Latinos, asiáticos e indígenas aprovechan polémica por los Óscares demasiado blancos.

Organizaciones que representan a latinos, asiáticos e indígenas estadunidenses, que en 2000 se sumaron a la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra (NAACP, por sus siglas en inglés) para aumentar la contratación de minorías en la televisión, han puesto la mira en la gran pantalla.

La Coalición Multi-Ethnic Media pidió ayer a Sony, Warner Bros, Fox, Universal, Paramount y Disney formar parte del diálogo para lograr una diversidad al frente y detrás de las cámaras, incluso a niveles ejecutivos.

El escándalo creado por los nominados en las categorías de actuación de los Premios de la Academia, que este año son totalmente blancos, fue una de las causas para esta nueva iniciativa, según líderes de la coalición. La representación de los latinos en los Óscares quedó sólo detrás de cámara, encabezados por el director mexicano Alejandro González Iñárritu y su connacional, el director de cámara Emmanuel Lubezki, ambos por El renacido.

Ahora es el momento, mientras hay tanta atención puesta en esto, apuntó Daniel Mayeda, copresidente de Asian Pacific American Media Coalition, uno de los grupos que integran la coalición.

Aunque la Academia rápidamente adoptó nuevas reglas destinadas a evitar futuros monopolios de blancos para los Óscares, los estudios y sus prácticas de contratación están en la raíz del problema, sostuvo.

Podemos tener el grupo más diverso de votantes, pero no vamos a tener nominaciones o ganadores de gente de otras razas si no hay papeles para ellos, señaló Mayeda.

Alex Nogales, presidente y director general de National Hispanic Media Coalition, estuvo de acuerdo.

Los Óscares y otros premios son el último eslabón en esta cadena llamada industria del espectáculo. Los verdaderos culpables están en la cima, con los estudios cinematográficos primero y antes que nadie, subrayó Nogales.

La batalla no es igual para cada grupo étnico, agregó.

Aunque todas las minorías sufren para tener presencia en producciones fílmicas, aquellos que no son negros tienen un reto mayor. La ceremonia del sábado pasado de los Premios del Sindicato de Actores de la Pantalla fue claro ejemplo: hubo algunos ganadores de minorías, como Idris Elba, Uzo Aduba, Queen Latifah y Viola Davis, pero todos son negros.

Damas y caballeros, bienvenidos a la televisión diversa, exclamó en el escenario Elba, quien se llevó dos galardones.

Mayeda dijo que el reconocimiento es fantástico, pero agregó que el debate sobre la diversidad se ha vuelto un poco binario, un poco blanco y negro.

Don Cheadle expresó una opinión similar en una entrevista reciente con Ap.

Diversidad no significa sólo más gente negra, dijo en el Festival de Cine de Sundance el mes pasado. Diversidad significa más representación del espectro completo de lo que Estados Unidos puede ofrecer, no sólo un grupo minoritario en particular.

Nogales reconoció a los ganadores, pero criticó a quienes afirman que estos ejemplos son un progreso para las minorías en general, en vez de un avance para un grupo en particular.

“Cuando escucho que dicen ‘gente de color’ me molesto, porque cuando reviso de quién están hablando es de gente de raza negra”, dijo. Vamos, seamos realistas, las personas de raza negra están mucho mejor que cualquier otra minoría frente y detrás de cámara.

No hay riesgo de enfrentar a las minorías, dicen

Ni Nogales ni Mayeda consideran que la demanda de mayor inclusión sea una situación de balanzas que lleve al riesgo de enfrentar a una minoría contra otra. Más bien, dijeron que la presión es para que la industria aumente las oportunidades para todos.

La NAACP ha expresado apoyo a la nueva iniciativa, pero no pudo participar en el anuncio por otros compromisos, aclaró la coalición. El grupo por los derechos civiles de la gente de raza negra no respondió de momento a la solicitud de comentarios que se le hizo.

Aún hay mucho trabajo por hacer, dijo Mayeda, ante la forma en la que la industria se aferra a viejas prácticas. Mayeda mencionó a los personajes minoritarios interpretados por actores blancos, como Emma Stone en el papel de una estadunidense de origen asiático en Aloha y Ben Affleck como hispano en Argo o a papeles étnicos que son rescritos para que puedan ser interpretados por blancos.

Los estudios deben cambiar como ha hecho Estados Unidos o perderán, declaró Mayeda.

Se prevé que la población del país tenga una mayoría no blanca en las próximas tres décadas.

No es una iniciativa social, hablamos de cómo hacer más dinero: más gente compraría boletos si presentaran a personas que se ven como nosotros o reflejaran la sociedad moderna, dijo Mayeda.

Fuente: La Jornada

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.