Género

¿Por qué la publicidad de lencería no necesita cuerpos perfectos?

¿Por qué la publicidad de lencería no necesita cuerpos perfectos?

Lencería vía Shutterstock

Modelos que lucen una piel sin imperfecciones, cuerpos extremadamente delgados y que presentan características casi imposibles de alcanzar en la vida real, son los estándares de belleza que durante años han invadido la industria de la moda y la publicidad imponiéndose a millones de mujeres de todo el mundo que en los últimos años han decidido rechazarlos cada vez con más fuerza.

Pero no sólo las consumidoras han comenzado a rechazar el falso estereotipo de los cuerpos perfectos, las marcas también han tenido que responder a la necesidad de nuevos paradigmas de belleza diversificando sus mensajes para incentivar el autoestima de las mujeres. Un ejemplo de ello es American Eagle, que al inicio de este año decidió abandonar el uso de Photoshop para retocar las fotografías de las modelos en su línea de lencería Aerie.

Esta decisión debió generar gran empatía entre las consumidoras, quienes de acuerdo con información de Business Insider, elevaron un 9% el nivel de ventas de la marca a lo largo del último trimestre.

Entre las imágenes del catálogo de Aerie aún se pueden observar chicas delgadas, pero los pliegues de su piel, lunares estrías y otras imperfecciones no han sido borradas por los editores, con lo que la compañía pretende promover estándares de belleza más realistas y naturales entre las mujeres.

El aplaudido esfuerzo de la marca por ofrecer a las mujeres un mensaje más responsable contrasta con el reciente escándalo provocado por la campaña “The perfect body”, lanzada por Victoria’s Secret para promover su nueva línea de lencería.

Victoria's Secret

A pesar de las casi 27 mil personas han firmado hasta ahora la petición en Change.org para que la marca se disculpe por el anuncio, aún no existen declaraciones por parte de la compañía, cuyas modelos extremadamente delgadas parecen siempre formar parte del atractivo de la marca; y para probarlo basta revisar los millones de visitas en su canal de YouTube, aunque ¿qué porcentaje de ellas corresponderá a las mujeres?

Marcas como Dear Kate, Dove, Pantene y Aerie han entendido la importancia de escuchar a sus consumidoras y crear un vínculo con ellas a través de modelos de belleza alcanzables que generen un sentimiento colectivo de empoderamiento, por lo que han dado el primer paso para cambiar la forma en la que las empresas se comunican con las mujeres; y aunque todavía hace falta recorrer un largo camino para generar un cambio cultural que haga de la equidad una realidad obligándonos a crear mensajes dirigidos a una audiencia que se reconoce a sí misma como fuerte, es un hecho que la conversación esta cambiando, si no ¿por qué crear una revista de modas libre de Photoshop?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario