- Advertisement -
NoticiasAmbientalLa presión de Larry Fink a los empresarios del planeta

La presión de Larry Fink a los empresarios del planeta

Greta Thunberg, el príncipe de Gales y hasta el mismo Bill Gates son figuras públicas que se encuentran luchando por algo que no es un secreto para nadie: El cambio climático.

Nuestra casa está en llamas. Estoy acá para decirles que nuestro hogar está ardiendo.

Greta Thunberg.

En el cambio climático ya estamos haciendo las cosas tarde porque no se toman las acciones necesarias.

Príncipe Carlos.

Para 2060, el cambio climático podría ser tan mortal como COVID-19, y para 2100 podría ser cinco veces más mortal.

Bill Gates.

A estos personajes se suma uno de gran relevancia: Laurence D. Fink, quien hoy más que nunca está ejerciendo presión a los empresarios por medio de su Carta anual. Misma que hoy, tras la pandemia de COVID-19 puede tener mayor presencia y peso que los años anteriores. Te contamos cuál es la presión de Larry Fink a los empresarios del planeta.

¿Quién es Larry Fink?

Conocido como «el inversor más poderoso del mundo» Larry Fink es el presidente y consejero delegado de BlackRock —la mayor gestora de inversiones que controla casi $ 9 billones— que busca hacer de las inversiones un proceso transparente y accesible mediante sus soluciones de BlackRock y iShares.

La influencia de Fink es tal, que Anna Bajo, doctora en Gestión Empresarial la define así:

“Él decide a dónde va a parar el dinero el que invertimos en nuestros fondos de inversión, en los planes de pensiones… Por ejemplo, si Fink dice ‘no vamos a invertir en la industria tabaquera’, las tabaqueras van a tener difícil encontrar financiación a buen precio, y como les será más caro financiarse, sus cuentas se resentirán. Y si dice ‘las empresas que busquen mi financiación no pueden contaminar y han de promover la igualdad’, eso dinamizará los planes de igualdad y las políticas de gestión de residuos. En definitiva, marca tendencia y el modus operandi de otros inversores”.

El hecho es que este magnate tiene un gran poder pero también responsabilidad en sus manos, por esta razón anualmente se dirige a los consejeros delegados de las compañías en las que BlackRock posee participaciones significativas, y les dice cómo deben conducirse y proceder. Hecho que ha causado diferentes reacciones. Echemos un ojo rápido a lo que sucedió en 2020 y el posible contraste actual respecto al cambio climático.

La visión de Fink y el escepticismo

Este mes hace un año (2020), el director de BlackRock escribió una carta a los directores ejecutivos del mundo con un mensaje urgente:

El cambio climático será un factor definitorio en las perspectivas a largo plazo de las empresas. Estamos al borde de una remodelación fundamental de las finanzas.

Larry Fink, director de BlackRock.

En las semanas siguientes, Microsoft anunció un plan para ser carbono negativo para 2030, Salesforce se comprometió a conservar o restaurar 100 millones de árboles durante la próxima década e incluso Delta Air Lines anunció un esfuerzo de mil millones de dólares para ser carbono neutral en 10 años.

Por otra parte, algunos escépticos afirmaron que este, así como el apoyo que manifestaba Larry Fink a la ESG —un área de la comunidad inversora que se centra en resaltar el riesgo en las carteras de inversores frente a una matriz de factores ambientales, sociales y de gobernanza— se trataba tan solo de un truco de mercadotecnia. ¿El motivo?

Sostenían que si las empresas estadounidenses tuvieran que elegir entre recortar los programas de sostenibilidad o los dividendos para los inversores, los programas de sostenibilidad serían los primeros en desaparecer. Sin embargo, la pandemia derivada de COVID-19 apareció en el mapa y pasó algo inusual:

ESG no colapsó, se aceleró.

El énfasis en el cambio climático se convirtió en un enfoque aún mayor dentro de las empresas y entre los inversores, que se apilaron en las acciones de empresas sostenibles en masa, elevando los valores de empresas como Tesla y duplicando el dinero invertido en fondos mutuos orientados a la sostenibilidad. Esto dio credibilidad a la tesis de Fink:

La inversión verde es rentable.

Carta de Larry Fink 2021 a CEOs

La última carta de Fink a los CEO, que envió hace unos días por la mañana volverá a llamar la atención. Y este 2021, con un plan aún más ambicioso para las empresas en las que invierte BlackRock, puede tener un impacto todavía mayor.

Fink ahora está solicitando a todas las empresas que:

«Revelen un plan sobre cómo su modelo de negocio será compatible con una economía neta cero», que él define como limitar el calentamiento global a no más de 2 grados Celsius por encima de los promedios preindustriales y eliminar los emisiones de gases de efecto invernadero para el 2050. “Esperamos que revele cómo este plan se incorpora a su estrategia a largo plazo y cómo lo revisa su junta directiva”, escribió.

Cuando Fink hace lo que suena como una petición, en realidad es mucho más que eso, ya que el tamaño de BlackRock y su poder es enorme:

Fink puede tratar de destituir a directores de empresas que no crea que estén atendiendo a su llamado, y puede deshacerse de las acciones de empresas que pertenecen a los fondos gestionados activamente de la empresa.

El año pasado, la firma votó en contra de 69 empresas y en contra de 64 directores por razones relacionadas con el clima, mientras que puso a 191 empresas «de guardia». Acción que se suma a la presión de Larry Fink a los empresarios del planeta.

Por supuesto, la empresa no puede vender las acciones de empresas en índices pasivos como los que rastrean el S&P 500 (que siguen siendo una gran parte de sus activos bajo gestión). Pero cada vez más, BlackRock está creando fondos indexados orientados a la sostenibilidad que tienen discreción para seleccionar qué empresas incluir o excluir.

Peticiones del CEO de BlackRock

Hasta ese momento, Fink dijo en su carta que su firma planeaba ajustar su proceso de inversión para sus fondos administrados activamente, adoptando lo que él llama un «modelo de escrutinio intensivo» para el riesgo climático que incluía «la disminución de las tenencias para una posible salida».

También afirmó que la empresa planeaba publicar «una métrica de alineación de temperatura para nuestros fondos de bonos y acciones públicas, donde haya suficientes datos disponibles», y que iniciaría nuevos productos «con metas explícitas de alineación de temperatura, incluidos productos alineados a una red. camino cero «.

Según The New York Times, esto podría tener el mismo efecto para los inversores que un recuento de calorías en un menú para los comensales, un empujón para tomar decisiones más informadas. En el futuro, los grandes fondos públicos de pensiones y otros inversores podrían hacer que empresas como BlackRock creen índices personalizados para ellos basados ​​en esos datos. El lunes, el fondo de pensiones de la ciudad de Nueva York dijo que desinvertiría $ 4 mil millones en activos vinculados a combustibles fósiles en sus carteras.

Este tipo de acciones no sacrificarán el rendimiento de la inversión, comentó Fink. Los fondos sostenibles superaron al mercado el año pasado, señaló, especialmente durante los peores momentos de la recesión pandémica.

Cuanto más se considere que sus empresas adoptan la transición climática y las oportunidades que ofrece, más recompensará el mercado a sus empresas con valoraciones más altas.

Larry Fink, director de BlackRock.

Cabe destacar que el llamado de Fink a una mayor transparencia sobre los riesgos climáticos no viene solo. En el último año, como señala su carta, la Unión Europea, China, Japón y Corea del Sur asumieron compromisos hacia un futuro cero neto.

Y después de la toma de posesión del presidente Biden, su orden ejecutiva para volver a unirse al Acuerdo de París y su plan para revelar una iniciativa climática el miércoles que incluye la prohibición de nuevas perforaciones de petróleo y gas en terrenos federales, parece que los gobiernos pronto podrían forzar el tema del riesgo climático corporativo.

Respecto a las empresas que divulgan sus planes de cero neto, Fink dice:

Insto a las empresas a que actúen rápidamente para emitirlos en lugar de esperar a que los reguladores los impongan

Larry Fink, director de BlackRock.

Y su impulso de divulgación no es solo para empresas públicas:

Si queremos que estas divulgaciones sean realmente efectivas, si queremos ver un verdadero cambio social, también deberían ser aceptadas por las grandes empresas privadas. Creemos que los emisores de deuda pública también deberían revelar cómo están abordando los riesgos relacionados con el clima.

Larry Fink, director de BlackRock.

Intenciones vs realidad

A pesar de la mejor intención de las empresas de reducir su huella de carbono, muchas confían en comprar lo que se conoce como compensaciones de carbono. ¿Qué significa esto?

Por ejemplo, que una empresa pague para proteger un bosque que está a punto de ser talado como una forma de compensar sus propias emisiones. El problema es que el mercado de compensación de carbono sigue siendo incompleto, con pocos programas de auditoría legítimos que rastrean si ese bosque estaba realmente en peligro.

Fink reconoció que aún queda trabajo por hacer para desarrollar y auditar las medidas correctas a utilizar para medir los compromisos climáticos.

Larry Fink no está haciendo lo suficiente: ecologistas

Si bien podríamos creer que el trabajo de Fink está siendo bueno y competente, no todos comparten dicha opinión, tal es el caso de los ecologistas quienes creen que el magnate no está haciendo lo suficiente y que BlackRock debería deshacerse de todas las empresas de combustibles fósiles.

Los grupos de activistas Reclaim Finance y Urgewald publicaron un informe este mes que muestra que la empresa todavía tenía $ 85 mil millones en activos conectados al carbón.

BlackRock tiene un problema importante con sus inversiones administradas de forma pasiva, que lo exponen ampliamente a los activos de carbón que pueden quedar varados.

Informe.

BlackRock ha dicho que no puede vender acciones que formen parte de índices y que ha tratado de trabajar entre bastidores con las empresas de carbón para alentarlas a adoptar tecnologías más limpias.

En su última carta, Fink confirmó que estaba animando a las empresas a pensar en el clima en el contexto de otras iniciativas que sirven a un conjunto más amplio de partes interesadas.

Las cuestiones de justicia racial, desigualdad económica o participación de la comunidad a menudo se clasifican como una cuestión S en E.S.G. conversaciones. Pero es un error trazar líneas tan marcadas entre estas categorías. Por ejemplo, el cambio climático ya está teniendo un impacto desproporcionado en las comunidades de bajos ingresos de todo el mundo. ¿Es eso un problema E o S?

Larry Fink, director de BlackRock.

Muchos de los rivales de BlackRock continúan pensando que las cartas de Fink son un buen marketing para a aislar a la empresa de un mayor escrutinio. ¿Tú qué piensas, y sobre todo de la presión de Larry Fink a los empresarios del planeta?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR