Noticias RSE RSI

Políticas para padres en el trabajo: cómo hacer la tuya

Políticas para padres en el trabajo: Cómo hacer la tuya
Escrito por Corinna Acosta

Un profesional comparte algunas políticas para padres que buscan gestionar con éxito los desafíos de criar a los hijos mientras se dirige una empresa.

La pandemia le ha cobrado una factura tremenda a los padres que trabajan. Como ya sabemos… trabajan más horas, lo que ocasiona que no tengan un equilibrio entre la vida laboral y la personal, y su estrés aumente a un ritmo meteórico.

Hay muchas maneras en que los empleadores pueden apoyar a los padres que se enfrentan a estas mayores cargas y al estrés provocado por la pandemia. Pero, ¿qué ocurre cuando ese padre trabajador abrumado eres tú, el empresario?

Aunque ser padre o madre que trabaja por cuenta propia tiene muchas ventajas, también conlleva ciertas realidades y presiones, y es importante saber exactamente cuáles son, tanto si ya trabajas muchas horas en una empresa como si estás pensando en poner tu propio negocio.

Políticas para padres, consejos profesionales

En el nuevo libro Workparent: The Complete Guide to Succeeding on the Job, Staying True to Yourself, and Raising Happy Kids, Daisy Dowling se ofrece consejos a todos los padres que trabajan —hombres y mujeres; biológicos y adoptivos; solteros y con pareja; homosexuales y heterosexuales; en todas las profesiones; con todos los horarios imaginables; y con hijos de diferentes edades— sobre cómo ser el profesional, el padre y la persona que quieres ser en cada etapa de la paternidad, desde el día en que te enteras de que vas a tener un hijo hasta el día en que se va de casa.

Políticas para padres

Las tácticas y las ideas del libro se basan en el trabajo de Dowling como coach ejecutivo de padres trabajadores, ayudándoles a llegar a la cima de su carrera. He aquí algunos consejos útiles para gestionar con éxito los desafíos únicos de criar a los hijos mientras se dirige una empresa, de acuerdo con Inc.

1. Los sistemas y la infraestructura son esenciales

Ser tu propio jefe puede suponer una enorme libertad, flexibilidad y concentración en cuestiones de gran alcance. También conlleva la responsabilidad de gestionar todas las operaciones subyacentes: TI, informes fiscales… toda la infraestructura de la que se ocupa otra persona en una organización más grande.

A menos que seas realista, creativo y disciplinado con respecto a estas exigencias, pueden resultar abrumadoras y desplazar el tiempo que deberías dedicar a actividades más importantes, y a tu familia. “Sin sistemas e infraestructuras clave, pasarás mucho más tiempo lejos de tus hijos”, dice Dowling.

2. Recrear los beneficios familiares en tu propia empresa

Las ventajas, como las guarderías de apoyo, las salas de lactancia y un grupo de padres trabajadores, son estupendas, y no son exclusivas de las grandes empresas.

Es posible encontrar o crear apoyos similares en una empresa emprendedora o trabajando por cuenta propia.

Dowling, coach ejecutivo de padres trabajadores.
Políticas para padres

Y si diriges una empresa, ofrecer estos beneficios no es sólo para conseguir el apoyo que necesitas, sino también para crear un nuevo y mejor modelo para todos los padres que trabajan. “Al forjar tu propio camino, consigues ser parte de la solución”, destaca Dowling.

3. Amplía tu definición de flexibilidad

Si llevas un tiempo dirigiendo tu propia empresa, ya sabes que el espíritu empresarial no es un camino de rosas cuando se trata de gestionar el tiempo y el estrés.

Aunque tienes más libertad para trabajar como quieras, muchos emprendedores acaban trabajando incluso más horas que cuando trabajaban dentro de una empresa o sienten que tienen que decir que sí a más trabajo con clientes, proyectos o viajes simplemente para crear un impulso dentro del negocio, y eso puede pasar factura personal.

Entonces, ¿qué hacer? Dowling sugiere que los padres-empresarios:

  • Amplíen su definición de flexibilidad para incluir estrategias como horarios cambiados, semanas condensadas y enfoques estacionales.
  • Establezcan objetivos específicos y concretos (como un día libre completo a la semana).
  • Consideren cuidadosamente cómo hacer que el tiempo flexible no sólo sea relajante sino también reparador.
Políticas para padres

Señala a uno de sus padres entrevistados, un cofundador de una empresa de capital de riesgo y padre primerizo que se dio cuenta de que sin sus carreras regulares de entrenamiento de maratón, no estaba en su mejor momento como padre o profesional. “Siguió trabajando muchas horas, pero esos descansos para hacer ejercicio le convirtieron en un mejor líder y un mejor padre”, dice Dowling.

4. Tú estableces los límites, pero eso puede ser difícil de hacer

Cuando trabajas para otra persona, los interruptores de “encendido” y “apagado” están claramente marcados. “Cuando diriges tu propia empresa”, dijo Dowling, “los interruptores pueden ser más confusos, dinámicos o difíciles de encontrar, y tendrás que configurarlos sin orientación, sin precedentes o sin la aprobación expresa de nadie”.

Y eso puede ser muy difícil de hacer. Pero también puede integrar tu vida familiar y laboral de formas maravillosas. “Una de mis clientes, fundadora de un bufete de abogados, guardaba una cuna portátil junto a su escritorio y traía a su hija a la sala en un portabebés cuando tenía tres semanas”, cuenta Dowling. “Sus cuatro hijos son ahora adolescentes, y ayudan en su despacho y la acompañan a conferencias y aprenden mucho de esas experiencias”.

Como padre emprendedor y trabajador, tú eres el principal responsable de organizar y dirigir tu carrera y tu vida familiar. No es una tarea fácil, pero pensar en estas verdades universales —y en cómo responder a ellas— te ayudará a sentirse más tranquilo, capaz y seguro de ti mismo a la hora de combinar a tus hijos y tu negocio.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario