Construyendo comunidades sostenibles Noticias

La primera escuela 100% autosustentable de Latinoamérica

Conoce la escuela que es 100% autosustentable desde su construcción

banner-horizontal-cemex-01

Aunque en la actualidad en Latinoamérica existen varios edificios autosustentables, ninguno había sido desarrollado con un fin educativo. Estudiar en una escuela donde la estructura y arquitectura les permite a los niños apreciar y cuidar los recursos naturales es una excelente iniciativa que pronto podremos conocer.

La primera escuela 100% autosustentable de la región, que además será pública, está a punto de desarrollarse en Uruguay. Se trata de un edificio de 270 metros cuadrados elaborado por el arquitecto Michael Reynolds, el cual contará con diversos sistemas para el aprovechamiento de recursos naturales.

escuela 100

El edificio será autosuficiente en generación de energía, calefacción y agua corriente. Se encontrará dotado de paneles solares, sistemas de recolección de aguas pluviales, las cuales serán utilizadas para los baños y la cocina, y un sistema de tratamiento de agua residual. Contará también con un invernadero donde se cultivarán alimentos orgánicos para el consumo interno.

La estructura de la escuela está planeada para que pueda interactuar con el entorno. ¿Cómo? aprovechando las horas de luz natural y manteniendo una temperatura agradable para los alumnos.

michael Reynolds

El arquitecto Michael Reynolds, conocido como “el guerrero ecológico”, se caracteriza por reciclar residuos comunes como llantas, botellas de vidrio, plástico y latas, e integrarlos a sus diseños.

La construcción de la escuela iniciará en noviembre de este año, esperando que se culmine el proyecto en 8 semanas con la ayuda de 70 voluntarios en la obra.

Se pretende que los voluntarios, además de colaborar, puedan aprender técnicas del trabajo y diferentes sistemas sostenibles para poder replicarlos en futuros proyectos de arquitectura.

De acuerdo al desarrollador “lo interesante no es seguir diciéndole a la gente que está mal tirar cosas y que no hay que hacerlo, sino mostrar que esas cosas tienen un valor y dárselo. Las botellas, las latas, los neumáticos, si ven que son de valor, van a comenzar a juntarlas.”

El proyecto tiene un costo aproximado de 400 mil dólares, los cuales serán donados por la organización Earthship Biotecture con la confianza de aportar en un proyecto sustentable y de educación que puede ser replicable en muchas ciudades y países de Latinoamérica.

Fuente:
viviendoenlatierra.com

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario