Cruz Azul Empresa Responsable

Los beneficios de no construir una nueva planta cementera

Cruz Azul diversifica la operación y genera más empleos. ¡Descubre este ejemplo!

Cruz Azul cuenta con algunas plantas cementeras ubicadas estratégicamente en cuatro zonas de México. Estas plantas, además de fabricar productos de calidad y ofrecer servicios a muchas personas de las zonas de occidente, centro, oriente y sureste del país, brindan grandes beneficios para las comunidades donde se encuentran asentadas.

Por ejemplo, las plantas cementeras ubicadas en Hidalgo y Lagunas Oaxaca, son dos de las más importantes debido a que en ambas, la mayoría de la población depende de la fabricación de cemento Cruz Azul.

¿Cómo es posible que tantas personas dependan de una sola empresa? Se trata de una visión de negocios con doble beneficio: en vez de construir más plantas en otros lugares, se prefieren las existentes para modernizarlas, y aprovechando la licencia social de la comunidad, se crece y/o diversifica la operación, generando más empleos y beneficios. Expliquémoslo un poco más.

Beneficios de no construir una nueva planta

Construir una planta de cemento requiere una inversión económica y ambiental muy grande. En este contexto, modernizar una existente tiene múltiples beneficios en lo económico, lo social y lo ambiental. Veamos algunos:  

1. Se refuerza el compromiso ambiental

Al no construir una nueva planta y optar por la modernización de una existente, se abaten costos de operación y se minimiza el fuerte impacto ambiental que derivaría de una nueva construcción; asimismo se reduce el consumo de energía y se respetan los recursos naturales.

2. Se fortalece el vínculo con la comunidad

Las zonas donde existen las plantas cementeras, son reconocidas y bien recibidas por los habitantes de las comunidades, lo que significa que existe la licencia social para operar en dichos lugares. Esto se lo ha ganado Cruz Azul debido al alto índice de empleo y beneficios, como el ofrecer múltiples actividades de recreación a niños, mujeres y hombres que viven de manera cercana a las plantas.

3. Se aprovechan nuevas tecnologías

La tecnología hace más eficiente el proceso de producción, en el caso de las plantas de Cruz Azul; al incorporar las nuevas tecnologías de manera adecuada en las instalaciones anteriores, no sólo se agiliza la fabricación, sino que también se protege al medio ambiente al integrar ecoeficiencias en una operación que antes no contaba con ellas.

La solución: ampliar las líneas de producción

Como parte de su estrategia responsable y conociendo los beneficios de modernizar en vez de construir más plantas, Cruz Azul se ha comprometido a actualizarlas por medio de tecnología. Por ejemplo, las dos plantas de cemento más importantes ya existentes, están ampliando las siguientes líneas de producción de cemento:

  • Línea de producción número 10, en Ciudad Cooperativa Cruz Azul en Hidalgo.
  • Línea de producción número 5, en Lagunas, Oaxaca.

Actualmente, estas nuevas líneas de producción de Cruz Azul, han concluido la fase de cimentación, la cual requirió una preparación previa de estudios regionales para el análisis de factores sísmicos y estudios de resistividad eléctrica del suelo, aunado a ello, también se contó con estudios de impacto ambiental, los cuales son una exigencia de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y representan el permiso más importante en cualquier obra actualmente.

El plus ambiental

Las innovaciones medioambientales que se han utilizado en estas obras fueron diseñadas en base a tecnología de combustibles alternos derivados de residuos, sustituyendo el 40% del coque de petróleo necesario para la producción del cemento, contando además con bajo consumo energético, lo que reduce las emisiones de CO2 en 70 mil toneladas anuales.

En el caso de la obra en Oaxaca, los 70 mil metros cúbicos de tierra que se removieron del terreno para realizar la obra, se incorporaron al mismo proceso de producción del cemento y en ambos proyectos, se considera un trabajo de reforestación al final de los mismos en zonas aledañas a la obra.

La renovación en las líneas de producción de estas dos plantas, no fue una tarea sencilla; a continuación te presentamos los retos a los que se enfrentaron antes y durante la primera etapa de modernización de estas plantas:

Estudiar las condiciones del terreno

Se analizaron las condiciones del terreno en donde se construirán las líneas de producción; el reto más importante se presentó en la obra de Hidalgo, en donde las características inestables del suelo presentaron un primer desafío importante para el equipo de trabajo de Cooperativa La Cruz Azul junto con los proveedores de los equipos y la tecnología y el personal operativo de la planta cementera.

Una vez estudiadas las características del suelo, el equipo de trabajo construyó 800 pilas de concreto de 80 a 1.20 cm de diámetro y de hasta 33 metros de profundidad. Para la parte invisible de la obra, ya que se encuentra debajo del suelo, se ocuparon 400 toneladas de acero de refuerzo y 8,500 m3 de concreto, lo equivalente a alrededor de 1200 revolvedoras de concreto.

Investigación de zonas sísmicas

Otro elemento importante en el hallazgo de los estudios del suelo, fue el análisis de factores sísmicos el cual se realizó con los procedimientos y la asesoría más avanzada para poder hablar de dos obras de primer nivel, que tienen una estructura diseñada para soportar un sismo de hasta 8.6 grados Richter.

La Cruz Azul invirtió de manera importante en el análisis de los “Espectros de Diseño Sísmico” a través de una guías que desarrolló la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Atención a la seguridad en el trabajo

Uno de los pilares principales de Cooperativa La Cruz Azul, es la seguridad de sus colaboradores dentro de sus instalaciones, es por ello que durante las construcciones y con el apoyo del área de Seguridad y Salud Ocupacional, capacitaron al personal involucrado en la obra para minimizar los riesgos de accidentes.

Esto ha hecho posible que en aproximadamente seis meses de trabajo entre ambas construcciones, se reporten cero accidentes graves o que hayan requerido atención médica urgente.

En el caso de la obra que se realiza en Oaxaca, el mayor reto hasta ahora ha sido el reducido espacio físico de maniobra que hay para la misma, lo que ha implicado un esfuerzo de comunicación y coordinación entre todos los involucrados. El nivel de riesgo de accidentes es alto, por la presencia de más de 1000 personas trabajando en un espacio donde maquinaria y equipos se encuentran físicamente cerca.

Con estos retos y soluciones de la empresa cementera al realizar la construcción de una obra tan importante como lo es una línea de producción, es de suma relevancia cuidar los impactos no sólo ambientales, sino de seguridad para la obra durante la construcción y por supuesto la seguridad de los trabajadores.

Conclusión

A través de estas iniciativas es posible observar que la responsabilidad social está lejos de ser ese impulso dadivoso que muchos piensan a manera de espíritu filantrópico.

La responsabilidad social es un tema de negocios y una estrategia en pro del desarrollo sostenible, por lo que debe cumplir con beneficios económicos, sociales y medioambientales; y lo hecho por la Cruz Azul, con estas dos nuevas líneas de producción, es un claro ejemplo de ello.

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por la web y otras herramientas que están en la red, amante de la radio y la tecnología.

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact