- Advertisement -
NoticiasAmbiental¿Cuánto vale el mercado de la belleza ética?

¿Cuánto vale el mercado de la belleza ética?

A lo largo de la historia, los rituales de belleza han estado presentes en todas las culturas, abarcando ideas de identidad, expresión, transformación, restauración, limpieza, curación, cultura y valor. Desde una nueva crema facial nutritiva hasta la meditación en línea, el autocuidado y el bienestar proporcionan mecanismos de supervivencia, oportunidades para hacer un balance y reequilibrar en tiempos de ansiedad.

De acuerdo con la BBC Culture, la pandemia provocó un aumento en los problemas de salud mental, con 76 millones más de casos de ansiedad y 53 millones de trastornos depresivos, según UNICEF y Gallup, por lo que en estos tiempos difíciles, algunos profesionales de la belleza han respondido con imaginación.

Cambio de estrategia

Cuando la maquilladora Lee Pycroft se dio cuenta de que los niveles de estrés de sus clientes iban en incremento, se reconvirtió en psicoterapeuta. Ahora ofrece una combinación de maquillaje y terapia, llamada Makeupfulness.

Ciertas técnicas lingüísticas, la escucha activa, los reencuadres y las preguntas ayudan a la persona a calmarse mientras la maquillo, permitiéndole pensar con más claridad.

He sido testigo de cómo mujeres que atraviesan graves problemas vitales empiezan a comportarse de forma diferente después de un cambio de imagen y una charla.

Puede ser que vayan y hagan algo amable por sí mismas, o que sean capaces de ver sus retos desde una perspectiva diferente al haber conseguido cierta flexibilidad emocional en torno a un tema.

Lee Pycroft, maquilladora profesional

En 2014, cuando el barbero Tom Chapman perdió a un amigo por suicidio, puso en marcha Lions Barber Collective, un proyecto look-book de peluquería para concienciar y recaudar fondos para la prevención del suicidio.

Se ha bromeado siempre con que los profesionales de la peluquería son una especie de psiquiatra o consejero barato, pero en realidad, ellos escuchan una media de 2,000 horas al año.

Imaginemos lo que se podría conseguir formando a los profesionales del cuidado del cabello para que tengan más éxito en la prevención del suicidio y la concienciación sobre la salud mental.

Tom Chapman, estilista y barbero profesional.

En colaboración con especialistas, Chapman creó la formación «Barber Talk», que permite a los profesionales del cabello identificar las señales de alarma, hacer las preguntas adecuadas, escuchar con empatía y, por último, orientar a quien lo necesite hacia los grupos y recursos que podrían ayudarles.

Happy Paul en el mercado de la belleza ética

Lo anterior le interesa mucho a Paul Gerrard, fundador de Happy Paul, una gama de productos para el cuidado de la piel masculina que mejora el estado de ánimo. Y comenta que su iniciativa ha sido como una terapia.

He sufrido depresión desde mi adolescencia y he experimentado de primera mano el poder transformador que pueden tener las fórmulas, los productos y los tratamientos de spa. Sin embargo, el bienestar se ha convertido en un bien de lujo al alcance de unos pocos.

Paul Gerrard, fundador de Happy Paul.
¿Cuánto vale el mercado de la belleza ética?

Gerrard asegura que la marca está diseñada para ser accesible porque piensa que el bienestar consiste en cuidarse, ante todo, y eso no debería ser exclusivo de alguna persona, grupo o género.

Los productos veganos y sostenibles de Happy Paul —entre los que se incluye una estimulante mezcla en roll-on de bergamota, limón y eucalipto— fomentan actos sencillos y gratificantes de autocuidado, y parte de los beneficios se destinan a la organización benéfica de salud mental Young Minds.

El ejemplo de Beauty Banks

La pandemia está impulsando la concienciación y la aprobación de más empresas que apoyan el mercado de la belleza ética. Fundada en 2018 por la escritora de belleza Sali Hughes y la publirrelacionista Jo Jones, Beauty Banks tiene como objetivo abordar la falta de higiene en el Reino Unido y establecerla como un derecho básico.

Los jóvenes pueden verse especialmente afectados, aseguran las empresarias, faltando a clases por no querer ir a clase sin lavarse el pelo. Debido a que Jones y Hughes conocieron de primera mano el excedente que produce la industria, establecieron un plan.

Este último consistió en pedir a sus contactos que donen productos de higiene a los necesitados a través de asociaciones con más de 100 bancos de alimentos registrados, organizaciones benéficas contra el abuso doméstico, refugios para personas sin hogar, escuelas, fideicomisos del Servicio Nacional de Salud y otras asociaciones.

Nos sentimos furiosas y frustradas cuando nos enteramos de la pobreza higiénica, así que decidimos hacer algo al respecto.

Jo Jones, cofundadora de Beauty Banks.

«Tanto Sali como yo trabajamos en la industria de la belleza y sabemos que hay mucho desperdicio y, lo que es más importante, una enorme cantidad de generosidad y bondad. Así que aprovechamos nuestras conexiones, influencia y habilidades para impulsar los Bancos de Belleza», comenta Jones.

Cabe señalar que una entrega media a una organización benéfica, que atiende a unas 150 personas, tiene un valor aproximado de 500 libras, y abastece artículos básicos, como jabón y productos sanitarios.

Cuidado verde

Al igual que el interés por el autocuidado y la comunidad se ha disparado, también lo ha hecho la preocupación por el planeta. Los informes sobre la crisis climática y ecológica han puesto en alerta a la población mundial y los compradores se plantean serias dudas sobre las cosas que adquieren cada día.

La industria de la belleza es un terrible infractor: hay problemas persistentes de abastecimiento irresponsable y niveles de contaminación tóxica en los océanos, tanto a través de los envases de plástico como de los productos químicos utilizados en las formulaciones. Algunos shampoos y espumas de afeitar acaban en los mares, lo que es malo para las aves marinas y los corales.

Por ello, algunas compañías están buscando fórmulas e ingredientes que protejan y nutran de verdad, que actúen positivamente, no solo para los cuerpos a los que se aplican, sino también para las condiciones en las que se cultivan y cosechan.

Y para Weleda —fundada en 1920 por el filósofo austriaco Rudolph Steiner y que abarca tanto la belleza como la medicina naturista, utilizando métodos de cultivo biodinámicos—, la respuesta siempre ha sido clara: volver al origen, a la naturaleza.

Los ingredientes naturales funcionan en armonía con el cuerpo, de una manera que los sintéticos derivados de la petroquímica no lo hacen.

Una dolencia cutánea suele ser un signo visible de desequilibrio. Aplicar una crema no hace más que enmascarar el problema.

El uso de ingredientes de origen vegetal, que son más compatibles con la piel y funcionan en armonía con el cuerpo, puede activar nuestra propia capacidad de curación.

Jayn Sterland, directora general de Weleda UK y presidenta de la Coalición de Belleza Sostenible del Consejo Británico de la Belleza.

Por su parte, el año pasado, en un esfuerzo por potenciar el suministro de ingredientes bien cultivados a todo el sector de la belleza, la marca de belleza sostenible Davines y el Instituto Rodale pusieron en marcha una granja ecológica regenerativa de 10 hectáreas y un centro de investigación en Parma (Italia).

No se suele pensar en la procedencia de los ingredientes y en el impacto que ese proceso de producción tiene en nuestra salud personal así como en la del planeta o en la de los trabajadores agrícolas.

Ampliar esta idea de la agricultura regenerativa para que vaya más allá de los alimentos y la fibra es una gran oportunidad para todos nosotros.

Jeff Moyer, director ejecutivo del Instituto Rodale.

Un mundo mejor

En tanto para Sterland, los beneficios holísticos en la salud de la belleza regenerativa están bien documentados, tanto para el usuario como para el planeta. Y aquí es donde empiezan a tomar forma las intersecciones entre la salud, el bienestar y la belleza, y tiene lugar el mayor potencial para que esta industria tenga un impacto positivo en el mundo.

Asimismo, la marca belleza Lush muestra el serio trabajo que se lleva a cabo dentro de ella, como lo asevera, Cadi Pink, directora del proyecto de impacto en la cadena de suministro de la marca

La biodiversidad siempre ha sido importante para nosotros.

Una de nuestras estrategias clave en materia de abastecimiento, por ejemplo, ha sido aumentar la diversidad de los materiales que utilizamos para ejercer menos presión sobre los ecosistemas a través de la agricultura industrial.

Cadi Pink, directora del proyecto de impacto en la cadena de suministro de Lush.

Lush ha trazado un mapa de puntos clave de biodiversidad en todo el mundo, donde está fomentando activamente la regeneración y la agrosilvicultura en la práctica.

¿Cuánto vale el mercado de la belleza ética?

Las iniciativas de sostenibilidad suelen centrarse en minimizar los daños.

La regeneración va un paso más allá y se pregunta: ‘¿cómo añadimos valor y salud a las ecologías y los espacios sociales en los que trabajamos? La oportunidad que tiene ahora el sector de la belleza es alinear más lo que entendemos por regeneración.

A menudo lo asociamos a la plantación de árboles o a la agricultura regenerativa, pero hay una cita de Chico Mendes (líder sindical brasileño): ‘El ecologismo sin lucha de clases es solo jardinería’.

Y eso me encanta. Siempre hemos creído que, si se trabaja con las comunidades de base, ellas son las expertas. Nosotros solo estamos ahí para ofrecer apoyo en lo que podamos.

James Atherton, Fondo Regenerativo de Lush.

Una de esas comunidades es el Centro de Permacultura de Laikipia, un colectivo de cinco grupos de mujeres maasai, apoyado por la consultora de agricultura regenerativa reNature, que produce hojas de Aloe Secundiflora para Lush de forma que combina los conocimientos tradicionales con los principios de la permacultura.

El Aloe Secundiflora, utilizado originalmente por los maasai para curar y lavar, puede transformarse en todo tipo de productos, desde champú y crema para la piel hasta gel de ducha.

Ahora, las mujeres producen sus propios cosméticos para el mercado local, lo que les proporciona ingresos adicionales. A medida que crece la demanda de belleza responsable, será vital cosechar bien los ingredientes naturales, teniendo en cuenta a las comunidades y a la naturaleza.

Incrementa el mercado de la belleza ética

La buena noticia es que la belleza sostenible y ética -la belleza que hace del mundo un lugar mejor- va a aumentar, pasando de 34,500 millones de dólares en 2018 a 54,500 millones en 2027.

Junto a nombres establecidos como Weleda y Lush, un número significativo de marcas dinámicas emergentes están acelerando nuevos futuros en la belleza con innovaciones en ingredientes locales, fórmulas sin agua; incluso apuntando a la neutralidad del carbono.

Lo que hace que estas marcas sean tan adecuadas para estos tiempos es su enfoque holístico de los problemas de la belleza, y su comprensión de que cuestiones aparentemente separadas, como la formulación de productos, la justicia social y la protección del medio ambiente, están fundamentalmente interrelacionadas y conectadas.

La marca danesa de maquillaje Kjaer Weis está certificada como ecológica y trabaja en estrecha colaboración con sus proveedores, al tiempo que envasa sus productos en suaves estuches metálicos reutilizables. BYBI invita a los clientes a devolver sus frascos de potenciación de la piel para que los esterilicen y los vuelvan a utilizar.

La marca de bienestar Haeckels, fundada por el vigilante de la playa Dom Bridges, recoge algas antibacterianas de las playas de Margate (Reino Unido) para sus productos de cuidado de la piel hechos a mano; sus frascos se fabrican con algas biodegradables y su envase exterior se cultiva a partir de setas.

Marcas como Pachamamai, Ethique y Lush utilizan fórmulas condensadas para hacer barras sólidas, lo que amplía la eficacia de los productos y reduce la necesidad de agua innecesaria en las mezclas y la necesidad de botellas de plástico para contener esas fórmulas.

Estas empresas de belleza impulsadas por el propósito tejen la sostenibilidad en todo su negocio, desde el abastecimiento y la formulación hasta la certificación independiente de los productos y el pago a los empleados de un salario justo, real y digno.

Jayn Sterland, directora general de Weleda UK y presidenta de la Coalición de Belleza Sostenible del Consejo Británico de la Belleza

Para Lush, el potencial de la belleza para cambiar el mundo forma parte del ADN de la marca.

Nos consideramos muy activistas. Ya no basta con estar en contra de algo. Hay que marcar la diferencia.

Jonnie Hatfield, portavoz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR