RSE

Por qué la lealtad no se compra con amenazas

Imagen: JimmyJohns.com

Imagen: JimmyJohns.com

Es normal que en una empresa se pida a los empleados que firmen un contrato donde se comprometen a no divulgar los secretos a otros competidores de la industria, sobre todo en sectores muy competitivos como el de tecnología. Sin embargo, esta política es un poco excesiva para una compañía de comida rápida especializada en sándwiches.

Este mes, el sitio Huffington Post dio a conocer el contrato que firman los empleados de mostrador de Jimmy John’s, una cadena de restaurantes en Estados Unidos que envía sándwiches a domicilio. El documento pide a los colaboradores que no trabajen con la competencia por un periodo de al menos dos años después de terminada su relación con Jimmy John’s.

Si esto te parece exagerado, espera a saber exactamente qué empresas son consideradas “la competencia”. Para Jimmy John’s, cualquier compañía que se encuentre cerca de sus locales y que obtenga al menos un 10% de sus ganancias vendiendo sándwiches es parte de sus competidores.

Como reporta Huffington Post, este opresivo contrato es una de las pruebas que los empleados de la compañía presentarán en una demanda en su contra, ya que limita en gran medida los lugares donde una persona puede trabajar después de pasar por Jimmy John’s.

Es cierto que este tipo de contratos son muy difíciles de hacer cumplir, ya que la empresa tendría que dedicar una gran cantidad de recursos económicos y humanos para conocer dónde trabajan todos sus excolaboradores. Sin embargo, como bien mencionan los profesores Orly Lobel y James Bessen en un artículo para Harvard Bussiness Review, esta no es la única desventaja de un contrato tan limitante:

Los gerentes deben proteger los secretos de su industria, pero la agresividad extrema acaba con la motivación, hace más difícil contratar a buenos talentos y afecta la innovación de la empresa. El uso excesivo de restricciones post-empleo o litigación contra antiguos empleados significa darle al departamento legal demasiado control sobre los recursos humanos. El resultado puede ser menos innovación y reducción del capital humano

Por eso, los expertos recomiendan que en lugar de oprimir a las personas e intimidar con posibles acciones legales, lo mejor es buscar opciones creativas de incentivos que puedan motivar e inspirar a los colaboradores a tener lealtad hacia la compañía. También mencionan que ya hay empresas que están encontrando formas de mantener su relación cordial con exempleados, lo cual ayuda a evitar problemas y también a reclutar talento.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario