Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

Las empresas responsables en los tiempos de Trump y el populismo

las empresas aceptaran las demandas de donald trump

¿Generar valor para las personas o los accionistas? Todo es cuestión de adaptarse.

Durante el tercer día del Foro Económico Mundial 2017, se habló de la crisis de la clase media y el «resurgimiento del populismo», un foco rojo que alerta sobre la falta de empleos, el mal sueldo y la frustración de un amplio sector poblacional que exige una respuesta por parte de gobiernos y corporativos.

Con el ahora presidente Donald Trump instando al sector privado a dejar de expandirse globalmente e invertir en su territorio, ¿qué elegirán las grandes empresas? No olvidemos que muchos corporativos proceden de Estados Unidos o tienen su base allí. Las empresas pueden responder a las demandas de la gente, de Trump o de los accionistas, a quienes les conviene más la expansión para obtener mayor rentabilidad.

The Economist lanzó esta pregunta y sugiere que los negocios sí pueden adaptarse al creciente populismo. La verdadera cuestión es cómo manejará cada empresa las expectativas y presiones de los accionistas y la sociedad, especialmente porque no hay dos compañías iguales y, dependiendo en que “tribu corporativa” se encuentre, será más fácil o más complicado equilibrar las demandas de los accionistas y las personas.

las empresas aceptaran las demandas del populismo

Las 6 tribus corporativas

Fundamentalistas

Su objetivo es impulsar sus ganancias y el valor de sus acciones de manera inmediata y a corto plazo.

Los corporativos de este grupo raramente tienen un éxito a largo plazo, pues esta táctica busca la gratificación instantánea y muchas veces solo lo hacen para “recuperar la confianza” en su negocio.

Por ello, existen empresas –como la canadiense Valeant– que deciden interrumpir inversiones, despedir empleados, etcétera y, un par de años después, descubren que sus acciones han caído en más del 80%, esto sin mencionar posibles escándalos y atención mediática desfavorable.

Los tenaces

Estas compañias –en su mayoría provenientes de Occidente– le dan preferencia a los accionistas, mas tienen la paciencia que a los primeros les falta.

No buscan la salida más rápida o sencilla y, como su mismo nombre lo indica, prefieren el trabajo arduo y planean cuidadosamente sus estrategias.

Shell e Intel son corporativos que pertencen a esta “tribu” y consiguen una estabilidad constante gracias a sus inversiones de largo plazo, y a las medidas que toman para enfrentar riesgos o bajas en su rentabilidad.

Oráculos

¿Por qué este denominativo? Por la simple razón que siempre están adivinando las próximas tendencias. Su propósito es maximizar las ganancias respetando la ley, pero le dan un giro a sus condiciones.

Estas compañías consideran que las leyes evolucionan y se adaptan a la opinión pública, así que optan por anticiparse a los hechos. El sector energético es un ejemplo de esto, y han apostado por alternativas verdes al notar que los consumidores buscan productos responsables y ecológicos.

Aunque los corporativos dedicados a la energía predominan en este grupo, tal parece que las empresas de bebidas azucaradas pronto se unirán a ellos.

Los reyes

No, este nombre no le es dado a este círculo de compañías porque suene bonito o empoderador. Todos los negocios que se engloban aquí en verdad tienen una posición privilegiada en el mercado.

Unilever es una de ellas y, gracias a la facilidad que tiene creando valor para sus accionistas –específicamente un 34% de rentabilidad financiera (ROE)–, puede darse el lujo de enfocarse en otros asuntos además de mantenerlos contentos. Es por eso que este corporativo también es reconocido por su compromiso con la RSE.

Es así que el negocio, los accionistas, colaboradores, la sociedad y el planeta se ven beneficiados por esta agrupación.

Socialistas corporativos

En países como China es más común encontrar este tipo de compañías, las cuales son presididas por el estado, una familia o un director con un control estricto de las operaciones.

Para ellos, generar valor para los accionistas no es tan relevante como alcanzar las metas sociales: crear empleos, dar buenos salarios a sus colaboradores u ofrecer productos más baratos a sus consumidores. Claro que tienen un deber legal con sus accionistas, pero la mayoría de las compañías solo entregan entre un 6% y un 8% de ROE. Las empresas sociales pueden caber aquí o incluso en el siguiente grupo.

Al pagar un ROE mínimo, pueden dar a sus equipos de trabajo bonos o un sueldo más alto.

Apóstatas

Tal como su nombre lo indica, estos corporativos no tienen una relación muy formal con los accionistas; usualmente, se debe a algún asunto político.

Financian activamente los servicios públicos destinados al bienestar de la gente, y entre sus objetivos centrales no es prioridad generar ganancias o valor en acciones.

Empresas como esta son consideradas de extrema izquierda.

¿Qué camino seguir?

Un corporativo tiene la libertad de identificarse con el grupo que considere mejor, que sea más afín a sus ideas, o bien, puede adoptar aspectos de cada uno. Todo depende del clima en el mercado y, actualmente, del nuevo gobierno estadounidense que, hasta el momento, tiene a la sociedad y al sector privado en vilo ya que nadie sabe con certeza qué reglas del juego cambiarán y cómo repercutirán.

Sin embargo, el sistema se adaptará. Tal como afirma The Economist, hay negocios que antes eran “trabajadores tenaces” y ahora son “socialistas” y, en unos años, pueden estar junto a los “oráculos”.

Dos ejemplos de este clase de variaciones son Google y Volkswagen. El primero se está convirtiendo en tenaz en vez de ocupar un lugar entre las empresas privilegiadas, debido al lento crecimiento que ha tenido últimamente. Por otro lado, después del escándalo de emisiones contaminantes de sus modelos, la compañía automotriz ha perdido la libertad de dejar un poco de lado a los accionistas, y ahora tiene que enfrentar recortes de personal.

Mucho puede suceder en un par de años, incluso meses. No obstante, las empresas no tienen que ser tajantes y elegir entre las personas o los accionistas, únicamente se trata de adecuarse a las circunstancias y hallar un equilibrio.

Acerca del autor

Alejandra Ramírez

Licenciada en Escritura Creativa y Literatura, egresada de la UCSJ. Ha trabajado para el medio editorial y la Secretaría de Cultura, y también ha colaborado como redactora de contenido en revistas digitales de entretenimiento.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact