RSE

¿Las empresas extranjeras deben irse de México?

Pueden algunas empresas contribuir con el progreso en México.

Cuando visitas algún centro comercial, es común que encuentres una cantidad significativa de tiendas y restaurantes que provienen de nuestro país vecino, lo que nos convierte en uno de sus principales consumidores.

Sin embargo, con la llegada de su nuevo presidente, sus nuevas políticas y pronunciamientos, miles de usuarios en redes sociales han mostrado su descontento armando un boicot hacia algunas marcas norteamericanas.

En México, las personas insatisfechas con los resultados de las elecciones en EE.UU., incentivaron a otros usuarios con mensajes e incluso memes para dejar de consumir productos como el café de Starbucks, con el objetivo de promover el trabajo de productores locales y comenzar a elegir marcas nacionales.

Mientras algunos de ellos pedían a gritos dejar de consumir el café de la sirena con dos colas, por otra parte existía enojo por la salida de las operaciones de la marca Ford, sin duda, una contradicción de los mexicanos sobre la postura de las marcas que habían decidido permanecer en México y las que decidieron irse.

Por esta razón, te hacemos la pregunta, ¿qué tan malo o bueno es que existan empresas del país vecino en el nuestro? Aunque estas marcas son solo algunas inmersas en la controversia, ambos temas movilizaron las redes sociales, mostrando opiniones a favor y en contra, ya que gran parte de las transnacionales presentes ofrecen empleos e impulsan a la economía mexicana, incluso en comunidades vulnerables.

¿Cómo genera valor la inversión extranjera en las comunidades?

Cuando una empresa extranjera inyecta capital por medio de sus operaciones en otro país, fortalece diplomáticamente sus lazos, dado que en muchas ocasiones invierten incluso en rubros abandonados por el gobierno y empresas nacionales, lo que por consecuencia, promueve el desarrollo de sectores y comunidades vulnerables, como es el caso del campo.

Una iniciativa que contribuye a favor del campo mexicano

Una de las empresas que también ha sido criticada en los últimos años es Monsanto. Sin embargo, es innegable que la compañía, a través de su fundación, ha contribuido al desarrollo del campo, donde pocos han decidido invertir a gran escala.

Desde hace tres años, la empresa lleva a cabo la iniciativa llamada Semillero del Futuro, donde convoca a organizaciones sin fines de lucro que tengan proyectos sustentables que integren el interés agropecuario y el empoderamiento de comunidades rurales con el fin de que desarrollen pequeños negocios locales y cooperativas.

En la tercera edición de la convocatoria Semillero del Futuro 2016, Monsanto destinó $300,000 dólares a proyectos provenientes de los estados de Oaxaca, Guanajuato, Chiapas, Hidalgo, Nayarit, Yucatán y Campeche. Esta cantidad fue dividida y asignada a los mejores proyectos mediante un financiamiento mínimo de $10,000 dólares y un máximo de $25,000 dólares para cada uno de ellos.

Dicho año participaron 27 proyectos, los cuales fueron revisados y evaluados por un comité dictaminador, coordinado por Amigos de Filantrofilia, una asociación civil que se encarga de calificar, promover y canalizar los recursos a las organizaciones ganadoras.

Como resultado de esta evaluación, se eligieron 12 iniciativas que contaron con los criterios requeridos y establecidos por la convocatoria. Los proyectos serán beneficiados con el financiamiento que otorga la empresa.

Una de las ventajas de la convocatoria es que se le continúa dando seguimiento a los resultados de los proyectos; los expertos visitan las comunidades para revisar avances, así como el cumplimiento de metas.

Tal es el caso de “Granja de Conejos”, uno de los proyectos de la edición 2015, impulsado por la organización Diálogos para el Desarrollo y la Equidad Social, A.C. del estado de Oaxaca; y el proyecto “Producción de especies endémicas, Maguey Xamini”, de la organización Construyendo Esperanza A.C. en el estado de Hidalgo.

Este tipo de acciones son solo un ejemplo de cómo una empresa transnacional, de la mano de diferentes aliados pueden lograr un impacto positivo por medio del cambio social. Por supuesto, sabemos que el consumo local es importante, sin embargo una acción no excluye a la otra.

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga egresada y titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por las lecturas románticas y dramáticas. Aprende sobre todo tipo de herramientas que están en la red y amante de los conciertos.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]