Gobierno

Niños, los afectados por la disminución del impuesto al refresco: ONG

En 2014, refrescos y bebidas azucaradas aumentaron su precio en un peso por litro.

La disminución del impuesto a las bebidas azucaradas afectará la salud de los niños, ya que las aguas saborizadas y los jugos dirigidos al público infantil tendrán un menor impuesto, acusó este martes 20 de octubre la organización El Poder del Consumidor.

El director de la organización, Alejandro Calvillo, señaló que un menor ingiere hasta 15 gramos de azúcares añadidos cuando consume la presentación más común de una bebida infantil y agregó que esa cantidad de azúcar es cuatro gramos menor a la máxima tolerable determinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Los diputados y diputadas se han aliado con la industria refresquera para bajar el impuesto atentando, en especial, contra la salud de los niños de México, en un país en el que los niños tienen una de las más altas cifras de obesidad en el mundo.

“Se estima que uno de cada tres niños mexicanos nacidos a partir del 2010 desarrollará diabetes en su vida y los diputados y diputadas están contribuyendo a ello””, dijo Calvillo, de acuerdo con un reporte del diario Reforma.

Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, explicó que el consumo de bebidas azucaradas desde la infancia distorsiona la capacidad de disfrute de una dieta saludable, afecta el metabolismo, contribuye a la obesidad y sus consecuencias como hipertensión, cardiopatías, diabetes y tumores malignos.

Ayer, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general el dictamen de la Miscelánea Fiscal, el cual contempla una reducción de 50% en el impuesto a las bebidas saborizadas que tengan hasta cinco gramos de azúcares añadidos por cada 100 mililitros, medida impulsada por las bancadas del PAN y PRI.

En agosto pasado, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) exigió al gobierno federal no elevar los impuestos especiales a las bebidas azucaradas y a los alimentos con alto contenido calórico, pues, aseguró, no se cuenta con “evidencia científica” de esta medida en la disminución de obesidad y diabetes.

Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte, para conocer el impacto del impuesto de 1 peso aplicado a bebidas azucaradas, reveló que el consumo de dichos productos disminuyó hasta 12% en 2014, año en que el gravamen entró en vigor.

La reducción en compras se observó en todos los grupos socioeconómicos pero fue mayor en el nivel más bajo, donde hubo una reducción promedio de 9% y llegó hasta 17% en diciembre pasado.

Fuente: Animal Político

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario