Nutrición para días grandiosos

¿La textura de los alimentos puede influir en nuestro peso?

Kelloggs
De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, desde 1980 hasta hoy, los índices de obesidad se han duplicado. La tendencia a devorar la comida rápida en lugar de tomarse el tiempo para cocinar y comer una comida más completa y saludable va en aumento.

Los alimentos que se ingieren fácilmente, cuyo proceso al masticar no requiere mucho esfuerzo, se prestan a veces para consumirlos en exceso. Se sabe que masticar los alimentos varias veces reduce la ingesta de comida.

Observando esta creciente epidemia de obesidad, un equipo de investigadores se dio a la tarea de comprobar su hipótesis de si la textura de los alimentos está relacionada con la obesidad, y si el cambio de ésta, podría hacer la diferencia.

El estudio se hizo durante 2 días, con la colaboración de 50 personas alrededor de los veintes, que gozaban de un estado de salud bueno, la investigación consistía en proporcionarles por tiempos, alimentos con distintas texturas, suaves y duras; hamburguesas, verduras crudas y hervidas, arroz, pan suave y pan duro, fideos y pollo.

Los investigadores pudieron comprobar, que cuando los participantes comían los alimentos más duros de masticar, consumieron cerca de 90 calorías menos en promedio, equivalente al 13% menos en comparación a la comida más suave.
comida
De acuerdo a los resultados publicados en PLoS ONE, los autores concluyen que pequeños cambios en la textura de los alimentos, agregando algunos que requieren más tiempo para masticar, pueden llevar a la gente a consumir menos calorías a largo plazo, y esto puede apoyar a la pérdida de peso. Se puede comer menos poniendo mayor esfuerzo.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario