Noticias

Liderazgo femenino y responsabilidad social

Executive woman showing a beaming smile in front of the camera

Por Helena Ancos

El pasado miércoles 9 de octubre, celebramos en la oficina de Representación de la Comisión Europea en Madrid con el patrocinio de Mutua Madrileña y la organización del Area de Responsabilidad Social Corporativa del Instituto Complutense de Estudios Internacionales, el Primer Encuentro Mujer y RSE.

Con un panel excepcional de ponentes, el aforo completo de la sala revelaba la necesidad de tratar la situación de la mujer en la empresa y las barreras reales a las que se enfrenta la carrera profesional de muchas mujeres en nuestro país.

Como dijo en su día Robert Zoellick, ex Presidente del Banco Mundial, la igualdad de género es simple y llanamente “economía inteligente”. No sólo por la proporción de mujeres graduadas y doctoras, sino por la riqueza que el talento femenino y la diversidad de género aportan a la economía. En otras palabras, no podemos desperdiciar el 50% del talento!

La Responsabilidad social es un instrumento de gestión colectiva para una nueva economía, más justa, más inclusiva, más sostenible, donde las responsabilidades están compartidas, y donde no sólo la empresa ha de asumirlas sino también los poderes públicos, y nosotras, como mujeres miembros de una colectividad, llámese ésta empresa o sociedad.

Cuando comenzó la crisis, muchos vaticinaban un mundo de oportunidades para la RSE. Seis años después, sin embargo, mientras que los datos económicos no dejan margen para una pronta recuperación, y la realidad social muestra signos de grave fractura, es necesario recurrir a la inteligencia colectiva como motor de cambio, y en especial, al papel de la mujer para liderar una nueva economía.

La crisis ha tenido consecuencias distintas para hombres y mujeres. Quizás el aspecto más letal ha sido el recorte del gasto público, que se deja sentir en el empleo público –el mejor empleador de las mujeres- pero también en los servicios sociales, tanto en la dimensión de la empleabilidad como en las políticas sociales que nos alivian en el cuidado de nuestros hijos y mayores, y lo tendrán también en nuestras pensiones. Sin embargo, si la tasa de paro –que en el segundo semestre de 2007 era prácticamente estructural para el hombre 6,1% y el femenino 10,5- ha tendido a igualarse –aunque las mujeres siguen estando en cabeza (23,3% frente a 22,4)- la tasa de actividad femenina subió siete puntos de 2005-2012 y cuatro de 2007-2011, y la masculina bajó dos puntos en este último período. Es decir, tenemos mayor resiliencia, la crisis no ha frenado nuestras expectativas, pero tenemos que canalizarlas hacia objetivos concretos.

¿Qué tenemos que hacer las mujeres para ganar en visibilidad? Para liderar el futuro, para una nueva economía?

Las mujeres contamos con muchas fortalezas pero también con debilidades. Cada vez más estudios avalan una relación directa entre el liderazgo femenino, y la participación de la mujer en la actividad económica y mejores resultados empresariales. Pero nos queda mucho camino por recorrer. En algunos casos resistencias internas y en otros sesgos sociales y barreras externas.

Articulamos este PRIMER ENCUENTRO SOBRE MUJER Y RSE en torno a tres temas centrales, ordenados como círculos concéntricos, que abordan una perspectiva macroeconómica, microeconómica, y también, una perspectiva existencial.

– En primer lugar, tenemos que saber dónde estamos para saber a dónde queremos llegar. Y tenemos que saber identificar en el camino los obstáculos externos y nuestras propias inercias y resistencias. Porque tenemos un marco legal protector (aunque mejorable) pero muchos de los problemas con los que se encuentra la mujer en su acceso profesional son intangibles.

En segundo lugar, tenemos que crear un ecosistema favorable para la diversidad profesional y el emprendimiento femenino. ¿Cuáles son los determinantes para el progreso en nuestras carreras profesionales?.

Por último, los planes de igualdad y la información que prestan las empresas. Uno de los logros de la Ley Orgánica de Igualdad fue la obligatoriedad de negociar planes de igualdad en las empresas de más de 250 trabajadores y la orientación a la paridad en los consejos de Administración.

El balance seis años después es que – el número de consejeras en las empresas cotizadas ronda el 11%, hay mucha rigidez en los horarios y una cultura de presentismo laboral que dificulta la conciliación, una errónea concepción de la productividad en el trabajo.

Las reformas del mercado de trabajo tienen también retrocesos en la situación laboral de las mujeres. Existe un riesgo de que las empresas, al descolgarse de los convenios, lo hagan también de los planes de igualdad; además la reforma limita el margen para la jornada reducida por guarda del menor (la rebaja del tiempo deberá ser diaria, por eje.). Además la crisis provoca más miedo a ejercer derechos como la conciliación.

Por último, si queremos avanzar en la diversidad de género en las empresas, tenemos que trabajar por los indicadores que asocien género-productividad. Es la única forma de que los empresarios y empresarias no vean nuestra idiosincrasia, nuestra necesidad de conciliación, nuestra forma de liderazgo y de ejercicio profesional, como un demérito, como un coste.



Helena Ancos Franco

Coordinadora del Programa de Trabajo de Responsabilidad Social Empresarial del Instituto Complutense de Estudios Internacionales. Representante en la UCM de la RedUNIRSE, red Iberoamericana de Responsabilidad Social Empresarial y Promotora en la Universidad Complutense de Madrid de la Red Interuniversitaria de Responsabilidad Social Empresarial. Ha sido Abogado y Profesora de Derecho Internacional Privado en la Universidad Europea de Madrid y en el Centro Universitario Francisco de Vitoria y en el Centro Universitario de Estudios Financieros de Madrid. Sus actuales líneas de investigación se centran en la búsqueda de modelos jurídicos y económicos que promuevan la rentabilidad de los negocios y el desarrollo social, así como mecanismos de colaboración público-privada para el desarrollo.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario