RSE

Por crisis, sube la venta de comida chatarra

Baja el consumo de lácteos, cárnicos, frutas y verduras por los altos precios.

La carencia de ingresos económicos suficientes y desempleo al alza detonaron en los dos últimos meses la compra de alimentos más baratos de nulo valor proteínico, lo que contrastó con una disminución de 30 por ciento en el consumo de frutas, verduras, lácteos y cárnicos, reveló un estudio del Comité Mixto de Protección al Salario (Conampros).

El organismo evaluador del Congreso del Trabajo (CT) señala que el incremento a las tarifas del transporte público, energía eléctrica, gas e impuestos al consumo ha deteriorado drásticamente el poder de compra de los asalariados, lo que ha impactado negativamente en el consumo y calidad de los alimentos.

Expone que en promedio las familias de los trabajadores han dejado de adquirir entre 200 y 300 gramos de cárnicos, 1.5 litros de lácteos, 250 gramos de huevo, 150 gramos de tortilla y 30 por ciento de frutas y verduras por su alto precio. En contraste hay una demanda al alza de productos elaborados con harinas o colorantes que se caracterizan por su ajo precio y nulo valor proteínico.

Con estudios de la Secretaría de Salud, el organismo sindical señala que actualmente la dieta diaria de las familias de los trabajadores se compone de 33 por ciento de grasas y 38 por ciento de carbohidratos, a diferencia de hace menos de dos años en que las grasas representaban un 23 por ciento de la ingesta y los carbohidratos un 26 por ciento.

“Lo que se está observando es una drástica modificación de hábitos de consumo hacía productos de menor precio y prácticamente nulo valor nutricional”, subraya el análisis.
Apunta que a la falta de ingresos suficientes para comprar alimentos suficientes y de calidad, la situación se complica debido a que muchos padres de familia heredan a sus hijos hábitos alimenticios ricos en azúcares y grasas, lo que ha provocado un aumento en la obesidad de 40 por ciento en los niños y de 30 por ciento en la población adulta.

El Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán señala que con un salario mínimo de 57 pesos diarios es prácticamente imposible adquirir los satisfactores alimenticios básicos y advierte que en la medida en que se agudice la caída salarial y el desempleo, en esa proporción se acrecentará el consumo de alimentos de bajo precio que no nutren y sin engordan.

Este fenómeno, puntualizan investigadores en nutrición, ha venido a “prostituir” la comida mexicana, antes rica en verduras, frutas, leche, granos y carne, para sustituirla por frituras y sopas instantáneas de bajo precio altas en colorantes, grasas y carbohidratos.

Arturo Guillen, del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana de Iztapalapa, subrayó que el desempleo, la inflación y los bajos salarios, acentuaron en los dos últimos años la situación de pobreza de las familias mexicanas que en un 66.5 por ciento no pueden acceder a la totalidad de los productos de la canasta básica.

El académico e investigador dijo que el incremento en el consumo de comida chatarra o rica en grasas se debe a que dan una sensación de saciedad y a que a diferencia de productos de alto valor proteínico, se encuentran a la venta en prácticamente todos los lugares del país.

Milenio, Negocios, pag. 18
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

venta

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]