- Advertisement -
NoticiasAmbientalMcDonald's dejará de usar PFAS en empaques en 2025

McDonald’s dejará de usar PFAS en empaques en 2025

Hamburguesas, papas fritas, galletas y otros platos del menú de la cadena de comida rápida más grande del mundo ya no vendrán con una guarnición de «productos químicos de por vida»: McDonald’s dejará de usar PFAS, un grupo de compuestos químicamente sintetizados.

De acuerdo con MLive, McDonald’s eliminará sustancias tóxicas de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo de sus envases de alimentos en los próximos años.

La medida de McDonald’s

El gigante de la comida rápida ha anunciado que dejará de utilizar envoltorios para alimentos tratados con sustancias químicas PFAS.

Esta medida responde a la presión ejercida por grupos de defensa que se han dirigido a McDonald’s y a otras cadenas de comida rápida durante el último año, con la esperanza de convencerles de que se deshagan de estas sustancias químicas por temor a que lleguen a los seres humanos y se acumulen en los vertederos.

Estos grupos han conseguido una victoria, aunque han instado a la empresa a actuar con mayor rapidez para eliminar el uso del grupo químico. Existe la esperanza de que el alejamiento de McDonald’s de los PFAS tenga un efecto dominó en otras cadenas de comida rápida.

La cadena de comida rápida con más de 38,000 establecimientos en todo el mundo dijo que ya había dejado de utilizar los compuestos que contienen PFOS y PFOA en 2008, y añadió:

Estamos orgullosos de dar un paso más en nuestro viaje de administración de productos con nuestro compromiso de eliminar todos los compuestos fluorados añadidos de nuestros materiales de envasado para clientes en todo el mundo para 2025.

McDonald’s.

Los defensores de Michigan celebraron la noticia, que se produce tras la adopción de nuevas normas estatales del año pasado que limitan severamente los niveles permitidos de algunos PFAS en el agua potable.

McDonalds dejará de usar PFAS en empaques en 2025

Necesidad de medidas urgentes

La reducción de la cantidad de PFAS en artículos de un solo uso, como los envases de alimentos, puede disminuir la cantidad de estas sustancias químicas en los vertederos, donde los compuestos robustos se concentran en el lixiviado que es tratado por las plantas de aguas residuales, que normalmente no son capaces de eliminar los PFAS de sus vertidos.

El resultado es que los compuestos tóxicos que no se descomponen fácilmente en la naturaleza o en el cuerpo de las personas migran desde los consumibles desechados hasta las aguas superficiales y los suministros de agua potable.

La exposición a los PFAS se ha relacionado con enfermedades de la tiroides, colesterol alto, daños en la respuesta del sistema inmunitario y otros problemas de salud en los seres humanos.

El compromiso de la mayor cadena de comida rápida del mundo, McDonald’s, ayudará a eliminar los PFAS de los envases de los alimentos en otros lugares.

Fomenta la misión más amplia que perseguimos activamente de eliminar los usos no esenciales de los PFAS. Tenemos que sacar los PFAS de los productos para sacar estos contaminantes nocivos de nuestra agua potable.

Mara Herman, especialista en política sanitaria del Centro de Ecología de Ann Arbor.

Riesgo en las sustancias químicas PFAS

La preocupación por las sustancias químicas PFAS en el agua potable cobró importancia en Michigan hace varios años al descubrirse niveles altísimos de contaminación de las aguas subterráneas cerca de Rockford, donde el gigante del calzado Wolverine World Wide vertió las sustancias químicas en vertederos sin cobertura hace años.

Las pruebas de agua potable realizadas posteriormente en todo el estado revelaron la presencia de trazas de estos compuestos en los suministros de agua que abastecen a 1.9 millones de personas.

Las aguas residuales municipales se han convertido en una fuente importante de contaminación por PFAS en el medio ambiente, así como la aplicación de biosólidos de aguas residuales en las tierras de cultivo.

Ambas vías han sido objeto de estudio por parte de los organismos reguladores de Michigan durante varios años y el estado ha informado de cierto éxito en la reducción de la carga química que sale de las plantas de aguas residuales.

En todo el estado se están investigando 152 lugares en los que las sustancias químicas superan los nuevos umbrales estatales en las aguas subterráneas desarrollados bajo la dirección de la gobernadora Gretchen Whitmer.

Michigan puso en marcha el pasado otoño un estudio epidemiológico sobre la salud en los condados de Kalamazoo y Kent, donde se analizarán muestras de sangre de personas expuestas a niveles elevados de PFAS en el agua potable a través del antiguo suministro municipal en Parchment y Cooper Township, y de aguas subterráneas contaminadas en la zona de Rockford y Belmont, durante los próximos años.

El estado también está realizando una evaluación de la exposición a los PFAS en Oscoda, donde la contaminación procedente de la antigua base aérea de Wurtsmith se ha extendido a través del agua y la fauna.

A nivel nacional, el movimiento hacia las normas federales para regular los PFAS en el agua potable no logró ganar tracción bajo la administración de Trump y las normas de seguridad varían entre los estados que han desarrollado las suyas.

Los defensores del tema tienen la esperanza de que la administración entrante de Joe Biden se mueva rápidamente para desarrollar nuevas regulaciones este año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR