Ambiental

México promueve ecoturismo con sustentabilidad ambiental

México promueve el ecoturismo con sustentabilidad ambiental o turismo ecológico, con base en las recomendaciones internacionales, de acuerdo con fuentes consultadas por Xinhua.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) definió en 1993 el concepto de turismo sostenible como aquel que “responde a las necesidades de los turistas actuales y las regiones receptivas, protegiendo y agrandando las oportunidades del futuro”.

Este tipo de turismo es considerado también como rector de todos los recursos, de modo que las necesidades económicas, sociales y estéticas puedan ser satisfechas manteniendo la integridad cultural de los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas en defensa de la vida.

Documentos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) señalan que El Corredor Biológico Mesoamericano México (CBMM) ha apoyado, entre enero de 2007 y julio de 2009 una serie de proyectos de ecoturismo, turismo sustentable y turismo de naturaleza en el sureste de México.

Entre ellos se concluyeron tres importantes trabajos: el Plan de Desarrollo Ecoturístico Alternativo de la ruta Sierra-Soconusco; el plan de desarrollo ecoturístico alternativo de la ruta Palenque-Lagos de Montebello, en el sureño estado de Chiapas; y la propuesta regional de turismo de bajo impacto ambiental para el área focal de Felipe Carrillo Puerto, en el estado de Quintana Roo (este) y sus áreas de influencia.

A ello se agregaron esfuerzos de capacitación para centros ecoturísticos ubicados en los corredores de Chiapas, así como para comunidades de la costa norte del estado de Yucatán (este).

Asimismo, se financió la instalación de infraestructura en ambas regiones a través de 20 proyectos, los cuales se explican ampliamente en el Informe de Actividades de la Conabio para el periodo citado.

Con base en estadísticas de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), hasta el 30 de junio pasado ha registrado 39 empresas con la certificación de sustentabilidad en ecoturismo en siete estados del país: Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz, Yucatán y Baja California Sur.

En una entrevista reciente con Xinhua, el director general de la empresa Arco Iris Xtreme, SC, Noé Islas, explicó que el turismo ecológico, sostenible, sustentable o “verde”, como también se le ha denominado, tienen el mismo significado y, sobre todo, el mismo objetivo.

Para que un destino, empresa, asociación o centro de hospedaje sea catalogado como “sustentable” debe contar con un programa de manejo de desechos, que permita separar la basura debidamente para su posterior reciclaje.

Además deben de contar con mecanismos de ahorro de agua, como letrinas secas, dispositivos para captación de agua de lluvia, tecnología para ahorrar energía eléctrica e integrar a las comunidades indígenas para su desarrollo económico y cultural, agregó el experto.

Islas recomendó visitar Los Pueblos Mancomunados, en la sierra norte del estado de Oaxaca (sur); La Escobilla, en Pochutla, en el mismo estado, así como la Red de Ecoturismo de Los Tuxtlas, en el estado de Veracruz (este).

En esos tres sitios es posible acercarse a las comunidades rurales, realizar caminatas interpretativas de la mano de los nativos y conocer su fauna y flora regionales. Esos sitios cuentan con cabañas con todos los servicios, guías indígenas y ofrecen comida típica de la región.

En la Ciudad de México, uno de los lugares en donde se practica el ecoturismo es el parque ejidal de San Nicolás Totolapan, ubicado en la carretera a Los Dinamos, donde es posible realizar ciclismo de montaña y visitar su granja didáctica, que ofrece talleres de educación ambiental para niños y caminatas guiadas.

Otra opción en la capital mexicana es la Granja del Tío Pepe, localizada en el Camino Viejo a Mixcoac, en donde se ofrecen talleres ecológicos y un acercamiento al cuidado de los animales.

El ecologista Armando Zúñiga señaló a Xinhua que es importante hacer actividades que no repercutan en el medio ambiente o generen un impacto mínimo.

Esas actividades se dividen en tres grandes rubros: ecoturísticas, turismo de aventura y turismo rural, indicó el experto del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

El ecoturismo integra talleres de educación ambiental, observación de flora y fauna regional, safaris fotográficos y senderismo.

El turismo de aventura comprende actividades que conllevan un esfuerzo físico mayor, como ciclismo de montaña, cabalgatas, recorridos en tirolesas, prácticas de rappel, buceo, kayak y vuelo en ala delta, por ejemplo, explicó Zúñiga.

Señala que todos esos deportes se deben de practicar dentro de una ruta especialmente trazada para ello, con el fin de evitar accidentes, como caídas bruscas, lesiones o inclusive extraviarse al realizar recorridos a pie o cabalgatas.

Dentro del turismo rural, los paseantes conviven con las comunidades indígenas de la región e incluso es posible hacer agroturismo, que tiene que ver con recorridos guiados por viñedos o huertas de las zonas visitadas, indica Zúñiga.

Así, el objetivo del ecoturismo es propiciar una economía “verde” sustentada en el aprovechamiento y buen manejo de los recursos naturales, siempre con la mirada puesta en la preservación de todo el medio ambiente.

Fuente: Spanish.china.org.cn
Por: Rocío.
Publicada: 15 de agosto de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario