Ambiental

Mantienen oculta medición del aire

Diez veces más pequeñas que el grosor de un cabello, las partículas contaminantes PM 2.5 son el enemigo invisible de la salud de los capitalinos.

Atacan directamente al corazón, ingresan por las vías respiratorias, sus efectos son letales y peor aún, su presencia en el aire de la ciudad es cada vez mayor.

Generadas por la combustión de diesel de automóviles y la industria, así como por la reacción atmosférica entre gases como el dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y por compuestos orgánicos, estas partículas forman parte de las llamadas PM10, que en los últimos meses sido la causa de las precontingencias ambientales.

Desde hace cinco años, el Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México (Simat) mide la concentración de las PM 2.5 en el aire y aunque no reporta en tiempo real su situación, cuenta con datos que revelan la gravedad del problema.

“Los datos que mostramos nosotros en los reportes de calidad del aire son altos, no tanto como en algunas ciudades contaminadas del mundo, pero en términos cualitativos son altos y superan el valor de la norma”, reconoció Armando Retama, director del Simat.

Las mañanas son su hora preferida del día para concentrarse y en los primeros o los últimos meses del año aprovechan el descenso de las temperaturas para suspenderse y no dispersarse, según reportan los informes anuales de la Secretaría de Medio Ambiente del DF.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que las PM 2.5 afectan más que cualquier otro contaminante porque al inhalarlas pueden alcanzar las zonas periféricas de los bronquios y alteran el intercambio pulmonar de gases.

Asegura también que la mortalidad en ciudades con niveles elevados de contaminación supera entre un 15 y 20 por ciento la registrada en ciudades más limpias, a tal grado que en la Unión Europea, en donde se realiza un monitoreo continuo de las partículas, han podido determinar que la esperanza de vida promedio es 8.6 meses menor, debido a la exposición al contaminante.

En España, fueron la causa de cientos de muertes el año pasado al agravar enfermedades en el sistema circulatorio produciendo infartos y cardiopatías isquémicas.

En la Ciudad de México, aún no existen investigaciones que confirmen la relación entre las PM 2.5 y los padecimientos o muertes que ocurren en días altamente contaminados.

“Aún no contamos con información del sector salud para saber si nuestra situación sería igual o más complicada que la que experimenta la Unión Europea”, señaló Retama en entrevista con Excélsior.

Sin embargo, esa será una tarea que cuanto antes deberán emprender y mediante estudios de tipo epidemiológico podrán encontrar la relación entre la sintomatología de los pacientes y la calidad del aire, lo cual se hace en otros países desde los años noventa.

En septiembre de 2010 la NASA dio a conocer un mapa en el que ubica los países del mundo con serios problemas de partículas PM 2.5, siendo el Desierto del Sahara, en el Norte de África y el este de Asia en donde se registran los índices más altos.

En América sólo se señalan altas concentraciones en algunas ciudades de Estados Unidos y la zona centro de México.

A partir de este año medirán

Para este año, el Simat comenzará a reportar diariamente, junto con los demás contaminantes, la cantidad de PM 2.5 en el aire del Valle de México y harán pública esta información en internet.

Sin embargo, no dijeron exactamente a partir de cuándo.

Retama explicó que para la medición de PM 2.5 cuentan con siete equipos especiales que desde hace varios años ya se encargan de la medición.

Aseguró que la cantidad de aparatos son suficientes para toda la ciudad. “Al ser muy finas presentan una distribución muy homogénea en la ciudad, lo que no amerita que pongamos infinidad de muestreadores y con un número limitado podemos garantizar una cobertura adecuada. Reducimos costos, hacemos un monitoreo más eficiente y obtenemos información del problema en la ciudad”, detalló el funcionario.

La medición de los diminutos contaminantes se integrará también a las alertas de precontingencia y contingencia, cuyos límites deberá definir la Comisión Ambiental Metropolitana, aunque a nivel mundial ya existen algunos en los que las autoridades locales se han basado para determinar el exceso de partículas 2.5 en el aire.

La OMS estima que la concentración máxima que se puede permitir es de 25 microgramos por metro cúbico, ya que la mortalidad se dispara después de esta cantidad.

En la Ciudad de México, los 25 microgramos equivaldrían a aproximadamente 40.4 puntos Imeca (Índice de Metropolitano de Calidad del Aire).

Según registros del Simat, en 2009 se registraron un total de 105 días con valores mayores a 100 puntos Imeca, de los cuales 12 alcanzaron niveles superiores a 150 puntos. Esto es una situación extremadamente mala para la salud.

Si esos días tan sucios hubieran incluido la medición del PM 2.5, habrían declarado una contigencia ambiental, que por última vez se activó el 18 de septiembre de 2002.

Incógnita en DF

Tabla de límites internacionales en la medición de PM 2.5:

BUENA 0 a 15.4

REGULAR 15.5-40.4

MALA 40.5-65.4

MUY MALA 65.5-150.4

EXTREMADAMENTE MALA

150.5 o más

“Aún no contamos con información del sector salud para saber si nuestra situación sería igual o más complicada que la que experimenta la Unión Europea.” Armando Retama, director del sistema de monitoreo atmosférico de la Ciudad de México

Causa de asma y muerte

“Aspire profundamente. Aunque el aire parezca limpio, lo cierto es que acaba de inhalar millones de partículas PM 2.5. Aunque son invisibles para los humanos, esas partículas están presentes en toda la atmósfera de la tierra y provienen de fuentes tanto naturales como del hombre”, dice un artículo publicado por la agencia espacial estadunidense, NASA, en septiembre de 2010.

El texto acompaña al mapa que utilizamos arriba, y que fue elaborado por los investigadores canadienses Aaron Aaron van Donkelaar y Randall Martin, en la Universidad de Dalhousie, en Halifax. Usaron satélites de la agencia espacial estadunidense y modelos matemáticos.

En muchos países subdesarrollados, dice la NASA, la ausencia de sensores para medir la contaminación hacen muy difícil, y en algunos casos imposible, saber o tener un estimado de la abundancia de estas partículas que los epidemiólogos sospechan contribuyen a la muerte prematura de millones de personas cada año.

Los problemáticos fragmentos de suciedad, explica, se llaman materias de partículas finas 2.5 (PM 2.5 por sus siglas en inglés) porque representan 2.5 micrometros, o más o menos la décima parte del grosor de un cabello humano.

La NASA advierte en su artículo que estas finas partículas pueden traspasar las defensas normales del cuerpo humano y penetrar profundamente en los pulmones. Por eso les preocupa detectarlas.

El viento, recuerda, levanta grandes porciones de polvo, lo que se nota en los desiertos de Oriente Medio y África (mapa). Asimismo, están muy presentes en áreas urbanizadas, como el este de China y el norte de India, cerca de fábricas y plantas de carbón.

Las pequeñas partículas, advierte la NASA, pueden meterse en los pulmones pero también mezclarse con el flujo sanguíneo. Una vez ahí, pueden provocar una gran cantidad de enfermedades, incluyendo asma, males cardiovasculares y bronquitis. La Asociación Americana del Corazón estima que, simplemente en Estados Unidos, la polución del aire provoca alrededor de 60 mil muertes al año.

En Europa y EU esto ya es un problema de salud que se atiende. Aquí, no existe.

Fuente: Excelsior.com.mx

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Se han preguntado ustedes las cantidades extratofericas que se canalizan para vias , carreteras. Los gobiernos miden su gestíón en número de obras públicas realizadas. Y se olvida de mejorar la calidad de vida de los seres humanos, de cuidar el medio ambiénte, de hacer justicia con la depradación de la naturaleza que día a día nos hace ver la crueldad que llevamos dentro hacia los seres vivos que la componen, iluminan, sanan y comparten en forma benefica para nuestra existencia nuestro planeta. Me pregunto, hasta cuando vamos a seguir ciegos, sin ver lo hermoso que nos ofrece para nuestro deleite la fauna y la flora riquisima de nuestro país. Tendremos que pasar toda clases de males que nos lleven a la reflexión y al cambio de conciencia?

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]