Ambiental RSE

No, el home office no reducirá las emisiones a menos qué…

Los cierres han revelado rápidas reducciones en las emisiones de carbono del transporte, pero para que esto sea permanente se debe generar un cambio en el estilo de vida

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, la proporción de personas que trabajaba desde casa estaba aumentando lenta pero constantemente, y ante la aparición de la emergencia sanitaria el incremento ha sido descomunal.

Tras un pico en abril de alrededor del 47% en el Reino Unido, informes recientes sugieren que el 20% de las personas con empleo siguen trabajando exclusivamente desde su casa, y muchas más continúan haciéndolo al menos parte del tiempo.

Los beneficios de la reducción de los costos de oficina y la comprensión de que el personal es en realidad bastante productivo en casa ha llevado a muchas grandes empresas de tecnología a alentar a sus empleados a seguir trabajando desde casa, tal vez indefinidamente.

Se observa que hasta el 90% de los que han trabajado desde casa durante la pandemia se han convertido en “teletrabajadores”, los cuales prefieren seguir trabajando a distancia al menos parte del tiempo. Estos son sólo algunos de los signos más importantes de que muchos trabajadores pueden estar renunciando al verdadero desplazamiento para siempre, mientras que se espera que otros se desplacen mucho menos a menudo.

Entonces… ¿este cambio radical en nuestra cultura de trabajo es una buena noticia para el medio ambiente? ¿Menos desplazamientos significa menos tráfico y por lo tanto, menos emisiones de carbono? Bueno, a pesar de que las imágenes satelitales revelan rápidas reducciones de la contaminación atmosférica durante los cierres en todo el mundo, el hecho de que más personas se pasen al trabajo a distancia para siempre no significa necesariamente que se reduzcan las emisiones de carbono del transporte.

Una investigación reveló que aunque los teletrabajadores viajan al trabajo con menos frecuencia, tienen tendencia a viajar más a menudo por otras razones.

¿Cómo se comparan los patrones de viaje?

Se analizaron casi un millón de viajes utilizando todos los medios de transporte registrados en los registros de viaje rellenados por más de 50.000 personas que trabajan en Inglaterra entre 2009 y 2016, como parte de la Encuesta Nacional de Viajes anual del gobierno.

Se encontró que aquellos que dijeron que normalmente trabajaban desde casa al menos una vez a la semana hicieron 19 viajes por semana en promedio, sólo uno menos que los viajeros habituales.

En lugar de ir al trabajo, era más probable que llevaran a los niños a la escuela, llevaran a los amigos o a la familia, hicieran las compras y otras diligencias.

También utilizaban el tiempo ahorrado en los desplazamientos para disfrutar de actividades de ocio más a menudo que sus homólogos que viajaban regularmente, quizás yendo a un café o a una clase de yoga. Estos viajes no eran necesariamente en coche, pero la mayoría sí.

En estudios anteriores se ha descubierto que aquellos que trabajan desde casa también tienden a vivir más lejos de su empleador, por lo que recorren más kilómetros cuando van a trabajar. Los teletrabajadores habituales tienen más probabilidades de vivir en ciudades más pequeñas y suburbios, en lugar de centros urbanos. En el Reino Unido, estos lugares suelen depender del automóvil, y no cuentan con servicios de transporte público local ni con las comodidades básicas accesibles a pie o en bicicleta.

Algunos de estos pueblos y suburbios tienen líneas de tren hacia la ciudad, y es probable que algunos teletrabajadores a tiempo parcial usen el tren cuando se aventuren a trabajar. La investigación descubrió que trabajar a distancia y viajar en tren eran los dos únicos medios de acceso al trabajo que estaban aumentando en Inglaterra fuera de Londres.

Sin embargo, la mayoría de los viajeros siguen conduciendo, y COVID-19 ha hecho que el temor a pasar mucho tiempo en el transporte público impida que esto cambie pronto.

Ciudad en 15 minutos

La pandemia ha acelerado no solo la transición al teletrabajo, sino también la prisa por comprar casas con jardines fuera de las zonas urbanas densas y más alejadas de los corporativos.

Si bien los beneficios del estilo de vida pueden ser claros, los lugares a los que se está trasladando la gente también estarán más lejos de la gama de tiendas y servicios en los centros de las ciudades. No es de extrañar que la gente del sector de la hostelería y el comercio minorista, cuyos modelos de negocio dependen de los trabajadores de oficina, estén preocupados.

Se informa que las calles principales de las ciudades, pueblos y suburbios más pequeños funcionan mejor. ¿Es porque están siendo visitadas por toda la gente adicional que trabaja desde casa? Si es así, ¿hay suficientes lugares de este tipo, y están ubicados de manera que la gente pueda caminar por ellos? ¿Tienen todas las comodidades que la gente necesita?

Tal vez el plan “Ciudad en 15 minutos”, defendido por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en el que la gente puede satisfacer sus necesidades básicas sin tener que caminar más de 15 minutos desde su casa, también podría funcionar para los pueblos y suburbios.

Si el aumento del teletrabajo y la reducción de las emisiones del transporte van a ser un resquicio de esperanza frente a la pandemia, entonces los planificadores del transporte y del uso del suelo deben centrarse más en asegurar que las escuelas, las tiendas, los parques y los centros comunitarios y de ocio sean accesibles a pie o en bicicleta para los habitantes de la zona.

Los trabajadores a distancia, especialmente los que trabajan exclusivamente desde su casa, tal vez no tengan que preocuparse por cambiar a un viaje sin coche, en todo caso, necesitarán aún más ayuda para construir un estilo de vida sin coche.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]