creencias. Dicen la verdad, incluso cuando es impopular. Tienen ideas innovadoras porque disfrutan desafiando las existentes, y no tienen miedo de expresar esas ideas aun cuando son los únicos que lo hacen.

Los colaboradores rebeldes, igual que todos los empleados, tienen valores, lema, puntos fuertes, debilidades y cosas por aprender.

  • Valores: Desafiando lo ordinario y convencional; dispuestos a hacer lo que sea. Buscan justicia y reformas.
  • Lema: “Las reglas están hechas para romperse”.
  • Puntos fuertes: Honestos, de mente abierta, dispuestos a cambiar y representar algo.
  • Debilidades: Propensos a la revancha; ignoran las consecuencias.
  • Requieren: Estructura, humildad, límites.

Según el profesor Samuel Bacharach de la universidad Cornell, las agallas y el valor de tomar riesgos en medio de la incertidumbre son características de las personas rebeldes. Ellos tomarán decisiones difíciles, incluso si existe la posibilidad de que fallen.

La mayoría de los rebeldes se involucran sin tener necesariamente la experiencia para resolver el problema. Son buenos para crear nuevas y mejores maneras de hacer las cosas, mientras los que consideran la rebeldía un pretexto para desobedecer solo van en contra de lo que no está funcionando. Es fácil quejarse, pero mucho más difícil averiguar lo que podría hacerse de manera diferente. Eso es exactamente lo que hacen los rebeldes buenos.

Lo primero y más importante que debes entender acerca de manejar a un empleado rebelde es que esa persona no es tu enemigo. De hecho, los empleados rebeldes podrían ser los colaboradores más valiosos, ayudándole a tu empresa a identificar riesgos, resolver problemas y crear mejores formas de trabajar.

A veces puede ser agotador manejar a alguien que constantemente genera ideas, hace preguntas interminables y provoca controversia. Por eso es importante animar a los trabajadores rebeldes a hacer preguntas provocativas, desafiar procesos y opiniones.

Las empresas deberían:

  • Dar oportunidades a los empleados para que sean ellos mismos.
  • Animar a los empleados a cuestionar el statu quo.
  • Crear experiencias desafiantes.
  • Promover perspectivas más amplias.
  • Expresar y fomentar opiniones.
  • Considerar la posibilidad de dar a los empleados una cierta libertad para elegir las responsabilidades dentro de sus funciones asignadas.
  • Contratar empleados con perspectivas diversas.
  • Dar funciones importantes a los empleados.
  • No estar atados a las prácticas solo porque esa es “la forma en que [la empresa] siempre ha hecho algo”, y dejar bien claro a los empleados que la compañía no es perfecta.

¿Los empleados rebeldes valen el esfuerzo?

Los rebeldes son personas llenas de ideas, pensadores creativos que, además, solucionan problemas.

No obstante, el valor más sorprendente de emplear colaboradores rebeldes es que ayudan a las empresas a crecer. La curiosidad, el compromiso y la pasión de un trabajador así inspiran a las compañías a observar nuevas posibilidades.

Estas son algunas razones del porqué los rebeldes son necesarios en las empresas:

  • Ven las cosas desde otra perspectiva.
  • Creen que es posible, aunque otros compañeros se den por vencidos.
  • Son los que dicen “Intentemos esto. Puede que sea una mejor manera de hacer las cosas» o «Tiene que haber una mejor manera de hacer esto».
  • Son curiosos sin remedio. Tienen sed de nuevas experiencias y conocimientos.
  • Son independientes.
  • Quieren crear cosas.
  • Son flexibles.
  • Son positivos.
  • Hacen preguntas difíciles.
  • Quieren implementar cambios positivos.
  • No se conforman nunca.
  • No aceptan que las cosas deberían hacerse del mismo modo que siempre se han hecho.

Los aspectos positivos de los rebeldes son:

  • Tienden a ser bien intencionados e inteligentes, además de ser muy apasionados y determinados.
  • Tienen un gran potencial para explorar.
  • Es emocionante convivir con ellos.
  • Son originales y muestran valor.
  • Su entusiasmo es admirable.

Lois Kelly, ‎Carmen Medina, ‎Debra Cameron identifican rebeldes malos y buenos en su libro Rebeldes en el trabajo: un manual para liderar el cambio desde dentro (Rebels at Work: A Handbook for Leading Change from Within):

Caracteristicas de buenos vs malos empleados rebeldes

Estas son las diferencias entre los rebeldes malos y buenos en el trabajo:

  • Los rebeldes malos se quejan mientras los buenos crean.
  • Los rebeldes malos hacen afirmaciones mientras los buenos hacen preguntas.
  • Los rebeldes malos se centran en sí mismos mientras los buenos se centran en la misión.
  • Los rebeldes malos son pesimistas y los buenos son optimistas.
  • Los rebeldes malos hacen las cosas con enojo mientras los buenos con pasión.
  • Los rebeldes malos debilitan la energía mientras los buenos generan energía.
  • Los rebeldes malos distancian y los rebeldes buenos atraen.
  • Los rebeldes malos ven problemas y los rebeldes buenos ven posibilidades.
  • Los rebeldes malos vocalizan los problemas mientras que los rebeldes buenos socializan oportunidades.
  • Los rebeldes malos se preocupan «de que…» mientras los rebeldes buenos se preguntan «si…»
  • Los rebeldes malos señalan con el dedo mientras los rebeldes buenos precisan causas
  • Los rebeldes malos son obsesionados y los rebeldes buenos son reacios.
  • Los rebeldes malos sermonean y los rebeldes buenos escuchan.

La estrategia de negocios Lois Kelly investigó a rebeldes corporativos en el estudio publicado en 2011 «Rebeldes y Trabajo: Motivados para marcar una diferencia». Según esta investigación, los rebeldes están más motivados para hacer una diferencia en la empresa donde trabajan. Su ánimo también proviene del estímulo de los gerentes y líderes.

Los empleados rebeldes a menudo tienen ideas innovadoras y suelen ser los primeros en hablar de problemas que nadie más quiere discutir. Para obtener lo mejor de ellos en el lugar de trabajo, hay que seguir estos pasos:

  1. Comprender su motivación.
  2. Mostrarles el impacto de su comportamiento.
  3. Reenfocar su energía.
  4. Animarlos.

Los empleados rebeldes no tienen miedo de expresar su confianza, creatividad e innovación. Animan a los compañeros a ser ellos mismos y a ver las situaciones desde múltiples perspectivas.

Harvard Business Review publicó un artículo escrito por la experta en gestión, Francesca Gino, sobre la necesidad de dejar que los empleados se rebelen. Leíste bien – que se rebelen. Gino no está hablando de anarquía completa, sino más bien de una versión más controlada, de tener libertad en el lugar de trabajo. Esto es lo que dice:

«A lo largo de nuestras carreras, se nos enseña a conformarnos al statu quo, a las opiniones y comportamientos de los demás, y a tener información que apoye nuestras opiniones. La presión solo crece a medida que subimos la escalera empresarial. En el momento en que alcanzamos posiciones de alto nivel, el conformismo ha estado tan presente que seguimos haciéndolo. En una reciente encuesta realizada a más de 2000 empleados en una amplia gama de industrias, casi la mitad de los participantes reportaron trabajar en empresas donde regularmente sienten la necesidad de conformarse, y más de la mitad dijo que las personas en las empresas no cuestionan el statu quo. Los resultados fueron similares cuando encuesté a ejecutivos de alto nivel y gerentes de nivel medio. Como sugieren los datos, las empresas son las que pagan un precio: disminución de compromiso de los empleados, productividad e innovación».

¿Eres un empleado rebelde?

Eres un verdadero rebelde si:

  • Prefieres hacer las cosas a tu manera.
  • Estás apegado a tus convicciones, incluso si van en tu contra y te meten en problemas.

¿Te imaginas un mundo sin rebeldes que tomen riesgos y acepten retos, únicamente lleno de gente que se queda callada, sin opiniones, sin ganas de hacer las cosas, sin ganas de solucionar los problemas, sin ideas? Yo no.

Este mundo necesita más gente rebelde que piense de manera diferente, y no solamente en las empresas. Las compañías que no ven los beneficios de tener empleados rebeldes o los ignoran van perdiendo.

Todas las empresas necesitan colaboradores rebeldes con ideas y ganas de cambiar las cosas, con determinación y agallas. Los corporativos deberían centrarse en desarrollar las fortalezas de este tipo de empleados, no en tratar de mejorar sus debilidades.

Y tú, ¿eres empleado rebelde o no? ¿Tienes un compañero rebelde donde trabajas o un colaborador rebelde en tu empresa? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact