Colaboraciones

La RSE en México evoluciona y deja atrás su vieja guardia

arsenico

Esta semana hubo tres sucesos que me mostraron que la RSE en México está evolucionando vertiginosamente.

El primero me lo topé al asisitir a Caseria, una Jornada de Análisis de Casos de RSE provenientes de todo el mundo. En ese contexto, fue una delicia con aroma a café conocer las estrategias sociales de Starbucks aprovechando el clima electoral norteamericano; no menos interesante fue descubrir la manera en que Voit obtuvo una inmensa rentabilidad a cambio de un balón socialmente responsable; Google fue una auténtica cátedra de programas de sustentabilidad; y finalmente, para el caso “estrella” de la jornada, la presencia de Lore Guille y Daniela Rodríguez, de Cinépolis fue una cereza en el pastel… se agradece su pasión y por supuesto, las bolsas de palomitas que nos compartieron y que sin recato alguno y gustosamente, me zampé.

El segundo suceso llegó el martes al enterarme de que un consultor de la vieja guardia, le había solicitado sutilmente, a mis amigos de ExpokNews, una colaboración periodística. Claro que antes de siquiera decir su nombre ya les había dicho que tenía más de diez años de experiencia en esto de la RSE. ¡Rayos! Siempre he pensado que cuando alguien vomita su currícula antes que su nombre, tiene problemas con sus prioridades. Lo curioso es que esta persona se distanció del protagonismo del medio hace unos años porque, según insinuó en aquel entonces, la llegada de nuevas personas, al parecer “poco preparadas en el tema” desde su muy particular punto de vista, le hacían sentir incómodo. Lo que el nunca imaginó es que parte de esas personas, laboran hoy en ExpokNews. En la vida, como en el sexo, los relojes de arena o las ruedas de la fortuna… a veces nos toca arriba y a veces abajo. El que tenga oídos, que oiga… al menos eso dice el buen libro.

El tercer suceso sucedió el jueves vía una llamada telefónica; en esta ocasión, una persona asociada con otro consultor muy renombrado de la vieja guardia, rompió relaciones laborales; y es que como diría José José, “el amor se acaba.” Me dijo que estaba llamando a varios consultores, empresas, despachos y conocidos suyos para ponerse a las órdenes o solicitar una recomendación (en el lenguaje popular de crisis mexicana, “llamaba pa’ buscar chamba.”) Pensé entonces que los grandes y ancestrales gurús se estaban quedando solos.

Permítanme aclarar que cuando digo “la vieja guardia” no me refiero a ancianos; no, la RS en México es muy joven para ello; baste decir que el Distintivo ESR, un buen referente cronológico, apenas tiene nueve años. No, no es cuestión de edad, sino de ideas. No es cuestión de canas, sino de sentirse vacas sagradas por el simple hecho de llevar un puñado de años más en este negocio. No es cuestión de cumpleaños, sino de actitud, de intransigencia, de pensar que son los poseedores de una verdad inmutable y por tanto son dueños de todo lo que se relacione o suene a responsabilidad social; y por supuesto debo aclarar que afortunadamente, no todos los consultores pioneros son así, algunos, a la par de la RSE, sí han evolucionado.

La RSE en México ha crecido y transformádose de manera notable. Cuando uno oye hablar a uno de estos personajes, diciendo que esta disciplina no es negocio, sino una una cuestión de valores, de hacer lo correcto, de buscar lo que la humanidad desea, simplemente creo que el tema ya los rebasó, ya avanzó a su upgrade y cual un programa de software, estamos ya en la siguiente versión, en una “RSE 2.0” si se me permite el término; en una nueva generación.

Siguiendo con esta alegoría de la cual no quiero extenderme, he de decir que en la RSE 1.0 se hablaba de valores, de ética, de filantropía, de medio ambiente, de hacer lo correcto, de devolver a la sociedad. En la RSE 2.0 la situación es distinta y los temas son las estrategias agregadoras de valor, la rentabilidad, el diálogo con los stakeholders, la sustentabilidad, la inversión social o incluso la ISR (Inversión Socialmente Responsable). Hoy, la RSE no se practica por ser buenos, sino porque conviene a los intereses de la organización, volviéndose por supuesto, parte del negocio y no por ello el concepto se torna mezquino o insensible. Claro que escuchar esto, a muchos les causa escozor… he allí a la vieja guardia.

Mientras que los nuevos consultores están generando herramientas innovadoras que permitan una gestión más eficiente de la RSE, la vieja guardia quiere seguir teniendo ignorante al mercado, quieren hacerlo sentir que se trata de un tema tan complejo como los apuntes de Stephen Hawking ¿Por qué? Porque detestan perder su poder.

Y para aquellos que no creen que aún hay un enorme desconocimiento e ignorancia del tema en el mercado, baste decir que hace poco, un cliente potencial que buscaba una asesoría para obtener el distintivo ESR, me citó para una entrevista y creánlo o no, me presentó a una persona cuyo título en la empresa era el Sr. Decálogo; pensé que había oído mal y que se refería a una especie de decano, sin embargo se me congeló la sonrisa cuando reafirmó:

—Sí, queremos obtener el distintivo para éste o el próximo año; de hecho ya nombramos al Sr. Decálogo para hacerse responsable del proyecto, tal y como lo sugiere el Cemefi.

El tipo se refería a que el Cemefi indica que las empresas deben guiarse por el decálogo… lo que no entendieron es que el decálogo son diez puntos a seguir, no un puesto a crear. Como diría Mr. Ripley, “Aunque usted, no lo crea.” Es una historia verdadera.

De modo que he de decir que me alegro de tener pocos años en esto, aunque muy intensos; de no ser un consultor recalcitrante que como los dinosaurios se queda anquilosado; me complace tratar de desmitificar un poco la RSE para aquellos que se acercan a ella; me da gusto encontrarme con consultores del medio que han evolucionado con la RSE e incluso me satisface encontrarme con personajes que saben más que yo porque aprendo de ellos; y me alegra de sobremanera, no haber sido nunca, nombrado el Sr. Decálogo de una empresa ¿Se imaginan mi tarjeta?

Mientras escribía esta novel columna, recordé un comercial de Apple Macintosh de 1984, obra del gran Ridley Scott; creo que queda como anillo al dedo en el tema.



aRSEnico

aRSEnico es el seudónimo químico de un asesor en RS muy tóxico, solitario, ensimismado y cuasi misántropo, que a través de una propuesta editorial de crítica ácida, expone las circunstancias, a veces inverosímiles, que se presentan en la RSE. La columna, si bien es ficticia se alimenta de eventos de la vida real sin los cuales no sería posible su realización. El objetivo es precísamente, además de provocar la risa forzada de reconocer y reconocerse en ella, señalar dichas circunstancias desde un enfoque cínico e incluso que raya en anti RS, para mostrar finalmente en este radioactivo estilo, el “deber ser” de la RSE.

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Vaya, pues en esa empresa no tendrian a una mujer en el puesto, ya que Sra Decaloga no se oiria muy bien…eso sigue diciendo mucho de su gran congruencia con el tema…
    Y bueno, no estaria de mas comenzar una seccion en ExpokNews con este tipo de experiencias- muchas de las cuales, en mi caso, harian quedar mal a mas de una empresa de las que ya se jactan de ser de las mejores en practicas de RSE.
    O si lo politically correct lo imposibilita, armemos por lo menos una noche bohemia de nuevos consultores, que seguramente tendremos suficientes historias para toda una noche de vinitos y risas.

  • Mi estimada Martha.

    No dudamos de tu palabra; pero tienes razón, no sería políticamente correcto… ni constructivo.

    Pero cualquier día el equipo de ExpokNews y todos los nuevos consultores que quieran sumarse, están disponibles para la noche de bohemia, quesitos, pan y vino… todo orgánico.

    LM

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]