RSE

La prisión abre sus puertas al público con almuerzo incluido

¿Cenarías en una prisión?

Por: Anabell Villanueva

La prisión, de acuerdo al filósofo francés Foucault, nació con el objetivo de “vigilar y castigar”, título que lleva una de sus obras publicada en 1975.  El documento estudia los instrumentos sociales de penalidad desde el siglo XVI. ¿Nos hubiésemos imaginado que en pleno siglo XXI existen restaurantes abiertos al público en las prisiones? Ahora, con la finalidad trabajar por la reinserción en la sociedad de los presidiarios, permitir el contacto con el mundo exterior a pesar de su condición de privación de libertad, y ofreciéndole un ingreso para su sustento. El modelo de prisión que conocíamos, hoy en día podría tildarse como un emprendimiento social exitoso.

A continuación los casos registrados:

Arnstadt-Turingia ubicado en Alemania e inaugurado en 2014 en un centro de detención de menores que organizan seis cenas al año para el público.

The Clink es el primer restaurante de su tipo en ganar el primer lugar en TripAdvisor.  Hay cuatro restaurantes de capacitación en prisiones para hombres y mujeres en Inglaterra manejados por esta NGO. El primero inaugurado en abril de 2015 en una prisión de mujeres.  

InGalera ubicado en Milán, Italia, inaugurado en octubre de 2015 en una prisión de hombres.

El Interno, es el restaurante de la cárcel de mujeres de San Diego en Cartagena, Colombia que abrió en el año 2016 con apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

Idlanathi es el restaurante que está ubicado en los terrenos de la prisión de alta seguridad de Pollsmoor en Ciudad del Cabo, Suráfrica, la misma cárcel donde Nelson Mandela estuvo preso.

En la mayoría de los casos, se debe reservar con anticipación, no es admitido ingresar con celulares, dinero en efectivo y el ingreso de cada persona es detalladamente registrado (solo para mayores de edad). No es permitido dar propinas ni tomar fotos.

Más allá de las previsiones, es una experiencia para el comensal y es una oportunidad que tiene el preso de humanizarse en un sistema carcelario que ha demostrado que no apuesta a la reinserción de la persona en la sociedad una vez cumplida la condena sino a la acervo del estigma social.


Anabell Villanueva

Socióloga de la Universidad Central de Venezuela (UCV), magister en Gerencia Pública del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA). Posee experiencia laboral desde hace seis años en el tercer sector y el corporativo trabajando temas de Responsabilidad Social, Voluntariado, Sustentabilidad, Transformación cultural, Liderazgo y nuevas generaciones. Puedes encontrarla en LinkedIn.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact