Ambiental Gobierno Noticias RSE RSI

La marea de residuos que generará la vacunación

La marea de residuos de la vacunación que se generará

¿Cómo se eliminan los residuos de la vacunación que generará cerca de 660 millones de jeringuillas extras? Eso sin contar todo el equipo médico utilizado.

Una consecuencia imprevista de los procedimientos de seguridad de la COVID-19 ha sido el aumento de la basura, desde las mascarillas hasta los guantes y, ahora los residuos que generará la vacunación.

¿Cuál será el nivel de contaminación?

Según información de Fast Company, OnSite Waste Technologies —una empresa de eliminación de residuos médicos— dice que si se colocan de punta a punta las agujas del número de dosis de vacunas necesarias para inocular a toda la población de Estados Unidos (unos 660 millones) crearían suficientes residuos para dar 1.8 veces la vuelta a la Tierra.

Sin duda es una basura que merece la pena crear, pero con el despliegue de vacunas en plena marcha y el objetivo del presidente Joe Biden de administrar 100 millones de vacunas en sus primeros 100 días, las empresas que gestionan los residuos médicos tienen que gestionar este aumento.

Cada aguja, jeringa, vial y envase se suma a los residuos de los aproximadamente 198 millones de dosis de vacunas contra la gripe que los CDC han producido para esta temporada, afirma Jim Anderson, vicepresidente de gestión de productos e innovación de la empresa de eliminación de residuos médicos Stericycle, en un comunicado.

Estos residuos no se están generando de una sola vez, sino en fases a medida que la vacuna se va extendiendo entre los grupos prioritarios.

Además, aunque el sector puede ver una afluencia de residuos punzantes, ese volumen se está compensando con la disminución del volumen de residuos en otras áreas como los procedimientos electivos.

Residuos que generará la vacunación

Los residuos médicos, como las mascarillas o las agujas, no son algo en lo que la gente pensara antes de 2020, dice Amesh Adalja, investigador principal del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins, cuyo trabajo se centra en la preparación para las pandemias.

Durante la pandemia de COVID-19, esta cuestión se ha hecho más visible:

Hay tanto equipo de protección personal usado por el público en general en términos de máscaras que la gente se está preocupando por ello y (se pregunta) si esas máscaras se están eliminando adecuadamente.

En cuanto a los residuos de riesgo biológico en términos de agujas y jeringuillas, está claro que va a haber un aumento de ese tipo de residuos.

Al menos sabemos cómo deshacernos de las agujas, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de niños que se vacunan cada año.

Amesh Adalja, investigador principal del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins.

La marea de residuos de la vacunación que se generará

¿Qué pasará con todos residuos que generará la vacunación de COVID-19?

Los residuos médicos peligrosos o infecciosos se colocan en contenedores para objetos punzantes y se recogen en los centros sanitarios y se transportan a centros de procesamiento para ser esterilizados en autoclave, lo que significa que se desinfectan con vapor a alta presión en una máquina de autoclave, antes de ser enviados al vertedero junto con otra basura.

Junto con las agujas y jeringuillas, los viales de vidrio de las vacunas van a los contenedores de objetos punzantes, ya que no pueden reciclarse. Otros residuos, como la caja que contenía las bandejas de viales y los materiales de embalaje en general, pueden devolverse al fabricante (Pfizer lo exige para ayudar a “cumplir su compromiso con los recursos reutilizables”).

Cuando los residuos no son recogidos por una empresa de eliminación de inmediato, tienen que ser almacenados in situ.

Esto significa que el volumen añadido de todos estos residuos puede suponer un reto para las pequeñas instalaciones sanitarias, que, a diferencia de los grandes hospitales, pueden carecer de espacio.

Para esas oficinas, OnSite Waste Technologies dice tener una solución con su máquina TE-5000. Esta máquina puede llenarse de agujas como una caja de objetos punzantes, y luego calienta esas agujas durante 90 minutos a 380 grados, esterilizando y también fundiendo los artículos para reducir su volumen total.

Cuando terminamos de procesarlo, pasa de ser un contenedor lleno a un ladrillo muy pequeño de plástico y agujas encapsuladas.

Estamos reduciendo la carga de residuos antes de que salga de las instalaciones, y cuando terminamos con nuestra tecnología, ese porcentaje que queda es ahora un residuo municipal y se puede tirar directamente a la basura.

La máquina puede reducir el volumen de residuos en un 80%, lo que significa un menor volumen en los vertederos y una menor huella de carbono por el menor número de viajes en camión para transportar los residuos.

Brad Barnes, director general de OnSite.

OnSite, una startup con sede en Newport Beach (California), consiguió en octubre 3.5 millones de dólares en financiación de capital riesgo, con lo que su financiación total asciende a 8.5 millones de dólares.

Barnes es realista al afirmar que su dispositivo no va a perturbar todo el mercado de los residuos médicos, al menos no para los hospitales. Pero para las clínicas y los centros más pequeños, cree que una nueva forma de eliminar estos residuos podría marcar la diferencia, especialmente en medio de la pandemia.

Con el tiempo, OnSite espera poder reciclar ese ladrillo de plástico que sale de sus máquinas. En cuanto a los otros kilos de descartes de vacunas COVID-19 que no se fundirán en esos ladrillos, es posible que acaben en los vertederos.

Algún día, dice Adalja, podremos recibir nuestras vacunas a través de parches, lo que podría eliminar los residuos médicos que conllevan las inyecciones, según la fundación CDC-, pero éstos aún no han sido aprobados para su uso comercial.

Mientras tanto, las vacunas COVID-19 son inyectables, lo que significa que las agujas, jeringuillas y viales se acumularán, pero por ahora vale la pena.

El beneficio de la vacuna supera cualquier preocupación por ese tipo de residuos médicos que se generan

Amesh Adalja, investigador principal del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]