Descubre cómo un juguete puede ser más responsable de lo que pensabas.

Cuando éramos pequeños la mayoría de nosotros disfrutamos juguetes como muñecas, carritos y juegos de mesa; objetos que marcaron nuestra infancia y dibujaron una sonrisa en nuestro rostro cuando sabíamos que llegaban en forma de regalos.

Aunque muchos de nosotros conservamos en nuestra mente cómo es que llegaron a nuestras manos estos juguetes, existen algunos niños que no saben lo que significa tener un regalo o no recuerdan cuándo fue la última vez que recibieron alguno.

Ante esta situación, algunas empresas a través de su departamento de responsabilidad social han implementado acciones responsables, las cuales regalan un momento de ilusión en la infancia de México.

Hace algunos días fuimos testigos de cómo una pequeña acción puede dibujar cientos de sonrisas a niños que no tienen la posibilidad de recibir un tipo de regalo por las condiciones de vida en las que se encuentran.

Como parte de las prácticas responsables de Restaurantes Toks, se llevó a cabo JugueToks, un programa que por séptima ocasión cambió por un día la rutina que viven niños de escasos recursos, por la llegada de tres personajes mágicos, juguetes y horas de diversión.

Desde hace siete años Restaurantes Toks lleva a cabo esta actividad en la que involucra a los colaboradores de todas las áreas de la compañía, para que apadrinen a un niño o niña en situación vulnerable. Este año los Reyes Magos visitaron a niños de Acambay en el Estado de México y a otros que sufren malformaciones de la Ciudad de México y Puebla, los cuales no tienen la oportunidad de recibir un juguete cada año en la época de Reyes.

Uniendo esfuerzos para transformar sonrisas

Como cada año el departamento de Responsabilidad Social invitó a sus colaboradores a escoger una carta, en esta ocasión se repartieron a 200 empleados. Los niños que fueron apadrinados forman parte de dos organizaciones que la cadena restaurantera escogió por las condiciones de vida en las que se encuentran actualmente los pequeños.

Una de estas organizaciones fue el Centro de Cirugía Especial de México IAP (CCEM), que realiza cirugías a niños con malformaciones o deformidades graves en condición de pobreza extrema; también participó la Fundación Nutre a un niño, que se encarga de fortalecer la nutrición, la salud infantil y el desarrollo de las familias de comunidades rurales de México.

Además de recibir juguetes, los niños de esta edición de JugueToks disfrutaron de algunas de sorpresas como un show con un payaso, rompieron piñatas con deliciosas golosinas, tuvieron la oportunidad de tomarse una foto con los Reyes Magos, y disfrutaron el stand de pinta caritas, un proyecto de alumnas de la ESCA Santo Tomás del Instituto Politécnico Nacional.

Con esta práctica de Responsabilidad Social de Restaurantes Toks, los colaboradores de la empresa pudieron cambiar la rutina diaria de los niños de ambas instituciones, transformando sus juguetes en un recuerdo que conservarán en su mente.

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por la web y otras herramientas que están en la red, amante de la radio y la tecnología.