Ambiental Debes leer... RSE

No existen los líderes climáticos ¿quién tendrá el valor de ser uno?: Greta Thunberg

"Greta Thunberg" by Streetsblog Denver is licensed under CC BY 2.0
Escrito por ExpokNews

La activista ha publicado un artículo en donde habla de la carencia de líderes climáticos que tenemos en la actualidad.

Greta Thunberg compartió un artículo en donde habla sobre los líderes climáticos. A continuación te compartimos esta transcripción de su texto original en The Guardian.

El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el reciente informe del IPCC sobre la crisis climática como un “código rojo” para la humanidad. “Estamos al borde del abismo”, dijo.

Podría pensar que esas palabras sonarían una especie de alarma en nuestra sociedad. Pero, como tantas veces antes, esto no sucedió. La negación de la crisis climática y ecológica es tan profunda que ya casi nadie se da cuenta. Dado que nadie trata la crisis como una crisis, las advertencias existenciales siguen ahogándose en una marea constante de greenwashing y el flujo diario de noticias de los medios.

Y, sin embargo, todavía hay esperanza, pero la esperanza comienza con la honestidad.

líderes climáticos artículo greta thunberg

Porque la ciencia no miente. Los hechos son muy claros, pero simplemente nos negamos a aceptarlos. Nos negamos a reconocer que ahora tenemos que elegir entre salvar el planeta viviente o salvar nuestra forma de vida insostenible. Porque queremos ambos. Exigimos ambos.

Pero la verdad innegable es que lo dejamos demasiado tarde para eso. Y no importa cuán incómoda pueda parecer esa realidad, esto es exactamente lo que nuestros líderes climáticos han elegido para nosotros con sus décadas de inacción. Sus décadas de bla, bla, bla.

La ciencia no miente. Si queremos mantenernos por debajo de los objetivos establecidos en el Acuerdo de París de 2015, y así minimizar los riesgos de desencadenar reacciones en cadena irreversibles más allá del control humano, necesitamos reducciones anuales drásticas e inmediatas de las emisiones como nunca antes se había visto en el mundo. Y dado que no tenemos las soluciones tecnológicas que por sí solas harán algo parecido a eso en el futuro previsible, significa que tenemos que realizar cambios fundamentales en nuestra sociedad.

Actualmente estamos en camino de lograr un mundo al menos 2,7 ° C más caluroso para fines de siglo, y eso solo si los países cumplen todas las promesas que han hecho. Actualmente no están ni cerca de hacer eso. Estamos “aparentemente a años luz de alcanzar nuestros objetivos de acción climática”, para citar una vez más a Guterres.

De hecho, vamos en la dirección equivocada. Actualmente, se proyecta que 2021 experimentará el segundo mayor aumento de emisiones jamás registrado, y se espera que las emisiones globales aumenten en un 16% para 2030 en comparación con los niveles de 2010.

líderes climáticos  activista greta thunberg

Según la Agencia Internacional de Energía, solo el 2% del gasto de recuperación de “reconstruir mejor” de los gobiernos se ha invertido en energía limpia, mientras que, al mismo tiempo, la producción y quema de carbón, petróleo y gas fue subsidiada por $ 5,9 billones solo en 2020. La producción mundial de combustibles fósiles planificada para el año 2030 representa más del doble de la cantidad que sería consistente con el objetivo de 1,5 ° C.

Esta es la forma en que la ciencia nos dice que ya no podemos alcanzar nuestros objetivos sin un cambio de sistema. Porque hacerlo requeriría romper contratos y abandonar tratos y acuerdos a una escala inimaginable, algo que simplemente no es posible en el sistema actual.

En resumen, estamos fallando por completo ni siquiera en alcanzar objetivos que, en primer lugar, son completamente insuficientes. Y esa no es la peor parte. En mi propio país, Suecia, una investigación de noticias concluyó recientemente que una vez que se incluyen todas las emisiones reales de Suecia (territoriales, biogénicas, consumo de bienes importados, quema de biomasa, inversiones en fondos de pensiones, etc.), solo un tercio de las emisiones netas el total se contabiliza en las metas climáticas del país. Es razonable suponer que esto no es solo un fenómeno sueco.

Sin duda, el primer paso para abordar la crisis climática debería ser incluir todas nuestras emisiones reales en las estadísticas para obtener una visión global. Esto nos permitiría evaluar la situación y comenzar a realizar los cambios necesarios. Pero este enfoque no ha sido adoptado, ni siquiera propuesto, por ningún líder mundial. En su lugar, todos recurren a tácticas de comunicación y relaciones públicas para que parezca que están tomando medidas.
Anuncio publicitario

Un ejemplo de libro de texto es el Reino Unido, una nación que actualmente produce 570 millones de barriles de petróleo y gas cada año. Una nación con 4.400 millones de barriles adicionales de reservas de petróleo y gas que se extraerán de la plataforma continental. Una nación que también se encuentra entre los 10 mayores emisores de la historia.

líderes climáticos

Nuestras emisiones permanecen en la atmósfera hasta mil años y ya hemos emitido alrededor del 89% del presupuesto de CO2 que nos da un 66% de posibilidades de permanecer por debajo de 1,5 ° C. Es por eso que las emisiones históricas y el aspecto de la equidad no solo cuentan, sino que básicamente representan el 90% de toda la crisis.

Entre 1990 y 2016, el Reino Unido redujo sus emisiones territoriales en un 41%. Sin embargo, una vez que incluye la escala total de las emisiones del Reino Unido, como el consumo de bienes importados, la aviación internacional y el transporte marítimo, la reducción es más del 15%.

Y esto excluye la quema de biomasa, como en la planta Selby de Drax, una planta de energía denominada “renovable” fuertemente subvencionada que es, según el análisis, el mayor emisor de CO2 del Reino Unido y el tercero de toda Europa. Y, sin embargo, el gobierno todavía considera que el Reino Unido es un líder climático mundial.

El Reino Unido está, por supuesto, lejos de ser el único país que confía en una contabilidad de carbono tan creativa. Esta es la norma. China, que actualmente es, con mucho, el mayor emisor de CO2 del mundo, planea construir 43 nuevas plantas de energía de carbón además de las 1,000 plantas que ya están en funcionamiento, al tiempo que afirma ser un “pionero” ecológico comprometido con dejar “un mundo limpio y hermoso. a las generaciones futuras ”.

O tomemos el caso de la nueva administración de EE. UU., que afirma “escuchar… la ciencia” a pesar de que, entre muchas otras decisiones imprudentes, anunció recientemente planes para abrir millones de acres para petróleo y gas que, en última instancia, podrían resultar en una producción de hasta 1.100 millones de barriles de petróleo. petróleo crudo y 4,4 billones de pies cúbicos de gas fósil. Ser, con mucho, el mayor emisor de la historia, así como el productor de petróleo número uno del mundo, no parece avergonzar a los EE. UU. Mientras afirma ser un líder climático.

líderes climáticos  estados unidos

La verdad es que no hay líderes climáticos. Todavía no. Al menos no entre las naciones de altos ingresos. El nivel de conciencia pública y la presión sin precedentes de los medios de comunicación que se requeriría para que aparezca un liderazgo real sigue siendo básicamente inexistente.

La ciencia no miente ni nos dice qué hacer. Pero nos da una idea de lo que hay que hacer. Por supuesto, somos libres de ignorar esa imagen y permanecer en la negación. O seguir escondiéndose detrás de una contabilidad inteligente, lagunas y estadísticas incompletas. Como si la atmósfera se preocupara por nuestros marcos. Como si pudiéramos discutir con las leyes de la física.

Como dijo Jim Skea, un destacado científico del IPCC: “Limitar el calentamiento a 1,5 ° C es posible dentro de las leyes de la química y la física, pero hacerlo requeriría cambios sin precedentes”. Para que la Cop26 de Glasgow sea un éxito se necesitarán muchas cosas. Pero, sobre todo, se necesitará honestidad, solidaridad y coraje.

La emergencia climática y ecológica es, por supuesto, solo un síntoma de una crisis de sostenibilidad mucho mayor. Una crisis social. Una crisis de desigualdad que se remonta al colonialismo y más allá. Una crisis basada en la idea de que unas personas valen más que otras y, por tanto, tienen derecho a explotar y robar la tierra y los recursos de otras personas.

Todo está interconectado. Es una crisis de sostenibilidad que todos se beneficiarían de abordar. Pero es ingenuo pensar que podríamos resolver esta crisis sin enfrentarnos a sus raíces.

líderes climáticos thunberg

Las cosas pueden parecer muy oscuras y desesperadas, y dado el torrente de informes y la escalada de incidentes, la sensación de desesperación es más que comprensible. Pero debemos recordarnos a nosotros mismos que aún podemos cambiar esto. Es completamente posible si estamos preparados para cambiar.

La esperanza nos rodea. Porque todo lo que realmente se necesitaría es uno: un líder mundial o una nación de altos ingresos o una estación de televisión importante o un periódico líder que decida ser honesto, para tratar realmente la crisis climática como la crisis que es. Un líder que cuenta todos los números y luego toma medidas valientes para reducir las emisiones al ritmo y escalar las demandas científicas. Entonces todo podría ponerse en marcha hacia la acción, la esperanza, el propósito y el significado.

El reloj está corriendo. Las cumbres siguen sucediendo. Las emisiones siguen creciendo. ¿Quién será ese líder?

“Greta Thunberg” by Streetsblog Denver is licensed under CC BY 2.0

“Greta Thunberg urges MEPs to show climate leadership” by European Parliament is licensed under CC BY 2.0

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • A sus 18 años Greta Thunberg se ha dirigido en varias ocasiones a la opinión pública en general y en particular a los responsables de empresas y a los lideres mundiales para pedirles dejar a un lado el “bla, bla, bla” … ” y emprender de manera responsable acciones reales en contra de los peligros que significa el calentamiento global, con todas sus implicaciones. En concreto, los acusa de no emprender acciones climáticas y, sobre todo, de “fingir” que escuchan a los jóvenes que invitan a los actos por el clima, aunque en realidad “no los escuchan nunca”.
    Bajo estas premisas, me parece relevante señalar lo evidente que es la carencia en distintos niveles de responsabilidad social y conciencia ética de las personas que integran dichas empresas, desde los propietarios hasta aquellos empleados que (hay que subrayarlo), muy probablemente se vean obligados a hacer cosas que no quieren por temor a perder su empleo.
    Segùn el artículo, la humanidad se encuentra en un “código rojo y al borde del abismo”, palabras del secretario general de la ONU, António Manuel Guterres, al retomar el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Y muy a pesar de la gravedad que representa para quienes habitamos este planeta, lo que parecería ser “una especie de alarma en nuestra sociedad”, no ha tenido respuestas favorables a nivel mundial porque sigue habiendo una negación de la crisis climática y ecológica.
    Aquí me parece relevante retomar algunos aspectos abordados en el mòdulo 3 sobre Relaciones Públicas y manejo de crisis. Si partimos del hecho de que la reputación, en uno de sus diversos enfoques es un activo económico, mi punto de vista es que las empresas responsables de emisiones contaminantes tienen evidentemente “acuerdos”, “negocios”, “contratos” y otros conceptos similares con actores, algunos visibles y otros no, que impiden que la humanidad tenga “esperanza” de que algùn día esta situación se revierta. La razón es simple, porque bien cita el artículo; la esperanza comienza con la honestidad, y algunas no todas, aclaro, carecen de este valor porque continúan negándose a aceptar que tienen en sus empresas no una sino varias crisis, no son éticas, no son honestas. A pesar de que tienen enfrente a una amenaza que afecta su reputación y credibilidad, no son transparentes en sus mensajes ni mucho menos escuchan a sus públicos.
    Al parecer, en la relación directa o indirecta de empresas – lideres climáticos – gobiernos, no existe una preocupación real por evitar las crisis sociales y de sostenibilidad que aquejan a nuestro planeta, no les preocupa la emergencia climática y ecológica. Y pienso que tenemos muy pocas esperanzas mientras no se decidan los gobiernos a actuar a favor de la salud pública, a la salud del lugar donde vivimos todos. Pocas esperanzas porque si analizamos por ejemplo a Reino Unido, siendo un país miembro del G8, con una de las economías más industrializadas del planeta es también, lamentablemente, una nación que se encuentra entre las 10 mayores emisoras de sustancias contaminantes. Entonces ¿qué podemos esperar de nuestro gobierno y de los demás que son menos “desarrollados”?
    Me parece que vamos a tener que seguir esperando ese cambio; los implicados siguen sesionando, el tiempo sigue su marcha, pero lamentablemente el deterioro ambiental continúa. Ojalá llegue pronto ese líder climático, consciente, responsable y desinteresado, pero sobre todo honesto y ético.

    Saludos.

Dejar un comentario