Integrar la movilidad sustentable en la Ciudad de México representa todo un reto pero, ¿se puede impulsar?

Si pensamos en la Ciudad de México como si fuera el cuerpo humano, las vialidades serían las venas y las arterias. ¿Qué sucede cuando éstas se tapan? ¿Es posible vivir así?

Para Adriana Lobo, directora ejecutiva de World Resources Institute (WRI) México –organización que estudia y promueve la movilidad sustentable en la Ciudad de México–, la situación vial en el Valle de México hace necesaria “una dieta” que mejore la circulación y nos devuelva “lo más preciado que tenemos: nuestra vida que se está yendo en el tránsito”.

En sus dos últimas ediciones (2016 y 2017), el índice de Tráfico Tom Tom colocó a la Ciudad de México como la más congestionada del mundo y donde los habitantes pasan más tiempo en el tránsito: 230 horas al año o lo que significa casi 10 días completos. Ante esto, quizá convenga hacernos a la idea de que nuestro año tiene 355 días.

¿Por qué? “Porque soy chilango”. O quizá no. Especialistas, autoridades y representantes del sector privado coinciden en que la movilidad sustentable en la Ciudad de México es posible si trabajamos en cuatro ámbitos en los que todos tenemos algo que hacer.

4 vías a la movilidad sustentable en la CDMX

Ok, entonces tenemos las arterias tapadas. Necesitamos descongestionar nuestras vías. Sabemos que es dificilísimo dejar de comer eso que tanto te gusta de la noche a la mañana, ¿cómo puede ese doctor atreverse a pedírtelo? ¿Quién diablos se cree?

Está bien, se entiende. Pero por algo debemos empezar. ¿Que te parecería si en lugar de comerte esa hamburguesa completa te comes sólo la mitad? Es un avance.

Algo similar podemos hacer para descongestionar las vialidades de nuestra Ciudad de México con algo tan simple como compartir el auto, ¿de veras es tan complicado que te pongas de acuerdo con tu compañero y se vayan juntos?

La planeación previa de la ruta así como identificar los puntos de estacionamiento cercanos el destino ayuda también a evitar el caso vial.

De acuerdo con Bernardo Baranda, director general para México del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), hasta 30% de la congestión vial es producida por quienes buscan estacionarse.

Compartir y planear la ruta es un primer esfuerzo en el que todos tenemos algo que hacer.

Sistemas integrados

Un segundo tema a tratar para impulsar la movilidad sustentable en la Ciudad de México tiene que ver con el desarrollo de sistemas multimodales de transporte.

Esto no es más que conectar entre sí estaciones de Metro, Metrobús, Ecobici, rutas de microbús, trolebús y vías rápidas concesionadas, con el objetivo de hacer más accesibles, rápidos y seguros los traslados en el centro del país.

Laura Ballesteros, subsecretaría de Movilidad de la Ciudad de México, explica que en la capital del país hay 9 millones de habitantes que realizan 23 millones de viajes en la Zona Metropolitana del Valle de México cada día.

Del total de viajes, 60.6% se realizan en microbús, 29% en auto privado, apenas 8% en sistemas integrados como Metro, Metrobús, tren ligero y trolebús y sólo 2.4% en bici o motocicleta.

Integrar sistemas multimodales de transporte tendría múltiples beneficios para todos, principalmente las personas de menores recursos que son quienes invierten 25% de sus ingresos en transporte y alrededor de 4 horas diarias, asegura Erick Guerra, doctor en planeación urbana especializado en transporte.

Reunidos en el Foro Innovación en la Movilidad de la Ciudad, organizado por Grupo Milenio, los especialistas consideraron que es prioritario destinar presupuesto federal para integrar sistemas de transporte, aunque también destacaron la necesidad de buscar otras fuentes de financiamiento como podrían ser los usuarios de automóvil o el sector privado.

Para Sergio Hidalgo, director general de OHL México –empresa que tiene la concesión de la Autopista Urbana Norte, Viaducto Bicentenario, Circuito Exterior Mexiquense, entre otros–, integrar el sistema de movilidad es la única forma de conseguir soluciones de largo plazo.

“Las vías rápidas concesionadas, que hemos comenzado a abrir al transporte público, deberían resolver caminos largos y medianos para luego conectarse con estaciones de transporte evitando la congestión en el centro de la ciudad”, mencionó.

Aprovechar tecnología e innovación

Movilidad sustentable en la Ciudad de México, ¿un sueño

Hablar de innovación en movilidad no tiene que remitir a autos autónomos o voladores. Jorge Montejano, doctor en urbanismo especializado en procesos de metropolización, considera que para el caso de la movilidad, “innovar significa aumentar la accesibilidad y calidad del transporte y reducir los viajes”.

Hacer las cosas diferente, dice, y en este tema hay que entender que los sistemas de transporte en la capital y área conurbada son sistemas metropolitanos por lo que debería haber una autoridad metropolitana que coordinara el transporte para mejorar la movilidad sustentable en la Ciudad de México y toda la zona metropolitana.

De acuerdo con Montejano, también funcionaría introducir sistemas tecnológicos en la gestión del transporte urbano como tarjetas inteligentes y financiar soluciones innovadoras en carsharing que robustecieran la oferta.

Contar con herramientas tecnológicas que permitan conocer y prever rutas y tránsito contribuyen a agilizar los traslados. En el caso de los usuarios de vías concesionadas, disponen para su uso particular de la App TeleVía, que les ofrece información útil para y durante sus traslados y la cual contará con nuevas funciones en mayo próximo.

“Estamos mejorando nuestra app para que ayude al usuario a resolver problemas, por ejemplo, que le indique dónde hay un estacionamiento o dónde puede tomar una Ecobici”, anticipó Sergio Hidalgo.

Fortalecer la seguridad vial

Movilidad sustentable en la Ciudad de México, ¿un sueño

Los especialistas consideraron que un cuarto tema que debe atenderse para mejorar la movilidad sustentable en la Ciudad de México es sin duda la seguridad.

Erick Guerra advirtió que cada año mueren 2 mil personas a causa de accidentes viales en el Valle de México, lo que significa tasas de fatalidad dos veces más altas que las de Nueva York. Tan sólo en la Ciudad de México ocurren tres muertes diarias por incidentes vehiculares.

En la reducción de estas cifras todos tenemos algo de responsabilidad y la manera de lograrlo nos la han repetido hasta el cansancio: respetar los límites de velocidad, utilizar el cinturón, no ingerir bebidas embriagantes…

Laura Ballesteros recordó que en la capital del país se cuenta con un Programa de Seguridad Vial que incluye una visión cero accidentes a mediano plazo, aunque insiste en la falta de presupuesto asignado desde la Federación.

Total que mientras hay o no más presupuesto, por algo podemos empezar cada uno, en la medida de nuestras posibilidades, a contribuir con una movilidad más sustentable para la Ciudad de México y aliviar la congestión circulatoria que padecemos en la capital del país.

Acerca del autor

Alejandra Aguilar