Ambiental

Lidera China en energía renovable

Energía limpia fortalece la posición estratégica de China

El año pasado, China rebasó con creces a sus competidores en Dinamarca, Alemania, España y Estados Unidos para convertirse en el fabricante más grande del mundo de turbinas eólicas, y está listo para expandirse aún más este año.

El país más poblado del mundo también ha superado a Occidente en los últimos dos años para emerger como el fabricante de paneles solares más grande del mundo. Igualmente realiza un esfuerzo similar para construir reactores nucleares y los tipos más eficientes de plantas de energía de carbón.

Estos esfuerzos por dominar las tecnologías de energía renovable plantean la perspectiva de que, algún día, el Occidente intercambiará su dependencia del petróleo de Medio Oriente por una dependencia en paneles solares, turbinas eólicas y otro equipo manufacturado en China.

“La mayoría del equipo energético llevará una placa de metal que diga: ‘Hecho en China'”, dijo K.K. Chan, director general de Nature Elements Capital, fondo de capital privado en Beijing que se enfoca en la energía renovable.

El Presidente Barack Obama, en su informe presidencial del Estado de la Unión, sonó una alarma en el sentido de que Estados Unidos se estaba rezagando de otros países, en especial China, en materia de energía. “No acepto un futuro en el que los empleos y las industrias del mañana se arraiguen más allá de nuestras fronteras, y sé que ustedes tampoco”, dijo el Mandatario al Congreso.

En la actualidad, EU y otros países ofrecen incentivos para desarrollar sus propias energías renovables, y Obama llamó a redoblar los esfuerzos estadounidenses. Sin embargo, muchos ejecutivos occidentales y chinos esperan que China predomine en la carrera de la tecnología energética.

Varias corporaciones multinacionales hoy responden al rápido crecimiento del mercado chino con la construcción de fábricas grandes y vanguardistas ahí. Vestas, de Dinamarca, acaba de erigir el complejo manufacturero de turbinas eólicas más grande del mundo en Tianjin, en el noreste de China, y transfirió la tecnología para construir los generadores y controles electrónicos más modernos.

“Uno tiene que moverse rápido con el mercado”, indicó Jens Tommerup, presidente de Vestas China. “Nadie jamás ha visto un desarrollo tan vertiginoso en el mercado de la energía eólica”.

Las industrias de energía renovable en China están añadiendo empleos con rapidez, al alcanzar los 1.12 millones en el 2008 y aumentar en 100 mil al año, de acuerdo con la Asociación China de Industrias de Energía Renovable, organismo respaldado por el Gobierno.

Sin embargo, es posible que la energía renovable beneficie más a la economía de China que al medio ambiente. La generación total de energía en el país está en vías de superar a la de EU en el 2012, y la mayoría de la capacidad agregada aún provendrá del carbón.

La intención de China es que la energía eólica, solar y de biomasa represente el 8 por ciento de su capacidad de generación de electricidad para el 2020. Eso se compara con menos del 4 por ciento actual en China y EU. El carbón aún representará dos terceras partes de la capacidad de China en el 2020, y la energía nuclear y la hidráulica constituirán la mayoría restante.

Al tiempo que China busca dominar las exportaciones de equipo energético, tiene la ventaja de ser el mercado más grande del mundo para este tipo de equipo. El Gobierno gasta considerablemente en la modernización de la red de electricidad, al destinar 45 mil millones de dólares tan sólo en el 2009.

En EU, las compañías de energía con frecuencia enfrentan una decisión entre comprar equipo de energía renovable o seguir operando plantas de energía, ya construidas y pagadas, que funcionan con combustibles fósiles.

En China, las compañías energéticas de todos modos tienen que comprar mucho equipo nuevo y la energía alternativa, en especial la eólica y nuclear, tiene precios cada vez más competitivos.

Al igual que en muchas otras industrias, los bajos costos laborales chinos constituyen una ventaja en el campo de la energía. Aunque los salarios en el país han aumentado marcadamente en los últimos cinco años, Vestas aún les paga a los obreros sólo 4 mil 100 dólares anuales.

Con los precios en caída, las industrias eólica y solar de China buscan cada vez más vender equipo en el extranjero, y enfrentan quejas de compañías occidentales sobre ventajas injustas.

“Todos los países, incluyendo EU y en Europa, quieren un bajo costo en la energía renovable”, dijo Ma Lingjuan, subdirector administrativo de la asociación de energía renovable del país asiático.”Ahora, China ha llegado a ese nivel, pero es criticada por el resto del mundo”.

Reforma, New York Times, Negocios y Ecología, pág. 5
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

lidera

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]